Secretario general de la ONU aborda dichos de Bolsonaro contra Bachelet y solidariza con ella

La cumbre de Polonia afronta el reto de frenar el calentamiento global

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, en la apertura de la COP24. Foto: EFE

De acuerdo al portavoz de António Guterres, Stéphane Dujarric, la autoridad siente una "inmensa admiración" por expresidenta de Chile, tanto por su trabajo como Alta Comisionada de Naciones Unidas como por "el valor que ha demostrado a lo largo de su vida para luchar por los derechos humanos, tanto profesional como personalmente". 




El secretario general de la ONU, António Guterres, defendió este lunes a la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, tras los ataques lanzados contra ella por el presidente brasileño, Jair Bolsonaro.  

"El secretario general se solidariza totalmente con ella", dijo su portavoz, Stéphane Dujarric, al ser consultado sobre el tema.

Dujarric aseguró que Guterres siente una "inmensa admiración" por expresidenta de Chile, tanto por su trabajo como Alta Comisionada de Naciones Unidas como por "el valor que ha demostrado a lo largo de su vida para luchar por los derechos humanos, tanto profesional como personalmente". 

La pasada semana, el mandatario brasileño arremetió contra la autoridad, a quien atacó incluso por el lado personal en respuesta a comentarios que la responsable de la ONU había hecho sobre la situación de los derechos humanos en Brasil.

Bolsonaro acusó a la exmandataria de "entrometerse los asuntos internos y la soberanía" del país y además se refirió a su fallecido padre, el general de la Fuerza Aérea Alberto Bachelet. "Señora Michelle Bachelet: Si no fuera por el personal de (Augusto) Pinochet, que derrotó a la izquierda en 1973, entre ellos a su padre, hoy Chile sería una Cuba", añadió el jefe de Estado.

Y agregó que, "parece que la gente que no tiene nada que hacer, como Michelle Bachelet, va para la silla de derechos humanos de la ONU".

Las declaraciones del titular del Palacio do Planalto llegaron después de que la jefa de Derechos Humanos de Naciones Unidas denunciase el aumento de los asesinatos cometidos por agentes de Policía en Brasil y llamase la atención sobre "discursos que legitiman las ejecuciones extrajudiciales y la ausencia de rendición de cuentas". 

Desde Ginebra, la autoridad indicó que, "el espacio democrático en Brasil se está reduciendo, la violencia policial está aumentando, las disculpas de la dictadura refuerzan el sentido de impunidad y los defensores de los derechos humanos están bajo amenaza".

Comenta