El origen western de Boba Fett

George Lucas siempre tuvo en el tintero la creación de un personaje que concretase las ideas que tuvo para Darth Vader en los borradores iniciales del guión de la película original.


Durante la realización del segundo borrador de “El Imperio Contraataca”, George Lucas volvió a una idea que tenía pendiente desde la película original: la inclusión de varios mercenarios, nutriéndose de la tradición del cine del Viejo Oeste. Y el personaje central de ese grupo obviamente era Boba Fett.

Cuando escribía los primeros guiones de Star Wars, quería desarrollar un personaje esencialmente malvado que fuera aterrador. Darth Vader empezó como una especie de cazarrecompensas intergaláctico y evolucionó hasta ser un caballero más grotesco, mientras me adentraba más en los caballeros y los códigos de todo eso. El personaje de Boba Fett es realmente una versión primeriza de Darth Vader. También se parece mucho al hombre sin nombre de los westerns de Sergio Leone”, explicó George Lucas sobre la creación del personaje.

El mercenario originalmente sería llamado Príncipe Valorum, quien en un borrador inicial de Star Wars era un sith que era enviado por Darth Vader a perseguir a los héroes. Pero Fett también fue el heredero de la idea de Lucas de un súpersoldado de asalto.

Ralph McQuarrie creó los primeros bocetos del personaje en 1977, pero ya en 1978 - a partir del trabajo junto a Joe Johnston y George Lucas - fue reconvertido en un mercenario casi completamente diseñado.

Dicho trabajo también se hizo con premura, ya que George Lucas decidió presentarlo por primera vez en el especial navideño que se presentó a fines de 1978 en televisión y que es considerado como uno de los peores subproductos de Star Wars. También en la juguetera Kenner querían el diseño, pues buscaban preparar el camino para promocionar el estreno de “El Imperio Contraataca”.

Pero pese a lo anterior, el diseño de Boba Fett terminó definiendo a su condición cautivadora, ya que con solo pocos segundos en pantalla, logra robarse la atención.

Más aún, los breves detalles que se dan sobre figura, permiten que las personas se creen una idea en la cabeza: este mercenario realmente es el más peligroso de este “viejo oeste galáctico”.

Puede que esté el hecho de que Vader no lo subestime, su afición por las desintegraciones o que sea tan listo que anticipa la jugada de Han Solo con el Millenium Falcon, pero en “El Imperio Contraataca” lograron conjugar todo el misterio que requería un personaje de su tipo. Y clave son sus raíces western.

Claro, está claro que su desenlace en “El Retorno del Jedi” es decepcionante, y muchos lo tilden más como una figura de acción muy bonita en vez de un personaje desarrollado, pero cuando lo presentan por primera vez, no hay nada que nos haga dudar de que este tipo es el peligro público máximo. Y esa fue la gran gracia de Boba Fett hace 40 años.

Comenta