DFSK 500 Active: una apuesta urbana a un precio más accesible

El SUV de entrada a la marca ofrece una imagen moderna y un andar enfocado que no requiere mayores exigencias.




El segmento de los SUV creció con enorme fuerza este año. Decenas de modelos conforman una oferta muy nutrida y generosa, pasando desde los crossover más compactos a los familiares con tres filas de asientos. Y precios para distintos bolsillos.

La marca DFSK, representada en Chile por el grupo Inchcape, había entrado al mercado precisamente con modelos grandes, para siete pasajeros y esta temporada sumó una alternativa más pequeña, el DFSK 500 Active, un SUV que está entre el límite de los compactos y los medianos, que tiene como gran plus el precio: entre $ 10.990.000 (versión Comfort) y $ 11.990.000 (Luxury).

Hoy son pocos los modelos a estos valores. En el último año, los costos se elevaron y la oferta con vehículos más accesibles a los usuarios se acotó. Por eso este DFSK 500 Active asoma como una opción interesante para quienes buscan su primer vehículo o que necesitan más espacio que en un hatchback debido a que la familia creció.

Para conocer los detalles de este vehículo, lo manejamos por unos días. Y la sensación es que, si bien permite a las personas acercarse a un cero kilómetro con buen diseño, tiene una serie de detalles que hubiesen pasado más desapercibidos hace un par de años.

Obviamente la comparación debe estar con modelos de su segmento, contra los JAC JS2, Chevrolet Groove o MG ZS, entre otros. Y en esa batalla es donde se siente un poco a distancia, tanto por dinamismo como por equipamiento.

Pero vamos analizando por partes este modelo. A nivel de diseño, es bastante similar a lo que ya se ofrece en el segmento, quedando como lo más destacado el frontal con una parrilla amplia que le imprime personalidad, junto a grandes grupos ópticos. En la parte baja, una barra horizontal cromada (roja cuando la carrocería es blanca) cruza de extremo a extremo insertándose en tomas de aire falsas, generando otro detalle identificatorio. Eso sí, no cuenta con luces día ni tecnología LED.

Por el costado, la clásica línea ascendente de los SUV se replica, lo mismo que el detalle del pilar C oscurecido que entrega la sensación de techo flotante, el cual ya hemos visto en varios modelos. Donde sí nos hubiese gustado un poco más de diferenciación es en las llantas, que son bastante simples y que no aportan mucho a este look juvenil y más moderno que entrega en líneas generales.

Por último, en la zaga vemos una pieza amplía, con un gran portalón que incluye los grupos ópticos. Es una zona bastante limpia, solo con el nombre de la marca en un tamaño correcto, sin exagerar. En la parte baja se mantiene esa pulcritud y no se incluyen salidas de escape falsas para potenciar una imagen más deportiva.

En el interior se extiende ese estilo más simple, sin llenar de botones ni cosas que a veces estorban más que aportan.

Cuenta con asientos cómodos de ecocuero con pespuntes rojos, que mantienen bien la posición del cuerpo, hay buena visibilidad en todos los ángulos y se aprecian detalles como el volante más deportivo achatado en la parte inferior, salidas de aire que asemejan las turbinas de un avión (como los Mercedes-Benz) y terminaciones correctas, aunque los materiales no sean de la mejor calidad, de hecho, son plásticos duros los que componen buena parte de la consola.

La conectividad es otro punto que queda un poco al debe. La pantalla flotante táctil que está sobre el panel central es de 7′' tiene gráficas algo anticuadas y además no se puede enlazar a los sistemas operativos de Apple CarPlay ni Android Auto. Para unir el celular se debe descargar una App que permite que la pantalla actúe como espejo, pero es poco intuitiva esa opción. Eso sí, tiene bluetooth y con eso podemos hablar y escuchar nuestra música.

El tablero de instrumentos también es muy simple, pero que responde también al precio cercano a los 12 millones que tiene nuestra unidad de prueba.

Con relojes análogos por el costado, deja en el centro un pequeño clúster digital que entrega información del vehículo (kilómetros recorridos, autonomía, rendimiento y presión de neumáticos), pero es muy básico y actualmente son muchos los competidores que ofrecen visualizaciones más modernas.

Un manejo urbano sin mayor dinamismo

Llegó el momento de salir con el DFSK 500 Active. Nuestra unidad de prueba es la Luxury, pero se diferencia solo por equipamiento con la Comfort. A nivel de motorización es el mismo 1.5 litros que desarrolla 114 Hp con un par de 117, asociado a una caja manual de cinco marchas.

Como les comentábamos más arriba, este modelo de entrada a la marca está entre los compactos y los medianos. Mide 4.385 mm de largo y tiene una distancia entre ejes de 2.655 mm, lo que en el papel indica mayor espacio interior.

Eso se confirma cuando estamos en las plazas traseras. Buena habitabilidad y piso casi plano permiten buen espacio para las piernas y suficiente lugar para tres adultos. Eso sí, la amplitud que permite la buena distancia entre ejes se enfocó en la cabina, pues el maletero es algo pequeño para un vehículo de estas dimensiones, con poco menos de 320 litros.

En el andar tenemos que considerar bien el segmento en el que está inmerso. Es un producto de entrada, con un precio medianamente accesible, por lo que no podemos ser tan críticos con el dinamismo o con lo que uno espera en su comportamiento.

Eso no quita que comentemos las sensaciones que nos deja. Y lo principal es que notamos un motor algo pequeño, con escasa fuerza y poca agilidad. El torque no es alto y eso tampoco ayuda a movimientos repentinos.

Entonces, lo que nos entrega es una salida suave, pero sin mayor explosión, por lo que en cruces de calles donde debamos salir rápido, mejor estar consciente de que será un poco más lento. Los adelantamientos también hay que verlos con anticipación.

La caja manual, eso sí, apoya un poco y permite generar una buena relación con el motor, que como dijimos es demasiado progresivo con la entrega de fuerza que se envía al eje delantero.

En cuanto a la puesta en piso, tenemos un vehículo que va estable, que busca priorizar la comodidad de los ocupantes, aunque la aislación no sea la mejor. En ese sentido, la suspensión es muy suave, evita traspasar al habitáculo los problemas del camino y cuando pasamos por lomos de toro o nos caemos a algún hoyo, no es tan seco el golpe como en otros modelos.

De todas maneras, lo mejor es manejar de manera suave, acostumbrarse a lo largo del motor y priorizar de esta forma el consumo de gasolina, que en nuestra prueba urbana estuvo más cerca de los 10 km/l.

Respecto del chasis, al entrar en curvas se siente un balanceo traspaso de peso, pero no es exagerado ni provoca temores (tampoco fuimos a velocidades sobre lo permitido). La dirección es bastante asistida y entrega poco tacto de lo que pasa en el pavimento, pero a su vez es mucho más cómoda en la ciudad y cuando necesitamos estacionar. El sistema de frenado también es bastante correcto.

Por último, queremos mencionar el tema de seguridad. En este punto, es bastante humilde el equipamiento, cumple con lo que exige de serie la normativa, con dos airbags, frenos ABS con EBD y control de estabilidad, además de frenos de disco en las cuatro ruedas, lo que es positivo, pero no marca diferencia con otros modelos y queda atrás en varios puntos.

En consecuencia, el DFSK 500 Active es una alternativa más accesible a un SUV cero kilómetro de buen tamaño, con un look juvenil, pero se debe estar consciente que está enfocado a un uso urbano, con un manejo tranquilo y al que no se le debe exigir mayor dinamismo. Pero tiene buen espacio, es cómodo y medianamente confortable, aunque a nivel de seguridad nos gustaría que este modelo, al igual que todas las marcas, empezaran a desligarse de lo que deben cumplir por norma.

Ficha Técnica

DFSK 500 Active, versión Luxury

  • Motor: 1.5 litros
  • Potencia: 114 Hp
  • Torque: 147 Nm
  • Caja: MT5 velocidade2
  • Tracción: 4x2
  • Largo x ancho x alto (mm): 4.385 mm x 1.850 mm x 1.645 mm
  • Llantas: aleación de 16′'
  • Consumo mixto homologado: 13,7 km/l
  • Pantalla: 7‘’ (sin Apple CarPlay ni Android Auto)
  • Airbags: 2
  • Precio: $ 11.990.000

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

A mediados del siglo XVI, los tejedores de Nimes en Francia, intentaron replicar un tejido italiano llamado Gene, y aunque fallaron, lograron desarrollar una tela única y resistente, que se ha convertido en una prenda indispensable en los closets del mundo.