De Urresti, la carta que asoma con ventaja para presidir el Partido Socialista

FOTO:FRANCISCO FLORES SEGUEL/AGENCIAUNO

El lunes la colectividad sostendrá un encuentro clave para definir cómo avanzar hacia un acuerdo de mayoría. Esta vez no habrá un ticket con reserva de cargos, pero todo indica que el senador por Valdivia tendría mayores posibilidades de imponerse en la presidencia.




A cinco días de que se venza el plazo para la inscripción de las listas que competirán por la presidencia del Partido Socialista, toma fuerza la opción de que el senador por la Región de los Ríos, Alfonso de Urresti (56), se levante como la carta con mayores posibilidades para asumir la conducción de la colectividad.

El parlamentario lleva varios días evaluando la alternativa de postularse luego de que el sector Grandes Alamedas, que integran figuras como Isabel Allende y el secretario general -hoy presidente subrrogante de la colectividad- Andrés Santander, le propusieran la idea.

Quienes impulsan la opción del senador por Valdivia -recientemente reelecto con 35 mil votos- plantean que tiene varias ventajas. Es considerado un liderazgo transversal en el partido y en el Senado se ha perfilado como un contrapeso en momentos en que el Socialismo Democrático defiende su lugar en el gobierno durante un proceso de instalación complejo y cuando aún no cuaja la convivencia con Apruebo Dignidad. En ese tránsito, el parlamentario ha tenido varios enfrentamientos con el ministro de la Segpres, Giorgio Jackson.

Se considera que puede ser duro para defender los intereses del PS, pero con la responsabilidad suficiente como para no poner en riesgo el rol institucional que el partido juega en el gobierno.

Hasta ahora, había cinco competidores abiertos por la conducción del PS: el senador de Los Lagos, Fidel Espinoza; la excandidata a senadora por la Región Metropolitana, Paulina Vodanovic; el exsenador Juan Pablo Letelier y el extimonel Camilo Escalona.

A ellos se sumará la lista que ponga en competencia la disidencia, que integran Mahmud Aleuy, la actual ministra de Defensa, Maya Fernández, y el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve. Y justamente porque sus representantes están en cargos de gobierno -dicen entre los socialistas-, para el sector no ha sido fácil levantar una opción robusta. En ese contexto, han sonado como cartas Fanny Pollarolo y el exdiputado Sergio Aguiló.

El acuerdo

El lunes está previsto que en la sede del PS, en calle París, se realice una reunión amplia con representantes de los lotes del partido que definirán -en conjunto- cómo avanzar hacia un acuerdo de mayoría.

La idea, explica un socialista, es armar una lista abierta en que concurran todos los interesados por la presidencia del partido. Y, una vez elegidos los 110 miembros del Comité Central, apostar por el liderazgo que más convoque.Esto rompe la tradición de las últimas elecciones donde se ha ofrecido un ticket con la presidencia y secretaría general.

La expectativa de Grandes Alamedas es que en este punto se levante De Urresti con el apoyo de otros lotes que ya están en conversaciones para ese escenario.

La lista debe tener 30 integrantes a nivel nacional y en la reunión de este lunes se deberán despejar los nombres y sectores que la integran.

“Se avanzará a una lista de unidad. Nuestra elección es indirecta. Ahí que florezcan mil flores”, dice Vodanovic.

La expresidenta de la Fundación Horizonte Ciudadano ha planteado abiertamente que la secretaría general y la presidencia del partido debieran ser un ticket paritario, que la incluyan a ella y al senador por Valdivia.

“De Urresti es una buena alternativa para este ciclo .Es quien genera más consenso, es una persona más transversal”, dice un parlamentario del colectivo.

“El PS es un partido que se nutre dentro de procesos electorales internos donde conviven las diversas almas socialistas. Hoy esperamos tener una conducción mayoritaria, la cantidad de liderazgos que quieren presidirlo da cuenta de que el partido está vivo, pero también el desafío de plantearse cuál va a ser el PS de los próximos 20 años”, añade el diputado Marcos Ilabaca.

El ex presidente del PS, Osvaldo Andrade, plantea que en un periodo de instalación delicado del gobierno y con un proceso constituyente en marcha, no es baladí quién asuma la conducción del partido más importante del Socialismo Democrático.

“Es el momento de llegar a un muy buen acuerdo interno del que sean parte todos los actores y todos los sectores”, dice el exdiputado.

Aún sin un acuerdo que lo avale, el escenario para De Urresti está abierto. Esto debido a que el senador Fidel Espinoza tiene un importante caudal de votos en su región e intentará hacer valer su liderazgo en el tercerismo que integra también el presidente del Senado, Álvaro Elizalde.

“Tanto Espinoza como De Urresti tienen todas las condiciones para ser parte de la mesa y dirigir al PS en el próximo periodo. Y también la tienen personas que son parte de una generación más joven”, sostiene el diputado Juan Santana (PS).

Otro dirigente acota que todo va a depender del nivel de participación en la interna, pues si votan menos de 10 mil militantes ( de un universo de 40 mil inscritos) los sufragios se pueden dispersar, beneficiando a cualquiera.El mismo socialista también acota que no hay que minimizar los votos que un maneja Escalona de la Nueva Izquierda.

Otro elemento que está abierto en la carrera del PS es a quién apoyarán los convencionales del Colectivo Socialista, que no son un bloque unitario. De hecho, en la Nueva Izquierda también hay voces que proponen a César Valenzuela.

De Urresti llegará este domingo a Santiago y espera reunirse con ellos.

“Nosotros creemos que el partido tiene desafíos por delante. Entre esos, enfrentar este nuevo gobierno y la materialización de la Convención. Para eso necesitamos un recambio generacional, para estar a tono con lo que está pasando en el país. Vemos con preocupación que los nombres que se han ofrecido hasta ahora no reflejan eso”, comentó el convencional Tomás Laibe.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.