Chevrolet Corvair, el particular auto que traía ‘cuna’ incluida en 1960

Calentito, junto al motor y sus vibraciones, era el lugar ideal para que durmiera una guagua. Eso al menos creían en Chevrolet hace seis décadas.




En marzo de 2017 entró en vigencia en el país la modificación a la Ley de Tránsito 18.290 que estableció como infracción gravísima trasladar en vehículo a un menor de nueve años sin sistema de retención infantil (sillas o alzadores, según corresponda). La nueva norma establece que, junto con la multa pecuniaria que va entre 1,5 y 3 UTM ($ 75 mil a $ 150 mil), el conductor también será sancionado con la suspensión de su licencia. Todo este cambio vino como consecuencia de estudios internacionales que evidenciaban que los accidentes de tránsito se habían convertido en la primera causa de muerte en niños. ¿Te imaginas entonces un auto que se promocione con una especie de cuna y sin ningún tipo de retención? Existió, pero hace muchos años y era un Chevrolet.

En concreto se trató de un modelo que tuvo corta existencia: el Chevrolet Corvair. Este modelo de General Motors nació en 1959 como una respuesta a los vehículos compactos alemanes que estaban conquistando mercado en Norteamérica. El Corvair era vendido en carrocerías sedán, descapotable y coupé, y se trató de un coche de motor de seis cilindros opuestos, dispuesto en el último tramo del chasis.

Al tratarse de un compacto, la idea que GM quiso plasmar -según detalla GM Authority-era la de que el Corvair maximizaba el espacio interior. Esta publicidad de 1960 muestra que “los problemas de espacio tienen múltiples soluciones”.

Hay más. Porque Chevrolet decía que “un bebé con calor es uno feliz”. Además, la transmisión automática del Corvair permitía llevar las manos libres, una para acariciar la guagua y “otra para mantener seguro el volante”.

El Chevrolet Corvair terminó haciéndose más conocido por aparecer en un capítulo del libro Unsafe at any Speed que por su practicidad. En la obra firmada por Ralph Nader se ponía en entredicho el diseño del Corvair por ser un auto de motor trasero con suspensión de ejes oscilantes. Pero ese es otro tema...

Por supuesto, esta idea de transportar niños está totalmente alejada de los estándares actuales en seguridad vial. Hace algún tiempo te contamos por qué resulta tan importante seguir los patrones establecidos por fabricantes para trasladar menores, incluidos los de orientación de las sillas.

Comenta