Roberto Izquierdo: "Aquí hay un común acuerdo de liquidar a la pesca industrial y dejar a los artesanales"

ROBERTO IZQUIERDO

El controlador del Grupo Alimar calificó la ley de la jibia como "producto de la ignorancia y demagogia". "Esto no tiene ningún asidero técnico ni nada. Es pura cháchara que se convirtió en ley", sostuvo el empresario.




Tajante y sin rodeos. Roberto Izquierdo Menéndez, presidente de Alimar se lanzó con todo en contra del gobierno, luego que dos pesqueras de Talcahuano (PacificBlu y Landes) anunciaran masivos despidos por la puesta en marcha de la ley de la jibia. La normativa que entrará en marcha en agosto impide a los industriales recurrir arrastre, como arte de pesca.

A su parecer, los problemas de la industria pesquera se siguen acumulando desde 2013, cuando entrara en vigencia la última gran reforma al sector. Sin embargo, cree que la última modificación a la Ley de la Jibia ocurrida es "ilegal e inconstitucional". Más aún aseguró que los industriales intentaron advertir a autoridades sectoriales por el impacto que generaría la normativa.

¿El cierre de plantas de procesamiento de jibia era una situación que la industria pesquera veía venir?

No sólo con la jibia, porque la ley de pesca vigente que se dictó el año 2013 fue casi el golpe final de gracia a la industria pesquera de la octava región.

¿Por qué lo dice?

Porque después de eso, no quedó trabajando ni siquiera la mitad de los barcos que habían. Hubo demasiadas restricciones a la industria pesquera. Es una cuestión de locos.

¿En qué se desempeña ahora la gente que queda cesante de la industria pesquera?

No lo sé. Los señores parlamentarios tendrán que ver esto, porque ellos inventaron este cuento de la jibia. El ley de la jibia es ilegal e inconstitucional, porque los parlamentarios no tienen por qué meterse en cuáles son los elementos que se utilizan para pescar o para trabajar en acuicultura o para podar los árboles ni para ninguna cuestión. Es una cuestión absolutamente ilegal.

La puesta en marcha de la nueva ley de pesca de jibia, impide a los industriales recurrir al arrastre, como arte de pesca.

Claro, pero el arrastre de media agua no causa ningún daño al fondo, porque puedes ir navegando a 1.500 metros de profundidad y la red de arrastre va a 300 metros o 400 metros. Entonces, puedes estar a 1.000 metros y no causarás daño al fondo. Esto al final es pura ignorancia y demagogia. Esto no tiene ningún asidero técnico ni nada. Es pura cháchara que se convirtió en ley.

Las más afectadas es Pacific Blu del Grupo Blumar y Landes de la familia Fosk. ¿Podrían verse impactadas otras empresas?

Estos cierres no se están produciendo hoy. Se trata de cierres anunciando que se producirán en agosto, porque la industria tiene aún tiempo para seguir operando con la modalidad de pesca de arrastre. Entonces, el cierre propiamente ocurrirá en agosto.

¿Le dijeron todo esto al subsecretario de Pesca, Eduardo Riquelme?

Él nunca nos recibió. El ministro (de Economía) también tenía orden de no recibirnos. Tenían orden de no recibir ni a los técnicos ni a los científicos.

¿Orden de quién?

Averigüe usted de quién venía. Al final entiendo que fue un compromiso que tomaron las autoridades gubernamentales y parlamentarias de no recibir a nadie.

¿A su parecer eso tiene que ver con verse involucrados con las boletas falsas? ¿Le están pasando la cuenta a la industria?

Esa es una investigación que comenzó hace cinco años y todavía no hay ningún inculpado.

Pero en el caso de Corpesca ayer vimos cómo el ex senador Orpis revelaba reuniones…

Yo no hablo de Corpesca. Sólo hablo de la octava región.

En todo caso, el presidente de Asipes, Luis Felipe Moncada fue investigado en calidad de imputado justamente en el caso Corpesca.

Lo acusaron, pero todavía no pasa nada.

¿No cree que le estén pasando la cuenta a la industria pesquera de haber estada vinculada a pagos para modificaciones legales?

No se ha podido demostrar nada en la Octava Región. Nada. Aquí hay un común acuerdo de liquidar a la pesca industrial y dejar a los artesanales. Entonces, la industria un día sí se va a morir y el país va a perder toda competitividad para salir a exportar, porque cuando le suben los costos. Le restringen las operaciones. Todo se va achicando. Al final la industria ya no es competitiva y no puede salir a competir afuera. ¿Quién se perjudica con eso? El país obviamente. Les interesan sólo los votos. Para qué estamos con cuestiones.

El subsecretario de Pesca, Eduardo Riquelme ya anunció que están evaluando medidas de mitigación. ¿Serán suficientes?

Aquí no hay medidas de mitigación. Aquí las cosas se hacen o no se hacen. El señor subsecretario de Pesca, nunca tuvo idea de este tema. Ni siquiera se pudo conversar con él para explicárselo. Se negó a recibirnos. Ahora está diciendo que aquí no hay jibia. Mentira. Esa es una aberración. Hace tres o cuatro días se vararon miles de jibia en una playa de Tongoy. Hay fotografías y todo.

Después de la promulgación de la Ley de Pesca en 2013, no se volvió a construir ninguna fábrica en Chile. No se volvió a construir ni un solo barco pesquero. En Chile antes habían dos astilleros grandes: uno de ellos era el de ASMAR y el otro de Marco Chilena en Iquique. Esa empresa quebró. Tenía dos diques astilleros flotantes, donde se hacían mantenciones de los barcos. Todo eso se acabó, porque no había nada más que construir.

En redes sociales se le denomina a usted y a otros grandes pesqueros industrias como los grandes beneficiados con la última reforma a la Ley de Pesca. ¿Qué le parece eso?

Antes había 35 familias que se dedicaban a la pesca, pero a medida que el gobierno fue achicando el ámbito, las empresas se fueron fusionando. Ese cuento de las siete familias lo inventó Lota Protein. Esa es una empresa noruega que se construyó en Lota y no tenía permiso de pesca y se equivocaron, porque no el Estado no entregaba más permisos de pesca.

El cuento de las siete familias no fue inventado por políticos ni periodistas. Fue inventado por Lota Protein y promovido con mucha plata en los diarios.

Comenta