Review | Minecraft Dungeons: Un juego que se aleja del espíritu de la saga

Un action RPG que no permite destruir ni construir estructuras, y que nos lleva a recorrer mazmorras repletas de enemigos.


Minecraft es el título más vendido en la historia de los videojuegos, con más de 200 millones de copias vendidas, y con millones de jugadores cada mes, por esto no resulta extraño que a pesar de los años, siga recibiendo nuevo contenido, versiones o spin-offs. En este último tópico es donde se ubica Minecraft Dungeons, un juego que deja a un lado la construcción, por la exploración de calabozos, todo con la estética que tanto caracteriza a la saga.

Minecraft Dungeons sacrifica la libertad que entrega el juego original por un gameplay más estructurado, con niveles bien definidos, y que a ratos se sienten bastante lineales, pero que de todas formas nos entregan la opción -y libertad- de explorarlos por completos, aunque en ocasiones sin las recompensas suficientes que motiven a pasar un mayor tiempo en cada nivel.

Para explorar los diferentes calabozos que nos presenta el juego, es que en el caso de PC, donde tuvimos la oportunidad de probar el título, se usa principalmente el mouse, con el cual debemos ir dando click a todos los enemigos que van apareciendo en nuestra pantalla, todo con una jugabilidad muy similar a lo que es Diablo.

De esta forma es que podemos juntar varias oleadas de enemigos para luego acabarlos con algún ataque especial, o ir acabando con ellos poco a poco. Como sea, el espacio para maniobrar, nunca será tanto por lo que la mayoría del tiempo tendrás que ir pegando y retrocediendo hasta acabar con todos -si juegas algún moba, como League of Legends, sin duda no tendrás problemas para esto y estarás más que acostumbrado a esta acción-.

Para sustentar esta exploración, es que el juego nos plantea una historia, bastante sencilla, que cumple con la función de mantener unida la trama, los diferentes niveles, pero que en ningún momento se ve como el foco del título, ni lo que nos mantendrá jugando por horas y horas. Esta plantea que un aldeano rechazado obtiene un poder con el cual comienza a tomar el control de diferentes pueblos y a vengarse de quienes lo habían rechazado con anterioridad. Ante esto, es que nosotros un héroe, llegamos para restaurar el orden, y acabar con los malos.

En cada nivel mientras vamos explorando vamos enfrentando a una gran cantidad de enemigos la mayoría ya conocidos en el mundo de Minecraft, como arañas, esqueletos, y creepers, los cuales aunque individualmente no representan una dificultad mayor, cuando colman la pantalla, pueden resultar en todo un desafío. En la misma línea es que cada nivel tendrá jefes especiales contra los cuales deberemos luchar, y que le da un plus a cada uno de los lugares que exploraremos.

Como todo juego de exploración de calabozos, sin duda el elemento principal es el equipo que vamos encontrando en cada una de las mazmorras a recorrer, y que en esta ocasión puede ser equipamiento de tres posibles categorías: armas cuerpo a cuerpo, armaduras y armas a distancia, que pueden ser arcos o ballestas.

Aunque las armas no son tan variadas, lo que nos permite personalizar a nuestro personaje es que cada una e estas puede tener habilidades especiales, las cuales desbloqueamos al subir a nuestro personaje de nivel, es así como aunque tengamos dos espadas iguales, puede que las habilidades sean diferentes y podamos escoger por la que más nos acomode.

Junto con este equipamiento, es que hay tres slots para artefactos, los cuales pueden servir para el combate, salvarnos de la muerte, o permitirnos avanzar rápido por los niveles. Es así, como cada personaje en total tiene 6 slots para su equipo, permitiendo enfrentar el juego como queramos, sin mayor complicación o tener que estar que preocupándose de stats o clases.

Todo lo anterior hace que Minecraft Dungeons, sea un juego bastante simple y atractivo, que divierte bastante, pero que se vuelve un tanto repetitivo, y es que un punto fundamental es que este fue pensado para ser jugado con otras personas, el poder explorar en conjunto, pudiendo revivir a los caídos o compartiendo las recompensas obtenidas. Es así como lo que puede ser una gran aventura junto con otros amigos, pierde mucha de su fuerza en el single player.

Finalmente uno de los puntos más atractivos con los que cuenta este juego son sus gráficos, y es que cada escenario, enemigo o personaje con el que nos encontramos, luce bastante bien -para estar formado de cubos- la iluminación y los diferentes elementos que componen los escenarios también, y hacen que la aventura sea bastante agradable a la vista.

En conclusión, Minecraft Dungeons, es un juego que se aleja bastante de lo que acostumbra la franquicia, la dualidad entre destrucción/creación, la libertad para el jugador, no son elementos que están presentes en este título, pero si lo que buscas es pasar un rato con amigos en algunas mazmorras acabando creepers y obteniendo ítems, este juego sin duda es una buena opción, y es que aburrido no se vuelve, incluso tras repetir una que otra etapa.

Comenta