Bitácora oculta de la campaña del Rechazo

Bitácora oculta de la campaña del Rechazo

No daban ni las 20 horas del domingo 4 cuando ya comenzaba a desatarse el ánimo festivo en el comando del Rechazo. La contundencia del resultado sorprendió a los máximos dirigentes de Chile Vamos que -resignando un segundo plano ante la ciudadanía- manejaron con mano de hierro una campaña cuyo final no era esperado ni por el más optimista. En la trastienda quedaron varios episodios que consolidaron -según los encargados de las maniobras- la victoria. Estos son algunos de ellos.


Las reservadas citas de Piñera con José Antonio Kast y los partidos de Chile Vamos

Para nadie en la derecha era un secreto que el exPresidente Sebastián Piñera estaba inquieto con el plebiscito del 4 de septiembre. Se jugaba mucho debido a que durante su administración se dio inicio al proceso constituyente -en pleno estallido social- y varios le endosaban haber “entregado la Constitución de 1980″. Por lo mismo, intentó seguir de cerca la estrategia de Chile Vamos y del Partido Republicano.

Piñera recibió en su oficina, en Apoquindo 3000, a los partidos del sector. Pero no solo a los que fueron parte de su coalición de gobierno, sino que también tuvo una reservada reunión con el exabanderado presidencial del Partido Republicano, José Antonio Kast.

En esa cita -que se realizó antes de los comicios y en la que también estuvo presente Cristián Valenzuela y el exministro Jaime Bellolio, entre otros-, algunos transmiten que se hizo una especie de pacto de silencio entre el exabanderado y Piñera: ambos se comprometieron a no realizar declaraciones que pudieran perjudicar la opción del Rechazo. Sin embargo, otros precisan que más bien se conversó sobre la idea de generar consenso respecto a que era momento de la sociedad civil y había que potenciar a las figuras del centro político. Solo así -se argumentaba- la opción del Rechazo tenía más chances de imponerse en el referéndum.

A la oficina de Piñera no solo llegó Kast. También lo hicieron, en más de una ocasión, los presidentes de la UDI y RN, Javier Macaya y Francisco Chahuán, respectivamente.

En los encuentros que estuvieron ellos, afirman fuentes del sector, también participaron otras exautoridades del gobierno de Piñera, entre ellos, Juan José Ossa y Máximo Pavez.

En Chile Vamos, en todo caso, recalcan que Piñera más bien quería escuchar e intentar aportar, pero que no cumplió un papel de estratega ni definió que las figuras políticas estuvieran en segundo plano.

El encuentro “clave” de Chile Vamos en la casa de Ximena Rincón por los ⁴/₇

Hasta la casa de la senadora Ximena Rincón en Lo Barnechea llegaron -a fines de mayo- un grupo de personeros de Chile Vamos. Una cita que en la derecha definen como “clave” para concretar las negociaciones entre ellos y la DC en el respaldo al proyecto de los senadores de ese partido, Matías Walker y Rincón, con el que se buscaba rebajar el quórum de reformas constitucionales de ⅔ a ⁴/₇.

En Chile Vamos sabían que resultaba fundamental apoyar la iniciativa, ya que daría sustento a la principal estrategia del sector: comprometerse a seguir con los cambios constitucionales en caso de un triunfo del Rechazo. Más importante era que dicha iniciativa fuera promovida desde la centroizquierda para consolidar la imagen de que el apoyo al Rechazo tenía carácter transversal.

Uno de los principales hitos para impulsar la idea fue la reunión en la casa de Rincón antes de ingresar el proyecto. Ahí participaron -además de la anfitriona- Walker, el constitucionalista DC, Jorge Correa Sutil; los presidentes de RN, Francisco Chahuán, y de la UDI, Javier Macaya y el secretario general de RN, Diego Schalper. Allí se afinaron los detalles de la moción y la derecha confirmó su apoyo al proyecto, lo que se refrendó cuando con los votos de Chile Vamos la iniciativa fue despachada a ley.

Previo a ese encuentro, hubo gestos de acercamiento de Macaya y Chahuán con la DC. En esos diálogos participó también el senador de Evópoli Luciano Cruz-Coke. Incluso testigos de las negociaciones dicen que era habitual que la derecha almorzara con Walker y Rincón en el comedor del piso 14 de la Cámara Alta. En esas instancias, de hecho, se continuaba abordando el tema.

Una vez aprobada la ley en la derecha sacaron cuentas alegres, pues el hito daba credibilidad al sector ya que se abrieron a bajar quórums, una posibilidad a la que históricamente se negaron.

La sede oculta del Rechazo y el trabajo paralelo del exsubsecretario Ubilla

Fue durante el día de la elección que la atención mediática se volcó hacia las sedes de los partidos de Chile Vamos. Los dirigentes de la UDI, RN y Evópoli llegaron hasta sus locales partidarios para hacer las evaluaciones de cómo le iba al Rechazo.

Pero en ese momento otra localidad funcionaba activamente. En silencio y sin que se supiera públicamente de su existencia, operaba una oficina ubicada en el piso 12 de Suecia 211, frente a la UDI. Ahí, se instaló un call center para coordinar el trabajo de los apoderados del Rechazo.

En ese lugar se encontraba el equipo a cargo del tema, liderados por el exsubsecretario del Interior Rodrigo Ubilla (RN). Ese día, además, se hicieron presentes en esa oficina el exsubsecretario de Hacienda Francisco Moreno; la exsubsecretaria de Servicios Sociales Andrea Balladares (RN); el exdirector del Senda Carlos Charme (RN); la exsubsecretaria de Prevención del Delito María José Gómez (ind.) y los abogados Marcelo Brunet (RN) y Juan José Pellegrini.

Todo partió a las 7:30 de la mañana del 4 de septiembre con capacitaciones de los apoderados, y luego el call center funcionó recibiendo llamadas de los distintos locales de votación que tuvieran dudas sobre situaciones particulares. Además, en el equipo participaron abogados dispuestos a ir terreno para denunciar irregularidades, teniendo para ello como profesionales a los juristas Mijail Bonito y Gabriel Zaliasnik. Este último, de hecho, denunció casos de suplantación de identidad.

Sin embargo, el rol de Ubilla -y de su equipo- provocó tensión en Chile Vamos, pues cada partido designó a un encargado para ver el tema. Y,cuando no se estaba alcanzando la meta de apoderados, Ubilla intervino, lo que molestó a los originalmente designados para esa tarea. La tensión llegó a tal punto que, durante el día de los comicios, RN levantó otro centro de operaciones para competir con el del exsubsecretario.

Las tensiones de Chile Vamos con republicanos y la elaboración de la franja

Fueron particularmente dos temas en los que Chile Vamos trabajó junto al Partido Republicano:la elaboración de la franja televisiva y la recolección de apoderados.

Y, en lo que ha sido una constante en la relación de ambas fuerzas, el trabajo en conjunto no estuvo exento de tensiones. Una de las más fuertes fue cuando el excandidato presidencial José Antonio Kast apareció en un acto público acusando al gobierno de intervencionismo electoral.

El hito mediático provocó molestia en Chile Vamos porque, a su juicio, se derechizaba el Rechazo con la figura de Kast -pese a que se pretendía que la opción fuera transversal-. Y, además, se rompía la estrategia de que los políticos permanecieran en segunda línea, y volvía a poner el eje de los comicios en la figura “Kast versus Boric”.

Por lo mismo, Chile Vamos le reclamó por el tema al presidente del partido, Rojo Edwards, y al estrecho colaborador de Kast, Cristián Valenzuela.

Otro momento de tensión fue por la discusión del contenido de la franja. Uno de los principales debates, según quienes conocieron de las tratativas de la elaboración de la pieza audiovisual, fue por el eslogan de la franja. Mientras en Chile Vamos algunos querían que se hiciera alusión a una “nueva Constitución”, en los republicanos no eran partidarios de ese concepto -dado que no todos son proclives a cambiar la Carta Magna- y preferían frases como una “mejor Constitución”.

Asimismo, hubo discusiones porque en Chile Vamos querían incorporar en la franja a los senadores DC Matías Walker y Ximena Rincón entregando un mensaje, pero republicanos se opuso para que se respetara que no hubiera políticos en la pieza audiovisual. Finalmente, se acordó que aparecieran en los registros el exconstituyente Fuad Chahín (DC) y el exministro Andrés Velasco (ind.) como figuras de centroizquierda.

La otra reunión de Lagos con la derecha: se juntó con el presidente de la UDI

Las señales públicas del exPresidente Ricardo Lagos durante la campaña eran un flanco clave para Chile Vamos. Estaba la convicción de que cualquier gesto en favor del Rechazo por parte del exmandatario podía remecer al mundo de la centroizquierda. La apuesta por un gesto de Lagos consolidaría la imagen de que la opción fuera transversal.

En esa búsqueda -durante la campaña- varios dirigentes se intentaron acercar al exMandatario. Una de las primeras reuniones en conocerse fue la que sostuvo el presidente de RN, el senador Francisco Chahuán. Yluego de que Lagos enviara una declaración pública -en la que afirmaba que cualquiera fuera la opción que ganara en el plebiscito se debía continuar con el proceso- el propio Chahuán difundió una foto de la cita en la que aparecían juntos.

Pero el timonel de RNno fue el único dirigente de derecha que se reunió con el exMandatario. También lo hizo su par de la UDI, el senador Javier Macaya, en un encuentro desconocido hasta hoy, y del que no se han querido entregar más detalles.

El timonel gremialista estuvo sosteniendo por esos días varias citas con dirigentes de centroizquierda para conocer las visiones que tenían del proceso constituyente y del Rechazo.

Fue así que también tuvo encuentros con gente de Amarillos por Chile y con el analista electoral y exdiputado Pepe Auth (exPPD). Asimismo, se reunió, junto a otros dirigentes de Chile Vamos, con grupos de centroizquierda.

A Macaya se le atribuye ser autor de la idea que promovió el bloque para bajar el quórum de ⅔ de las reformas constitucionales, lo que transmitió en una entrevista con La Tercera el 22 de mayo, antes de que se presentara el proyecto de los ⁴/₇ de los DC Matías Walker y Ximena Rincón.

Incluso la propia legisladora de la decé ha reconocido el mérito de Macaya al promover la propuesta.

Desde diálogos con exPresidentes hasta partidos políticos: el rol de Juan Sutil

Era un tema tabú. El rol que tenía el líder de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Juan Sutil, en la campaña del Rechazo era soterradamente comentado en la derecha.

Y, si bien desde el mundo del empresariado se mantuvo colaborando, quienes estuvieron a cargo de la campaña aseguran que no tuvo un rol relevante y que, más bien, contribuyó de manera paralela como varios otros personeros.

Cercanos a la campaña sostienen que Sutil siempre estuvo interesado en el proceso. Partió hablando con convencionales cuando el órgano constituyente funcionaba -desde Marcos Barraza (PC) hasta Marcela Cubillos (ind. UDI)- y terminó apoyando iniciativas populares de normas, siempre intentando promover la visión de los gremios empresariales.

Pero, una vez concluida la labor de la Convención Constitucional, se volcó hacia la campaña del Rechazo. Desde ahí aportó de distintas veredas. En la derecha sostienen que durante todo el proceso constituyente se juntó con muchos actores políticos: desde los partidos de derecha, hasta algunos de centroizquierda, y también con exministros y los exPresidentes Eduardo Frei, Ricardo Lagos y Sebastián Piñera.

Todo con el fin de informar sobre la visión que tenían los empresarios sobre el proceso constituyente.

En la campaña misma dicen que su colaboración fue de tener actividades privadas con sus grupos cercanos y ligados a sus empresas, pero que no hubo un despliegue masivo a nivel territorial o digital.

En lo que sí participó pero a nivel “parcial” -según dicen en su entorno- fue con el tema del financiamiento electoral. En Chile Vamos algunos dicen que Sutil apoyaba coordinando con empresarios para que desembolsaran dineros de campaña, pero desde su entorno no lo confirmaron y solamente se limitaron a decir que sus gestiones fueron menores.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

En la previa al primero de sus tres shows hoy en el recinto de Ñuñoa, la leyenda de reggaetón participó en un homenaje que le rindió la plataforma Spotify con una estatua que permanecerá en el lugar durante sus presentaciones, para luego ser trasladada a Las Condes. “Para mí es sumamente emocionante que Chile me trate con mucho cariño y yo me siento de la misma manera emocionado”, señaló.