Rusia quiere exigir dispositivo que impida encender el motor si el conductor bebió alcohol

Ministerio de Industria y Comercio del país euroasiático busca implementar en 2021 la medida para bajar la cantidad de accidentes.




Una medida extrema. Debido a la alta cantidad de accidentes de tránsito relacionados con la ingesta de alcohol, en Rusia plantean una medida radical que busca llevar al mínimo la siniestralidad por este motivo. En cifras, en Rusia uno de cada diez accidentes de tráfico tienen como actor a un conductor en estado de ebriedad, y en uno de cada cuatro de esos accidentes con una persona ebria hay un fallecido.

Para atacar este problema, el Ministerio de Industria y Comercio de Rusia quiere hacer exigible en 2021 el uso masivo de alcoholímetros, dispositivos que bloquean el encendido del motor cuando reconocen presencia de alcohol en la respiración de los conductores, según indicó el diario Kommersant. El medio agregó que el organismo estatal “promoverá la instalación de estos dispositivos entre los productores de vehículos”, indica el periódico sobre una iniciativa que también cuenta con el apoyo de la policía rusa.

Cabe recordar que en 2019 la Comisión Europea acordó aprobar la incorporación obligatoria en 2022 de sistemas de seguridad en los vehículos nuevos. Entre ellos se encuentran los bloqueos de arranque por alcohol.

Para el vicepresidente del grupo del Partido Liberal Democrático de Rusia, Yaroslav Nílov, la iniciativa es "sensata", pero como precisa el sitio Sputnik, es necesaria "prepararla de modo que sea imposible evitar ese sistema de bloqueo".

Eso sí, su implementación no será sencilla, pues como indica el senador ruso Serguéi Kaláshnikov, "la iniciativa puede encajar en nuestra sociedad, pero habrá cuestiones relativas a su implementación, ya que hay numerosos productos de limpieza para autos que contienen etanol. En nuestro país esos líquidos llevan alcohol, y no está claro cómo afectará su uso al funcionamiento del bloqueo de arranque", dijo.

Pero no todos están de acuerdo con la obligatoriedad de estos dispositivos. Andréi Ionin, un analista de la asociación Transporte digital y logística, comentó en el sitio Sputnik que “el uso obligatorio de bloqueos de arranque por alcohol no va a ser una solución eficaz y justa del problema de los ebrios al volante, sino se convertirá en un gasto insensato y considerable para todos los automovilistas ejemplares. Nadie puede obligar a una persona a justificar en contra de sí misma, y sin una decisión judicial correspondiente no se puede limitar el derecho a usar su propiedad, en este caso el auto. La instalación obligatoria del bloqueo de arranque por cuenta de conductor viola los derechos constitucionales”, subrayó.

Comenta