Un nuevo equipo para Interior, el peso UDI y la comparación inevitable con Pérez: las primeras preocupaciones de Delgado

Rodrigo Delgado llega a su primer día de trabajo en La Moneda.

El ministro del Interior, Rodrigo Delgado, llega a su primer día de trabajo en La Moneda.

Al exalcalde le preocupa contar con un buen grupo de trabajo que logre anticipar escenarios. Esta mañana sostuvo una ronda de reuniones con las personas que actualmente trabajan en la cartera y llegó acompañado con dos periodistas del mundo municipal, quienes continuarían con él.




Con una camisa desabotonada en el cuello, sin corbata, con una mochila al hombro y su chaqueta colgando del brazo. Así llegó hoy en la mañana a La Moneda el nuevo ministro del Interior, Rodrigo Delgado.

Ese estilo es parte de la impronta que quiere mantener en la cartera, siendo el cuarto jefe de gabinete en ocupar ese lugar durante la segunda administración del Presidente Sebastián Piñera.

El titular del Interior llegó temprano y se reunió con los subsecretarios Katherine Martorell (Prevención del Delito), Juan Francisco Galli (Interior) y Juan Manuel Masferrer (Subdere). Ahí, el secretario de Estado transmitió sus intenciones de trabajar coordinadamente y que quiere comenzar a armar su equipo para trabajar en la cartera.

Este último es un tema que, afirman en su entorno, preocupa al ahora exalcalde y así lo ha transmitido y conversado con personeros de gobierno. Incluso, con el Presidente Piñera. La materia la sinceró esta mañana en entrevista con radio Duna. “Quiero indagar, ir viendo con mis equipos y tengo que ver el equipo que me va a acompañar”, dijo.

La conformación de los grupos de trabajo en un ministerio es parte habitual de la instalación de cada secretario de Estado, pero esta vez concentra mayor preocupación en La Moneda, sobre todo en el Segundo Piso que lidera Cristián Larroulet e, incluso, en el propio Piñera. Esto, porque Delgado no tiene experiencia en el Ejecutivo, a lo que se suma que el estilo de trabajo de su antecesor Víctor Pérez en Interior fue cuestionado en sectores del oficialismo, sobre todo desde la propia Subsecretaría del Interior.

La experiencia Pérez

Cuando Pérez arribó a La Moneda lo hizo solo, pero a los pocos días fue instalando a sus colaboradores, entre los que había una marcada impronta UDI, principalmente porque fichó al exdiputado Giovanni Calderón como su jefe de gabinete y al también exdiputado Gonzalo Arenas como jefe de asesores. Asimismo, llevó a la periodista Paula Maldonado, quien no es militante del gremialismo, pero trabajó con la directiva de ese partido; y a Gonzalo Guerrero como su jefe jurídico-legislativo, quien había trabajado con el exministro Claudio Alvarado.

Pérez mantuvo al equipo de prensa que estuvo con Gonzalo Blumel, encabezado por Erick Rojas, quien es el jefe de prensa y que llegó hoy con Delgado a La Moneda; y a la periodista Margaret Valenzuela.

En Palacio dicen que Calderón -quien también es cercano a Delgado- y Arenas probablemente acompañen al nuevo ministro hasta este viernes, a no ser que el exalcalde les pida que sigan por más tiempo.

La conformación del equipo de Interior era un tema que se comentaba, incluso, antes de que Pérez renunciara, debido a los cuestionamientos que despertaba. Altas fuentes de gobierno afirmaron a La Tercera PM que si Pérez llegaba a ganar la acusación constitucional en la Cámara de Diputados -cosa que no ocurrió-, la intención era realizar un cambio en sus colaboradores. Algunos en La Moneda apuntaban a Calderón, mientras que otros a su equipo de prensa.

Como sea, en Palacio afirman que el Segundo Piso y Presidencia colaborarán con Delgado y le propondrán una nómina de nombres. Eso sí, recalcan que no se le “impondrá” nada y que él tiene libertad para elegir a la gente con la que trabajará, cuestión que el propio exalcalde en sus conversaciones previas señaló que quería hacer. Entre los cargos claves a definir, dicen en Palacio, está el de un abogado penalista, un jefe de gabinete que despeje asuntos administrativos, y asesores que tengan buenos contactos para sacar rápidamente información interna.

Delgado llegó esta mañana a Palacio acompañado de dos periodistas que trabajan con él. Uno de ellos es Adolfo Alcántara, quien era el jefe de prensa de la Municipalidad de Estación Central; y Alejandra Reyes, periodista con quien Delgado trabajaba en la Amuch. Ambos seguirían acompañándolo en Interior.

En Palacio, en todo caso, afirman que una de las recomendaciones que el Mandatario le realizó al ahora ministro fue que se apoyara en los subsecretarios de su cartera. El titular de la Segegob, Jaime Bellolio, también le recomendó lo mismo ayer, durante el viaje entre el municipio y La Moneda.

Para el nuevo ministro y así lo dijo hoy también en la mañana en su entrevista radial, es clave “anticiparse” a los escenarios. Para eso, dicen en su entorno, es importante que sus equipos tengan esa capacidad.

El peso de la UDI

En el oficialismo transmiten que la gran duda es qué tanta injerencia tendrá la UDI y, particularmente, su presidenta, Jacqueline van Rysselberghe en la conformación de esos equipos.

En La Moneda creen que la senadora influyó directamente tanto en la llegada de Calderón como jefe de gabinete como en la elección de Mario Rojas y Alejandro Espinoza -muy cercanos a ella- como los abogados para la defensa ante la acusación constitucional, lo que terminó con la molestia del Presidente y de RN. De hecho, ese episodio aumentó el recelo en el gobierno y los cuestionamientos por lo que consideraban como un estilo “hermético” de Pérez.

La inquietud para algunos es si es que un escenario así se podría repetir, ya que Delgado fue la carta para Interior que promovió Van Rysselberghe. Esto, a pesar de que la relación entre ambos es calificada como “utilitaria” al interior del gremialismo. Si bien el exalcalde estuvo en la directiva con ella, lo habría hecho como mecanismo para ser candidato al Congreso. Delgado -afirman en la UDI- tiene bastantes vínculos de cercanía con la “disidencia” a JVR al interior del partido.

El secretario general de la UDI, Felipe Salaberry, dijo que está consciente de que había críticas a los colaboradores de Pérez, pero que, a su juicio, “eran infundadas, con alguna intencionalidad que desconozco y que lo único que pretendían era hacer daño”. Y agregó: “Era un equipo afiatado, de confianza y que conoce el trabajo del gobierno”.

Respecto a la incidencia que tendrá la UDI en el equipo de Delgado, sostuvo que “le manifestamos desde el momento en que se conversó con él que tendrá toda nuestra colaboración, siempre en el entendido de que él tiene plena libertad para conformar sus equipos de trabajo”.

Primeros desafíos

Coordinación y un marcado sello territorial. Eso es lo que ha transmitido en sus primeras reuniones Delgado, ya sea con los subsecretarios y también durante un encuentro con la unidad coordinadora de la reforma a Carabineros, a lo que se sumará a las 16.00 su primera cita con el alto mando de las policías.

El secretario de Estado sabe que tendrá que enfrentar varios desafíos, entre ellos, definir el nuevo alto mando de Carabineros, su reforma, el orden público, y las relaciones con el oficialismo y la oposición. Sobre esto último, de acuerdo a su entorno, Delgado está consciente, además, de su falta de redes efectivas en el mundo parlamentario. Esto, en un escenario en que en el gobierno hay temor de que la centroizquierda, por alguna u otra razón, termine levantando otra acusación constitucional. “Apuesto al diálogo, a la coherencia, a terminar mi período, pero el tiempo dirá”, dijo hoy Delgado.

Un tema que está pendiente es su posición sobre cómo enfrentará el orden público y la situación del director de Carabineros, Mario Rozas. En dos oportunidades -ayer y hoy- Delgado evitó decir si es que le parece que el general debe continuar o no en el cargo. Y agregó que primero tiene que hacer una evaluación profunda de todo el escenario. “A mí me interesa evaluar bien qué está pasando con la inteligencia”, dijo sobre el control del orden público, agregando que “hay personas que podrían ser detectadas antes de que ocurran este tipo de hecho”. Y sobre Rozas insistió en que “esa pregunta la voy a tener que enfrentar, pero no en este momento”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.