Jóvenes, servicios y supermercados: Así se configura el gasto online de los chilenos

Supermercados al alza y restoranes a la baja: Un estudio de Banco Falabella revela cómo se ha comportado el gasto de los chilenos a través de plataformas en línea.




El avance del comercio electrónico en Chile ha ido en constante crecimiento durante la última década. La seguridad del proceso, la posibilidad de encontrar nuevas ofertas y la comodidad de recibir productos en tu casa, entre otros factores, han sido clave para un proceso de transformación que hasta el año pasado era bastante gradual.

Es cosa de ver la evolución de eventos como el CyberDay, creado precisamente para estimular las ventas en tiendas digitales. La primera vez que se realizó el evento el año 2011, se estimaron ventas de 15 millones de dólares y en el año 2019 la cifra ya había explotado hasta los 271 millones de dólares. Pero llegó la pandemia y lo cambió todo.

La evolución que hasta ahora había sido progresiva se transformó en explosiva por la necesidad de los negocios de seguir funcionando y de las personas de seguir adquiriendo bienes tanto de primera necesidad como los no tanto. Así es como el mismo evento pasó a tener en el año 2020 368 millones de dólares y el más reciente, realizado a fines de mayo pasado, se alzó con 640 millones. Una cifra que no solo se explica por la cantidad de ofertas, sino que porque los chilenos ya estamos comprando más en formato digital.

Una realidad que Banco Falabella quiso cuantificar mediante un estudio realizado con una muestra representativa de más de 2 millones de clientes que han usado tarjeta de crédito entre enero-junio de 2019 y el 2021, mostrando así el verdadero impacto de la pandemia tanto en nuestros hábitos de compra como en los sectores que mejor se han adaptado.

Tiempo de juventud

Para Matías Aranguren, Gerente de Productos Bancarios de Banco Falabella, la explosión de las compras online se debe a una gran cantidad de factores impulsados, precisamente, por la pandemia. “Todo comenzó a responder a una necesidad del cliente que iba de la mano con nuestra visión como banco: ser una entidad digital con presencia física y no al revés”. De allí, dice Aranguren, surgieron iniciativas como el proceso de apertura de cuentas 100% digital que no solo mantuvieron el funcionamiento del banco a pesar del cierre de sucursales, sino que además invitó a sumarse de mayor manera al público joven.

El grupo entre 18 y 35 años fue el que más aumentó su gasto con relación al 2019, antes de la pandemia y del boom digital. Este grupo no solo aumentó más su gasto en total en un 51%, sino que además al referirnos exclusivamente a los canales web, el aumento fue de un 174%. Esto se debe principalmente a la mayor cantidad de oferta de locales nacionales, ofreciendo servicios con pago en la web, pero también al consumo de otros bienes como tiendas del extranjero o los servicios de suscripción digital.

De hecho, un estudio de la Cámara de Comercio de Santiago señala que, durante el 2020, el crecimiento del streaming de video fue de un 31%, siendo superado solo por la Educación Online, que aumentó un 39%.

En el otro lado de la moneda están los mayores de 60 años, quienes, si bien aumentaron su gasto online en un 80%, su gasto en total se redujo en un 14%, lo que indica la cautela de este segmento en cuanto al consumo en pandemia.

Cambiar para subsistir

El cambio en la conducta de consumo de los chilenos, especialmente en los jóvenes, también terminó mostrando qué sectores estaban más preparados para un sistema digital y cuáles no. Y en el caso del estudio de Banco Falabella, quienes más sintieron el aumento del comercio digital en Chile fueron los supermercados, donde al principio por motivos sanitarios y luego por comodidad, los clientes migraron gran parte de su gasto.

En concreto, el gasto online en supermercados creció un 421% el primer semestre de este año con respecto al de 2019, mientras que, en los canales físicos, fue solo un 2%. Esto permitió que el sector lograra obtener un crecimiento global de un 16% considerando los gastos totales.

“En este caso el canal digital compensó de buena manera el leve crecimiento del físico, pero teniendo que adaptarse a través de servicios de delivery, tanto tercerizados como propios”, dice Aranguren.

Los sectores de entretención, tiendas por departamento y mejoramiento del hogar también lograron compensar las ventas de sus canales presenciales, creciendo un 66%, 123% y 176% respectivamente.

Sin embargo, el rubro de los restaurantes fue el que más se vio complicado por el traspaso al usuario digital. El sector alcanzó una caída de 60% en el canal presencial y si bien su crecimiento en el canal online fue de un 762%, esto no alcanzó a compensar la baja del canal físico, dejando una caída total de un 44%.

De todas formas, el comercio digital seguirá siendo cada vez más importante: la proyección de la CCS para el 2021 es de 11.592 millones de dólares, un 20% más de lo que se hizo el año pasado.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.