Honda refuerza su gama de estilo retro con las nuevas CB650R y CB1000R

2019 CB650R

La marca nipona fortalece la serie Neo Sport Retro con modelos de media y alta cilindrada.




El segmento de las motos vive su mejor momento en Chile. Con ventas históricas que superan en más 80% las ventas de años anteriores, las marcas sacan cuentas alegres y aprovechan para fortalecer segmentos más específicos que permitan establecer una propuesta completa para los usuarios.

Tal es el caso de Honda. La división de motos de la marca nipona, que tiene el 25% del market share local, hace unos días renovó la NC750X, sumándose a los destapes que había hecho este año de la X Blade 160, la Dio, la CRF300L, la Navi y la Gold Wing. Pero esas develaciones no eran lo único que tenía contemplado la compañía del ala dorada para esta temporada.

Ahora fue el turno de la familia Neo Sport Retro con los estrenos de la renovada CB1000R y la nueva CB650R. Cabe señalar que esta gama surge inspirada en los modelos que utilizaban los motociclistas en Inglaterra a mediados del siglo pasado y que se reunían en el Ace Café London, donde se le empezó a conocer al movimiento como Café Racer.

La serie Neo Sport Retro como tal nace en 2018 y se caracteriza por entregar los detalles de artesanía japonesa, evocando precisamente los modelos de los años 50, lo que se refleja precisamente en los dos nuevos modelos de media y alta cilindrada que extienden una larga tradición de la familia CB con motores de cuatro cilindros (la primera CB apareció en 1959).

La esperada CB650R

La Honda CB650R es un modelo totalmente nuevo para nuestro mercado. Presentada a nivel global hace dos años, destaca por su diseño retro con toques modernos, incorporando además lo último en tecnología. Llega a un precio de $ 8.990.000.

Se trata de un modelo en el que destaca el foco circular que arroja un haz de color azul. Ahora cuenta también con una toma USB bajo el asiento para cargar un dispositivo. En tanto el panel del instrumento es una pantalla LCD, que incluye indicador de marcha seleccionada y subida de marcha.

2019 CB650R

Otro detalle es un aumento del ángulo del manillar en 3º más, hasta 35º. Este ajuste facilita los giros cerrados y en U a baja velocidad.

En cuanto a especificaciones, dispone de un embrague asistido/anti-rebote que facilita subir marchas y también gestiona los bloqueos de rueda trasera en frenadas fuertes y reducciones rápidas. Además, dispone de Control de Par Seleccionable Honda (HSTC) para controlar la tracción de la rueda trasera; puede desactivarse si el conductor lo desea.

2019 CB650R

A nivel motriz cuenta con un bloque de 649 cc de 16 válvulas ajustado para ofrecer un andar potente y agradable. Alcanza una potencia máxima de 94 Hp a 12.000rpm, con un par máximo de 63 Nm entregado a 9.500rpm. El consumo de gasolina es de 20km/l y proporciona una autonomía de más de 300 km con su depósito de 15 litros.

2019 CB650R

“La CB650R es una motocicleta muy esperada por muchos. Estamos convencidos será la preferida para todos aquellos que desean aumentar de cilindrada y buscan plasmar su estilo personal y único en las grandes urbes y que además permitirá disfrutar de sus altas prestaciones y performance en las autopistas nacionales”, indica José Ignacio Zenteno, Vocero de Honda Motos Chile, quien señaló que esperan vender 30 unidades anuales.

El buque insignia

El segundo modelo que se presentó fue la CB1000R. Se trata de una renovación completa de la que se vendía en el país y arriba a un precio de $ 11.990.000.

En el diseño se aprecia una imagen más agresiva, encorvada hacia adelante y diagonalmente hacia abajo alrededor del motor, resaltando el foco redondo que ahora se asienta en un bisel de estilo lágrima y los protectores de aluminio del radiador más compactos e inclinados en la dirección de marcha.

El subchasis de aluminio también se rediseñó. Ahora en un acabado color aluminio, realza el minimalismo de la parte trasera que se confirma con el soporte de la patente también más pequeño.

En equipamiento dispone de una pantalla TFT de alta visibilidad de 5 pulgadas a color, que ofrece cuatro tipos de diseño de pantalla para la velocidad/rpm, así como un indicador de bencina/consumo, selección de modo de conducción/parámetros del motor e indicador de cuándo subir marcha. La gestión se realiza mediante los botones de la parte izquierda del manillar.

Los intermitentes traseros disponen de una función de Señal de Frenada de Emergencia (ESS). En una frenada enérgica, las luces de emergencia destellan para avisar a otros usuarios de la carretera de que se está realizando una frenada fuerte. Los intermitentes también son auto cancelables; en lugar de utilizar un simple temporizador, el sistema compara la diferencia de velocidad entre la rueda delantera y la trasera y calcula cuando cancelar los intermitentes según la situación.

En cuanto al motor, se mueve por bloque de 998 cc y cuatro cilindros en línea que proporciona 143 Hp a 10.500 rpm con un par de 104 Nm a 8.250 rpm. El consumo es de 17 km/l.

Entre los elementos que le entregan diferenciación, se cuenta el acelerador electrónico Throttle By Wire (TBW) que le permite al conductor mayor control sobre el motor mediante tres modos de conducción por defecto más un modo USER, gestionado desde la parte izquierda del manillar y la pantalla TFT.

También tiene tres niveles de Potencia de Motor (P), Freno Motor (EB) y Control de Par Seleccionable Honda (HSTC); el HSTC también puede desactivarse. Los modos de conducción ofrecen diferentes combinaciones de cada parámetro.

En cuanto al sistema de frenado, en la parte delantera tiene dos pinzas que muerden discos flotantes de 310mm, complementados con una pinza de dos pistones y un disco de 256mm en la parte trasera y un ABS de 2 canales.

La horquilla delantera ajustable es una unidad Showa de función separada. Contiene toda la función de amortiguación en una de las barras y en la otra el muelle, reduciendo el peso y ofreciendo docilidad, confort y control en un amplio rango de condiciones de conducción. El amortiguador trasero Showa es ajustable en precarga de muelle y en extensión.

“La CB1000R encarna el espíritu Neo Sport Café que Honda ha infundido a sus naked deportivas con una imagen impactante, con importantes cambios en el interior de su motor para hacer frente a la Euro5 y suavizar su respuesta, y ajustes en la electrónica”, precisó Zenteno sobre el buque insignia de esta familia de modelos de estilo más clásico, del cual esperan comercializar 15 unidades anuales.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.