Opel Mokka: el más chico de los alemanes debuta bien cargado a la seguridad

El modelo europeo aterriza en el país en cuatro versiones, con motorizaciones bencinera 1.2 litros turbo y turbodiésel 1.5 litros. Precios desde $ 17.590.000.




Este viernes Opel presentó en el país la segunda generación del Mokka, su SUV más pequeño y que comparte plataforma y motorizaciones con el Peugeot 2008 (en Chile desde abril). El nuevo Mokka, que se fabrica en la planta Stellantis de Poissy, en Francia, estará disponible en cortes de equipamiento Elegance y GS Line, con motores turbo bencinero -el PureTech de 130 caballos- o diésel, el 1.5 HDI de 110 Hp.

Construido sobre la arquitectura EMP1 de la ex PSA, el Mokka es un SUV compacto que mide 4.151 mm de largo, 1.986 mm de ancho (contando espejos) y 1.523 mm de alto, con un intereje de 2.557 mm. Tiene un maletero con capacidad para 350 litros. La carrocería del último integrante de Opel en el país, destaca de inmediato por el lenguaje de Opel Vizor visto anteriormente en su hermano mayor Crossland y en el buque insignia de los autos y hermano, además, del Peugeot 308, el conocido Astra. Por dentro, la firma de Rüsselsheim aplicó el patrón que denomina Pure Panel, centrado en el conductor, que se percibe como un tablero de una sola pieza. Destaca un habitáculo donde se elimina la palanca de cambios para dejar en su lugar un pequeño switch (en modelos automáticos), que la marca llama E-Toggle.

En materia mecánica, Opel dispondrá en el mercado local de dos motorizaciones. Se trata del motor bencinero turbo PureTech 1.2 de tres cilindros, trabajado a 130 caballos y 230 Nm desde 1.750 rpm y del propulsor turbodiésel 1.5 litros que entrega 110 Hp y 250 Nm a idéntico piso de revoluciones que su par gasolinero. Mientras el primer bloque se puede encontrar con transmisiones manual de seis marchas o automática de ocho, el Mokka diésel solo estará con la caja manual. En ciclo mixto, tanto la combinación bencina MT como bencina AT rinde 20,8 km/l. Por su parte, el 1.5 HDi manual avanza a 25,7 km/l.

Faros Matrix de la versión tope GS Line.

En equipamiento, desde el corte Elegance de base, el Mokka integra climatizador, control crucero y limitador de velocidad, retrovisor electrocromático, panel de instrumentos de 7″, pantalla central táctil también de 7″ con Apple CarPlay y Android Auto, volante forrado en cuero con ajuste de profundidad y altura, llantas de aleación bitono de 17″, retrovisores exteriores calefaccionados, luces delanteras, traseras, neblineros y DRL de tipo LED, techo negro y acceso sin llave. La versión tope GS Line -solo disponible con el 1.2 PureTech y la caja automática de ocho marchas- añade butacas delanteras con calefacción, control crucero adaptativo, llantas negras de 17″ y luces delanteras Matrix (adaptativas según se necesite luminosidad, sin entorpecer a los demás usuarios de la vía) .

Finalmente, en tema seguridad la oferta de base es muy solvente: hay seis airbags, controles de tracción y estabilidad, monitoreo de subinflado de neumáticos, cámara de retroceso, alerta de fatiga del conductor, frenado de emergencia autónomo con reconocimiento de peatones, asistente de carril y reconocimiento de señales de tránsito. El GS Line suma sensor de punto ciego y sensor trasero.

Los precios de lista del Opel Mokka, son los siguientes:

  • Opel Mokka Elegance 1.2 MT6 130: $ 17.590.000
  • Opel Mokka Elegance 1.2 AT8 130: $ 19.090.000
  • Opel Mokka Elegance 1.5 Diésel MT6 110: $ 19.390.000
  • Opel Mokka GS Line 1.2 AT8 130: $ 20.590.000

Ver Test Drive: Opel Mokka: el rey le saca brillo a su doble corona

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Este miércoles -al mediodía- debutó la marca sueca en Chile y con ello en Sudamérica. El primer local que se abrió en Open Plaza Kennedy, comuna de Las Condes, y cuenta con un aforo de 2.550 personas.