Un dilema sin tregua: Referentes discuten el recorte salarial en el fútbol chileno

albert-acevedo

Los jugadores analizan la política que comienzan a aplicar los grandes clubes en el mundo y que en Chile ya suma a Unión Española e Iquique, aunque con distintas fórmulas. Las posturas están llenas de matices.




La discusión por el recorte salarial producto de la inactividad que ha generado el coronavirus ya está instalada en el fútbol chileno. Si bien la materia venía analizándose unos días antes, cuando la plaga obligó a detener el Campeonato Nacional, fue Unión Española la que activó el discusión: el domingo, el club de Independencia determinó descontarles cinco días del sueldo de marzo a todos sus funcionarios producto de la falta de flujos financieros, lo que incluye al plantel que dirige Ronald Fuentes. Este lunes se sumó Iquique, aunque con una matiz: el recorte es consensuado y afecta a las principales rentas de la escuadra que prepara Jaime Vera.

Apenas supo de los ajustes, el Sindicato de Futbolistas Profesionales convocó a una asamblea a través de videoconferencia. Asistieron los principales referentes de cada plantel. Los mismos que están agrupados en un chat de WhatsApp en el que vuelcan todas sus inquietudes, sobre todo ahora, en tiempos de incertidumbre. La dinámica es similar a la que se siguió después del 18 de octubre, cuando el estallido social y las amenazas de las barras obligaron a congelar la actividad. Eso sí, en la entidad que preside Gamadiel García remiten las decisiones a cada plantel. “Esto no se puede ver como una negociación colectiva”, dice el secretario, Luis Marín.

Distintos escenarios

Los clubes recién empiezan a analizar formalmente el escenario. Sin embargo, la primera alerta proviene de José Pedro Fuenzalida, capitán de Universidad Católica, uno de los planteles más acomodados del país. “En el fútbol chileno hay muchas carencias en los sueldos de los futbolistas en general, exceptuando solo algunos clubes. No me parece que sea una medida que pueda tomarse, por lo menos por el momento”, advertía Chapita.

A lo largo del país, la materia recién empieza a discutirse. “Tenemos una conversación pendiente con nuestro presidente, que va a tener cabida a más tardar esta semana, antes del jueves. Dependiendo de qué es lo que nos propongan vamos a tomar la decisión. Hoy no la tenemos clara porque la dirigencia no nos ha presentado nada sobre la mesa”, establece, por ejemplo, Cristián Rojas, capitán de Deportes Antofagasta.

El defensor aboga por transparentar las sensaciones y espera, también, una reunión entre la ANFP y el CDF, que aparece como el principal sostén económico de la actividad. Eso sí, reacciona ante un eventual descuento unilateral en el ingreso: “Ahí no estaríamos de acuerdo, para nada. Me parece nefasto lo que pasó con Unión, pero bueno, no estoy para meterme en los pantalones de la gente de Unión. Hay gente que debe estar encargada, el capitán, de velar por los intereses de sus jugadores y ver si eso se apega a lo legal o si fue una decisión impuesta autoritariamente. Pienso que es una mala medida de la dirigencia”.

En Iquique, en cambio, adelantaron trabajo. Ya desde la semana pasada habían tratado el escenario con la dirigencia que encabeza Cesare Rossi, que fluctuó entre el 15 y el 18 por ciento. Había, en ese caso, cierto grado de voluntariedad y la disposición para no tocar los sueldos menores. “Fue algo voluntario, no es que nos hayan obligado. El que podía cooperaba y el que no, no había problema. Acá no todos tienen los mismos sueldos, hay jóvenes que recién están empezando y que ganan poco. A ellos no valdría la pena hacerles un porcentaje de descuento, era totalmente opcional. Y ojalá que los clubes en ese sentido sean comprensivos. La gran mayoría cooperó, sobre todo los más grandes que acá en Iquique hay varios. No hubo problemas, hay que saber la situación en la que estamos todos. El porcentaje varía en algunos jugadores pero muy poco. La rebaja fue entre 15, 17 o 18 por ciento, por ahí”, apunta Mauricio Zenteno, capitán celeste.

En La Serena, La Calera y Curicó Unido aún no se registran descuentos y tampoco se ha dialogado con las dirigencias respecto de eventuales recortes. Hay, eso sí, disposición para hacerlo. “Si estamos dispuestos a rebajarnos el sueldo o buscar alternativas en caso de ser necesario, habría que ir viendo caso a caso. Esto no es llegar y hacer una reducción de salarios a todos por igual, porque no todos ganamos lo mismo y obviamente hay muchos muchachos más jóvenes que están ganando el mínimo, y hacer una reducción se les complicaría. Todos tenemos diferentes necesidades”, sostiene Rodrigo Brito, capitán de la escuadra de la Cuarta Región.

“Me imagino que los jugadores de Unión Española habrán aceptado. Ahí lo verá cada uno como persona, si acepta o no, si tenemos contrato vigente. No sé si hay una ley que te obligue a bajarte el sueldo si es que te piden bajártelo. Como te digo, en La Calera no nos han dicho nada del tema. El dueño nos dijo que no habría problema porque la televisión seguiría cancelando lo que tiene que cancelar. Que no se tocarían los sueldos. Y espero que no se toquen”, detalla el volante Juan Leiva.

En Huachipato ya tienen claro que no habrá descuentos. “Nos aseguraron que no habrían recortes. La semana pasada. Las realidades son distintas. No hemos pensado en rebajas. Si ganara 20 ó 30 millones, quizás sí, pero acá es diferente. Hay clubes que viven mes a mes. Huachipato se preparó. Cuando pasó lo del estalido, también respondió completamente. No hay nada que decir en ese sentido”, explica Juan Córdova

Una comparación inaplicable

Franco Bechtholdt, uno de los líderes del vestuario de Curicó Unido, está al tanto de las decisiones que han tomado planteles como los del Barcelona y la Juventus. Los españoles accedieron a un descuento del 70 por ciento de sus salarios y aportar además el de los funcionarios del club para que estos puedan cobrar el ciento por ciento del suyo. La Vecchia Signora no cobrará entre marzo y junio. Sin embargo, el volante albirrojo dice que las realidades son incomparables. “Quizas el porcentaje que seguirán cobrando alcance para pagarle un mes de sueldo completo a un equipo como el nuestro. No se puede comparar una cosa con la otra, más allá del buen gesto”, explica.

El antofagastino Rojas coincide e incluso establece diferencias entre las realidades en el propio fútbol chileno. “No sé si es motivación. Son realidades totalmente distintas, ni si quiera distintas, totalmente distintas. Y las realidades que puedan tener los equipos grandes a nivel país también son totalmente distintas a las que podamos tener nosotros, los no llamados grandes”, dice.

“Las realidades son distintas. Acá es diferente. Hay clubes que viven mes a mes”, complementa el acerero Córdova.

“No podemos basarnos mucho en el ejemplo que se da a nivel del Barcelona, o Neuer, que decía que sí estaba dispuesto, porque las cifras que se manejan allá son mucho más grandes que las que la gran mayoría tenemos acá. Entonces, no se puede hacer una comparación de igualarnos con ese tipo de remuneraciones. A pesar de que es un buen gesto y creo que acá podría ocurrir, hay que ver las proporciones del fútbol chileno”, sentencia el serenense Brito.

Albert Acevedo, capitán de O’Higgins, admite lo complejo de la determinación: “Es difícil el tema. Ojalá no tengamos que llegar a eso. Desde el club no nos han dicho nada y, si lo hacen, obviamente vamos a conversarlo. Lo que no puede ser es que se tomen decisiones sin hablarlo antes. Nosotros como plantel no lo hemos hablado. ¿Si la idea puede nacer de los mismos jugadores? Depende siempre del momento. Lo injusto es comparar nuestra realidad con la de equipos internacionales. Son cosas muy distintas, el sueldo de un jugador del Barcelona alcanza para pagar los sueldos de todo nuestro plantel. No es llegar y decir, por qué no nace de los jugadores”.

Comenta