Un salvavidas al bolsillo de Zamorano a cambio de su quebrada ciudad deportiva

El complejo, proyecto emblemático del excapitán de la Selección, vuelve a sufrir agobiado por las deudas y la falta de recursos. La Universidad San Sebastián presentó un plan a las tres comunas que entregaron los terrenos del recinto en comodato, para asumir la administración total.




En 2014 fue el primer aviso del hoyo financiero que aquejaba a Iván Zamorano y que afectaba a todas sus empresas y, especialmente, la Ciudad Deportiva que lleva su nombre. Deudas millonarias que incluyeron embargos y que le obligaron al goleador histórico a desprenderse de algunas propiedades. Cerca de $ 2 mil millones de morosidad que hundían el proyecto más emblemático de Bam Bam y que solo se rescató por el apoyo finaciero de sus cercanos, que terminaron asociándose con él, como Nicolás Massú (quien instaló su escuela de tenis en el lugar) o el kinesiólogo Alejandro Köck, quien llevó su clínica al espacio ubicado en Las Condes.

Desde ese año a la fecha, el devenir de la Ciudad Deportiva ha tenido altos y bajos. En medio aparecieron denuncias de Zamorano contra su excuñado, Wilson Flores, por manejos económicos irregulares. Y la denuncia por estafa del mismo exfutbolista contra dos hombres de confianza que trabajaban en su complejo, por apropiación indebida de $ 85 millones. En medio de todas esta turbulencia, seguía ofreciendo servicios de arriendo de canchas, actividades sociales, deportivas y de salud. Internamente, sin embargo, los problemas financieros no terminaron. De hecho, se agudizaron y hoy tienen al recinto en condición de quiebra y sin posibilidad de pagar a sus acreedores y funcionarios.

Las 12 hectáreas en las que está enclavada la Ciudad Deportiva fueron entregados, en conjunto, en comodato por Las Condes, La Reina y Providencia. Estas tres comunas ahora deben aprobar que este acuerdo cambie de socio, debido a la delicada situación económica de la administración de Zamorano. Y ese nuevo socio es la Universidad San Sebastián, que está dispuesta a cubrir el hoyo financiero y tomar el control de la gestión del complejo, que así pierde casi en su totalidad la relación con el recordado artillero del Real Madrid. Resta definir si mantendrá el nombre.

Físicamente, la USS está instalada desde 2008 en la Ciudad Deportiva, debido a que ahí funciona la carrera de Educación Física. Y el cambio de mando involucra también un cambio del modelo, que ahora pasa a ser un proyecto sin fines de lucro y de interacción con la comunidad. Deja de ser un modelo de relación comercial, como era hasta ahora. “La Universidad está evaluando alianzas con la ciudad deportiva – previa ratificación de los tres alcaldes y sus concejos municipales- a objeto de potenciar su desarrollo y así, beneficiar a los habitantes de las tres comunas. Para la Universidad San Sebastián, la evaluación de las fórmulas de alianzas orientadas a la operación -sin fines de lucro- de la Ciudad Deportiva es una manera de cumplir con una de nuestras misiones fundamentales: la vinculación con la comunidad”, comenta Javier Valenzuela, prorrector de la casa de estudios.

La San Sebastián cubrirá un hoyo que bordea los $ 2.800 millones. Y eso implica hacerse cargo también de los salarios de los funcionarios que trabajan en lugar. Hay también planes para desarrollar centros de atención dental y de salud para la comunidad, desarrollo del deporte inclusivo y una serie de salidas en apoyo a vecinos de las tres comunas involucradas. En Las Condes ya se aprobó el proyecto por unanimidad; en La Reina también, pero con dos abstenciones. Solo falta el veredicto de Providencia, que será en las próximas horas.

El plan consiste en una cesión de derechos de Zamorano a la USS y un aumento del arriendo municipal de los terrenos por cuatro años, en beneficio del establecimiento de educación superior. El alcalde de La Reina, José Manuel Palacios, explica y destaca el traspaso: “Para nosotros era necesario recuperar los espacios comunales para los vecinos y el proyecto de la Universalidad de San Sebastián nos permite generar muchas iniciativas para nuestra comunidad y obtener beneficios de ese espacio a los que antes los vecinos no podían acceder. Algunos ejemplos de lo que esperamos: becas universitarias para los alumnos más vulnerables de la comuna, preuniversitarios gratuitos para nuestros colegios municipales, becas para profesores y funcionarios. Atención preferente para kinesiología y odontología. Capacitación para nuestros emprendedores y muchos beneficios más”.

Entre las dos abstenciones en La Reina está la del concejal Álvaro Delgado, quien justificó esta decisión en relación a que se debe revisar con más rigurosidad el plan: “Los concejales debemos cuidar los intereses de los vecinos y por ello debemos actuar con la máxima diligencia. En este contexto resulta inexplicable que, la mayoría de concejales de La Reina, incluidas las concejalas RD y PPD, hayan autorizado un contrato cuyos términos no conocen pues ni siquiera ha terminado la negociación. Nunca vimos un documento escrito con cláusulas claras”, apunta.

Delgado reconoce el informe que llegó al municipio por el complejo momento de la Ciudad Deportiva y, sobre eso, comenta: “Yo entiendo los problemas de Iván Zamorano; se trata de un ídolo, pero ello no implica que decisiones tan importantes como entregar 10 años en concesión un bien municipal sea haga con desprolijidad y de manera tan apresurada”.

Una vez ratificado este paso, será cosa de tiempo para que la Ciudad Deportiva deje de funcionar como se conocía hasta hoy. El anhelo más ambicioso del deportista, que se inicio en 1999, se termina. Golpeado por deudas, conflictos y el fantasma de la quiebra siempre presente. La Tercera consultó sobre esta compleja situación a María Alberó, esposa de Iván Zamorano y directora general del complejo, pero no recibió respuesta.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.