Ximena Peralta (CS): “Obtuvimos un acuerdo que no es nuestro favorito, pero que permite que siga abierta la disputa constitucional”

Ximena Peralta, vicepresidenta del Partido del Presidente Gabriel Boric, Convergencia Social (CS). Foto: Pedro Rodríguez.

La vicepresidenta del partido de Gabriel Boric afirma comprender las críticas que se han levantado desde otros partidos de Apruebo Dignidad al pacto y que “parte de ellas las asumimos como propias”. Pese a ello, recalca que no ponen en duda el respaldo en el Congreso al camino constitucional que -dice- corrió riesgo de cerrarse tras el 4 de septiembre


“Es preferible un acuerdo imperfecto que no tener acuerdo”. La frase que pronunció el Presidente Gabriel Boric emplazando a que los partidos políticos arribaran a un documento de consenso para habilitar un nuevo proceso constitucional, ha sido parte de los análisis en la alianza de gobierno.

El acuerdo firmado -reconocen en el oficialismo- está lejos de las aspiraciones de los partidos, pero la vicepresidenta de Convergencia Social (CS), Ximena Peralta, es pragmática. “Obtuvimos un acuerdo que no es nuestro favorito, pero que permite que siga abierta la disputa constitucional”, dice.

Las condiciones del acuerdo constitucional de 2019, versus las del “Acuerdo por Chile” son muy distintas, ¿qué evaluación hace del proceso de negociación?

El riesgo de que la cuestión constitucional se clausurara estuvo muy cerca. Y mantener abierta la necesidad de una nueva Constitución democrática fue la principal razón por la que concurrimos a este acuerdo. Evidentemente, en un acuerdo de esta transversalidad, considerando la correlación de fuerzas en el Congreso y leyendo también los resultados del 4 de septiembre, cedimos bastante. Pero conservamos algo esencial: un órgano constituyente electo.

¿Se pone cuesta arriba la representatividad del sector con las condiciones que consagró este acuerdo?

Nuestra posición -por ejemplo- respecto del sistema electoral no es de conveniencia. El sistema senatorial no lo vemos con malos ojos porque nos da peores resultados, sino porque subrepresenta a millones de ciudadanos. Ahora bien, por cierto que tenemos preocupación con el diseño de la elección, y, sin perjuicio de eso, vamos a ir con nuestro mejor despliegue a apostar por ese espacio.

¿Intentarán modificar esa subrepresentación u otros aspectos del acuerdo en la tramitación legislativa?

Es una discusión abierta que se va a dar en el marco del debate de la reforma constitucional, pero nosotros no estamos por abrir cuestiones esenciales del acuerdo que, en definitiva, puedan poner en duda el acuerdo mismo.

Foto: Pedro Rodríguez.

Algunos partidos -como Comunes y parlamentarios PC- han manifestado críticas e intenciones de presentar indicaciones...

(El acuerdo) no es todo lo que hubiésemos querido y yo comprendo las críticas que se hacen y, parte de ellas, como CS, las asumimos como propias. Por eso nuestra voluntad es, sin poner en ningún minuto en duda nuestra aprobación en el Congreso, que queden claros -por ejemplo- los mecanismos concretos que aseguren la paridad de salida. O que en el flujograma de tramitación de las normas constitucionales quede plenamente claro que el espacio soberano es el Consejo Constitucional -y sus miembros electos- y no el ámbito de los expertos. Hay aspectos sensibles para el progresismo que fueron un costo que tuvimos que pagar en pos de un acuerdo, pero con la tranquilidad de que la cuestión constitucional sigue abierta.

¿Qué rol cumplió el Presidente Boric y su partido en la negociación? ¿Se les puede adjudicar el éxito del acuerdo a las señales que dio el Mandatario?

El rol más importante del Presidente estuvo en el llamado como líder político a que buscáramos un entendimiento y no siguiéramos dilatando la conversación. Esa fue su importancia, más allá de un diseño u otro. También tengo la tranquilidad y la alegría de pensar que CS fue un elemento importante en la cohesión de la alianza de gobierno y en la expresión de los principios democráticos para la continuidad del proceso.

¿Tuvieron coordinación permanente con el Presidente?

Sí, todos los partidos de gobierno tenemos una coordinación.

Durante la negociación, se apuntó a CS como la colectividad de posturas más “rígidas”. ¿Se hace cargo de esas críticas?

Se usó bastante la palabra intransigencia y, a la luz del acuerdo, es difícil sostener que “intransigencia” era mantenerse firme en el principio de soberanía popular y que la ciudadanía eligiera a quienes componen el órgano. Se entendió que una mixta hubiese generado problemas de legitimidad a posteriori. Es improcedente haber hablado de rigidez cuando propusimos un abanico de mecanismos para acoger la idea de expertos integrando el órgano constituyente.

¿Qué ocurría con el proyecto político y con el gobierno si no se alcanzaba un acuerdo?

Hay quienes se preguntaron legítimamente en el sector si este era el tiempo para continuar con el debate constituyente, con una posición desmejorada en el debate político, con otras prioridades en la ciudadanía. Incluso algunos proyectaron que más adelante se van a dar condiciones mejores a las actuales. Yo, al menos, planteo dos cosas: el debate constituyente es urgente para avanzar en cuestiones prioritarias para la ciudadanía: salud, educación y la garantía de los derechos. Y, además, que no es tan fácil como llegar y decir que después habrá mejores condiciones, porque las condiciones se construyen. No creo en determinismos, creo en apostar en política.

¿Hubiese sido una derrota para el gobierno no tener acuerdo?

Ese no es un problema del gobierno, hubiese sido un problema del sistema político, incapaz de garantizar aquello que prometió.

¿Apostarán por la lista única en el oficialismo?

Nuestro partido tiene la decisión de empujar la lista más amplia posible. Competir juntos es fundamental en el sistema senatorial, donde hay varias regiones que, si vamos separados, la derecha gana. Eso significa la voluntad de hacer los gestos que sean necesarios para que nos sintamos cómodos y bien representados en una futura lista

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Aunque se trata de una investigación básica realizada en ratones, el científico que dirige el estudio, Baptiste Piqueret, asegura que los resultados "son prometedores".