En qué fijarse para encontrar la mejor tecnología para un adulto mayor

Pantallas grandes, más batería y funciones de accesibilidad son parte de las características que debemos buscar a la hora de encontrar el mejor teléfono inteligente para nuestros padres y abuelos.




Hoy en día el mercado de la tecnología y los celulares es tan variado que realmente hay modelos para todo tipo de usuarios. Pantallas más grandes, más pequeñas, más delgadas, más firmes, con dos, tres, cuatro y hasta cinco cámaras, además de sistemas de seguridad para desbloquearlos sin contraseña.

Por lo mismo, nunca antes el mundo del smartphone y el mundo móvil había sido tan amigable con los adultos mayores. Si bien hoy existe toda una línea de teléfonos tradicionales creados con funciones específicas para mayores de 65 años -como botones muy grandes y marcación automática- la verdad es que un smartphone o tablet hoy también son una excelente opción para comunicarnos con nuestros seres queridos.

¿Y en qué debemos fijarnos para que nuestros adultos mayores tengan una experiencia óptima en este nuevo mundo digital?

Los principales problemas

Antes de ir a las recomendaciones, es importante conocer, efectivamente, qué es lo que más le cuesta a los adultos mayores a la hora de manejar un equipo de telefonía inteligente. Y según Mauricio Dacaret, Gerente de Terminales de Entel, las consultas derivadas al servicio técnico de la compañía pueden llegar a dar cuenta de ello.

Mauricio divide los problemas en dos grupos: funciones del equipo y manejo de aplicaciones. Dentro de las primeras, nos cuenta, está la configuración del volumen asociado a la pérdida de audición natural que tenemos al envejecer. Luego está la duración de la batería, que por un lado siempre se nota sobre todo al venir de teléfonos menos exigentes, pero como dice el experto de Entel, también es porque se dejan muchas aplicaciones abiertas. La configuración de las alarmas, la poca memoria y el olvido del patrón de seguridad también aparecen como las más nombradas.

En cuanto a las aplicaciones, las tres dudas que más surgen tienen que ver con la instalación y configuración de aplicaciones, la configuración de cuentas de correo o chats para comunicarse y como pagar cuentas en el teléfono. Por lo mismo, Entel ha elaborado una lista de las preguntas más frecuentes y sus respuestas, las cuales puedes encontrar acá.

Pantallas grandes

Si bien no es complicado encontrar teléfonos con pantallas grandes en el día de hoy, dado que la industria tiende a favorecer a los formatos de varias pulgadas, es importante destacar que, sobre todo cuando se tienen problemas de vista, mientras más grande sea la pantalla, mejor.

Además, suele ser más fácil a la hora de escribir o presionar los íconos del teléfono, que sin duda es el proceso que posee la curva de aprendizaje más extensa: la interacción con la pantalla táctil.

Se recomienda equipos sobre las 5,5 pulgadas, aunque hoy las 6 pulgadas suelen ser el estándar sobre todo en equipos de gama alta. Dos cosas más para tener en cuenta: lo primero es recordar que tanto en Android como en iOS hay funciones para agrandar las letras e íconos en caso de que se necesite una ayuda visual mayor, y por eso también es importante que la pantalla sea bastante amplia.

También hay teléfonos que poseen un modo de configuración llamado “Modo fácil”, que reduce la cantidad de opciones en el equipo, agranda los íconos y depura la experiencia, sobre todo para cuando recién se está empezando a aprender a usar el equipo.

Baterías que duren

Una de las primeras diferencias que notarán los adultos mayores con su smartphone en relación a su antiguo celular con teclas es que la batería dura mucho menos. Y es algo normal: un equipo con pantalla a todo color, conexión constante a internet y funciones avanzadas como videollamadas, consume por defecto mucha más energía que un pequeño equipo hecho solo para llamar y usar de alarma.

Por eso, se recomienda que las baterías sean lo más grandes posibles. Hablamos de, al menos, unos 4.500 mAh para comenzar, lo que asegura un uso de al menos un día completo sin problemas. Mayores amperajes, combinados con un uso menos intenso del teléfono pueden llevar hasta los 2 días de uso. Pero lo importante acá evitar que se agote en algún momento, y lo que se debe hacer es instaurar la costumbre de cargarlo todos los días, aun cuando le quede batería. Esto, sobre todo considerando que las videollamadas consumen bastantes datos y ante cualquier emergencia, no queremos estar incomunicados así que la batería, en este caso, siempre es mejor que sobre a que falte.

Un procesador a medida

A la hora de elegir un equipo, es importante no gastar de más y saber precisamente qué tipo de uso se está adquiriendo. Los teléfonos de gama alta o premium, por ejemplo, poseen siempre los últimos procesadores de las diferentes marcas para mejorar el rendimiento en tareas intensas como videojuegos, multitasking, edición de fotos, videos y más.

Por lo mismo, considerando que un adulto mayor no necesita un teléfono para trabajar todo el día recibiendo correos, subiendo fotos a redes sociales o jugando, la compra de un teléfono de gama alta no se hace tan necesaria.

Para ello existen los equipos de gama media, que ofrecen una mejor relación precio-rendimiento. En Android, puedes reconocerlos por ser equipos Snapdragon de las líneas 600 o 700, mientras que en iPhone existen teléfonos como el iPhone XR o el SE, que son modelos más económicos, pero con el rendimiento necesario para un usuario que no debiese ser tan intenso como el de un joven digitalizado.

Configuración especial

Pensando en la diversidad de usuarios que utilizan sus plataformas, los teléfonos inteligentes hoy vienen con variadas opciones de accesibilidad que se encuentran dentro de la configuración del teléfono y que pueden ayudar a todo tipo de usuarios, sobre todo los adultos mayores.

Algunas de estas funciones incluyen modos de mayor contraste en la pantalla para resaltar textos, la posibilidad de aumentar el tamaño de íconos y textos, tanto en el menú como en las propias aplicaciones, junto con los sistemas de protección de vista que reducen los tonos fríos de las pantallas para no cansar la visión.

En los equipos Android, existe una función llamada “Modo Simple” o “Modo Fácil” dependiendo del fabricante que automáticamente convierte al teléfono en un equipo con íconos grandes, un teclado aumentado, textos más visibles y una reducción en la cantidad de opciones que se pueden acceder.

El iPhone, en cambio, no posee un botón que te permita hacer esos cambios, pero sí puede configurarse desde el menú de inicio para que quede muy parecido. En ese caso, se recomienda que un usuario más experimentado lo deje listo de antemano.

Equipos recomendados

Si quiere irse a la segura, Mauricio Dacaret recomienda tres teléfonos, todos por menos de 100 mil pesos, que pueden servir como el primer acercamiento al mundo de la conexión para la tercera edad.

El primero es el Huawei Y5 Neo, un teléfono con una pantalla táctil de 5,45 pulgadas, 16 GB de almacenamiento, batería de 3.000 mAh y cámaras tanto traseras como selfie. Se trata de un teléfono que cumple bien en el promedio, un dispositivo Android que está pensado para el acceso a Internet y principalmente el uso de aplicaciones como WhatsApp. Una alternativa muy económica si lo que se quiere es mantener la conectividad.

También nos recomienda el Motorola E6S cuya principal virtud es su pantalla de 6 pulgadas, lo que permite que no solo sea ideal para el uso básico sino que también permita ver de mejor manera contenido audiovisual como YouTube o Netflix. Además cuenta con una doble cámara para tobar mejores fotos y el Modo Simple de Android que sirve para simplificar el uso del teléfono.

Finalmente, por si se necesita contar con una alternativa más tradicional, por ejemplo, para hacer solo llamadas, está el OWN F1026, un equipo tipo almeja que tiene teclas físicas de gran tamaño y una tapa que impide que no se presione nada de manera accidental.

Comenta