Vacunas: La campaña lanzada en Reino Unido pone a prueba la red de suministro mundial

Foto: AFP

Los envíos desde Bélgica a Gran Bretaña ofrecen un ejemplo para el desafío de distribución global que se avecina.




Las vacunas contra el Covid-19 que los ciudadanos británicos comenzaron a recibir el martes habían estado almacenadas apenas unos días antes en congeladores ultrafríos al otro lado del Canal de la Mancha. Cuando el miércoles pasado el gobierno británico autorizó provisionalmente el uso de la vacuna, puso en marcha una prueba logística que definirá la próxima etapa de cómo el mundo afrontará la entrega de las vacunas.

Los trabajadores de la planta de Pfizer en Puurs, Bélgica, cargaron miles de viales del líquido -almacenados a casi -70 grados Celsius- en contenedores de envío hechos a medida, protegidos térmicamente y envueltos con hielo seco. El cargamento fue puesto en camiones sin nombre, los que cruzaron 200 kilómetros hasta la costa francesa y aceleraron en tren bajo el Canal de la Mancha. El jueves por la noche, tres camiones se dirigieron a través de Reino Unido y un cuarto cruzó el Mar de Irlanda.

Estrechamente coordinada, esta cadena logística es probablemente una de las más fáciles del mundo. Para que las vacunas detengan y luego reviertan la pandemia, deben suministrarse miles de veces, en todo el mundo, en lugares mucho menos organizados que el norte de Europa.

Los países y las empresas de logística se esfuerzan por prepararse para el desafío sin precedentes de enviar millones, eventualmente miles de millones de dosis a temperaturas cuidadosamente controladas. Algunos países, particularmente los pobres, con débiles infraestructura y gobernanza, en lugares como África, podrían sufrir grandes retrasos. El propio Reino Unido se enfrenta a una amenaza inminente del Brexit, que corre el riesgo de provocar grandes demoras en sus fronteras.

Margaret Keenan, de 90 años, es aplaudida por el personal cuando regresa a su sala después de convertirse en la primera persona en Gran Bretaña en recibir la vacuna Pfizer / BioNTech COVID-19 en el Hospital Universitario, al comienzo del programa de inmunización más grande de la historia británica, en Coventry, Gran Bretaña, el 8 de diciembre de 2020. Jacob King/Pool vía Reuters

Incluso cuando los países autoricen las vacunas y comiencen las inoculaciones, Reino Unido surgirá como un laboratorio de lo que es posible a gran velocidad y lo que podría salir mal. “Reino Unido es una prueba ideal para el despliegue: un país desarrollado no lejos del sitio de producción con un buen servicio de salud y una población densa”, dijo Michael Breen, director de enfermedades infecciosas y oftalmología de GlobalData, una empresa de análisis de datos.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) dijo el martes que la vacuna que se distribuye en Reino Unido, producida por Pfizer y su socio alemán, BioNTech SE, había cumplido con sus criterios de éxito en un estudio clínico, lo que potencialmente permitiría a Estados Unidos seguir a Reino Unido en la administración de inyecciones tan pronto como este fin de semana. Los funcionarios canadienses dijeron el lunes que podrían comenzar las vacunas la próxima semana.

Pfizer ha practicado su logística de transporte en barcos, camiones y aviones, dijo Mike McDermott, presidente de suministro global de Pfizer que supervisa la fabricación y distribución.

“Tenemos bastante confianza”, dijo en una entrevista el martes. “Siempre hay expectación cuando realmente se está enviando el producto al primer cliente que paga. En nuestro caso, ese fue Reino Unido. El envío salió increíblemente bien”.

La planta de Pfizer en Puurs, Bélgica, comenzó a producir dosis de vacunas hace meses y a almacenarlas en congeladores ultra fríos en el lugar. La frágil vacuna debe almacenarse a aproximadamente -70 grados Celsius para mantener su integridad, lo que hace que el transporte sea un gran desafío. Esa es la temperatura más baja entre los principales fabricantes de vacunas occidentales.

Los frascos de vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19, mientras el programa público de vacunación masivo se pone en marcha en el Hospital Southmead en Bristol, Inglaterra, el martes 8 de diciembre de 2020. (Graeme Robertson/Pool via AP)

La vacuna de la candidata rival, Moderna, debe enviarse y almacenarse a -20°C, mientras que la candidata de AstraZeneca PLC no requiere temperaturas bajo cero. La vacuna de Moderna está siendo evaluada por la FDA.

Los trabajadores de las instalaciones de Pfizer estaban esperando hasta el último momento posible para cargar la vacuna, dijo McDermott. Esperaron ocho horas, ya que el gobierno de Reino Unido tiene que autorizar no solo la vacuna en sí, sino cada lote. Cuando se despejaron los lotes, los camioneros estaban a punto de exceder la cantidad de tiempo que podían trabajar, por lo que tuvieron que llamar a un equipo de reemplazo, que llegó a tiempo para sacar el envío.

Las dosis de la vacuna fueron empaquetadas en “transportadores térmicos” diseñados a medida, cada uno de los cuales del tamaño de dos maletas de mano y están diseñados para contener casi 5.000 dosis a cerca de -70 °C por hasta 30 días, siempre y cuando haya hielo seco fresco adicional. Los viales de vidrio pequeños que contienen cinco dosis cada uno se almacenan en bandejas que se apilan como cajas de pizza dentro del cargador y se cubren con gránulos de hielo seco.

Cada carga tiene un dispositivo del tamaño de un teléfono celular que funciona como sensor térmico y monitor GPS, e incluso puede indicar si la caja está abierta. Este dispositivo suministra información a un centro de control de Pfizer, lo que permite a la empresa asegurarse de que el envío se apega a la ruta planificada y mantiene la temperatura requerida. Se activa una alerta si el conductor se desvía de la ruta, incluso para una parada de descanso.

Las cajas de almacenamiento de hielo seco se muestran en CryoCarb, una instalación de hielo seco que podría ayudar a suministrar hielo seco al área para mantener fría la vacuna contra la enfermedad del coronavirus de Pfizer (COVID-19), en Beloit, Wisconsin, EE. UU., 4 de diciembre de 2020 REUTERS / Nicholas Pfosi / Foto de archivo

La seguridad es una preocupación. Las agencias policiales internacionales han advertido que las bandas del crimen organizado podrían intentar secuestrar envíos y robar vacunas. La unidad de ciberseguridad de International Business Machines dijo el jueves que los piratas informáticos habían estado apuntando a empresas y organizaciones conectadas con la “cadena de frío”, que es la parte de la cadena de suministro de vacunas que garantiza que se almacenen a las temperaturas correctas.

Se espera que muchos más envíos de vacunas viajen por Europa en camión por la densa red de carreteras del continente. Pero la industria aérea ya se está preparando para transportar miles de millones de dosis en un momento en que el número de vuelos en todo el mundo se ha visto severamente restringido por la falta de pasajeros. Algunas aerolíneas han convertido los aviones de pasajeros para transportar vacunas quitando asientos.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo, un grupo comercial, dijo que una sola dosis para cada una de los 7.800 millones de personas del mundo llenaría 8.000 aviones de carga Boeing 747. Las vacunas Pfizer y Moderna requieren dos inyecciones por persona. Algunas empresas de logística dijeron que la cifra parece alta y que es demasiado pronto para decir cuánta presión se ejercerá sobre las redes logísticas.

“El mayor problema es que no sabemos cuánto se enviará”, dijo Koen Gouweloose, director ejecutivo de la empresa de servicios de carga en Bélgica, Swissport International AG, una de las más avanzadas de Europa para el transporte de productos farmacéuticos a temperaturas controladas. Swissport, el proveedor de servicios aeroportuarios con sede en Zurich, abrió el año pasado un “centro farmacéutico” de US$ 12 millones en el aeropuerto de Bruselas que puede recibir vacunas de camiones, almacenarlas y ponerlas en aviones mientras controla sus temperaturas.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, asiste a la llegada de un avión de DHL con un primer lote de vacuna Pfizer / BioNTech COVID-19, tras el brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en el aeropuerto Ben Gurion cerca de Tel Aviv, Israel, el 9 de diciembre. 2020. Abir Sultan / Pool vía REUTERS

Swissport construyó la instalación porque Bélgica, con una población de unos 11,5 millones, es el tercer exportador mundial de productos farmacéuticos, valorado en US$ 52.000 millones, en 2018, según pharma.be, una organización que agrupa a la industria. Los gigantes farmacéuticos mundiales se han sentido atraídos a la región por la presencia de universidades líderes y enlaces de transporte en toda Europa.

El aeropuerto tiene experiencia en el manejo de vacunas contra el ébola que también tuvieron que almacenarse a temperaturas ultra frías para enviarlas a África. La Organización Mundial de la Salud dijo en noviembre que ese continente está lejos de estar listo para una campaña de inmunización masiva, obstaculizada por una infraestructura deficiente y una gobernanza débil.

Para las vacunas que se dirigen a Reino Unido, el viaje se hizo más sencillo por el hecho de que permanecieron en los mismos camiones. Pero hay obstáculos potenciales por delante, en particular la incertidumbre sobre un acuerdo del Brexit entre Reino Unido y la Unión Europea, del que Londres está abandonando. Si no se llega a un acuerdo sobre su relación futura antes de la fecha límite de fin de año, a los funcionarios les preocupa que los camiones puedan retroceder a ambos lados del Canal de la Mancha.

El gobierno británico dijo el martes que podría utilizar el Ejército, incluidos los aviones, para entregar vacunas si se retrasan los suministros.

“Este es un producto tan importante, probablemente sea el producto más importante, por lo que buscaremos asegurarnos de que esos suministros estén disponibles en Reino Unido, en cualquier circunstancia”, dijo a la BBC James Cleverly, ministro de la cancillería británica.

Una vez en Inglaterra, los camiones se dirigieron a las bodegas de propiedad del gobierno y administrados por Movianto, una empresa de logística de atención médica. Las bodegas estaban equipadas con congeladores ultra fríos adquiridos por el gobierno, según Martin Sawer, director ejecutivo de la Asociación de Distribución de Salud, que representa a los proveedores farmacéuticos que participan en la distribución de la vacuna.

Se han prestado algunos congeladores a una red de bodegas más pequeñas administradas por miembros de la HDA, que recibirán y almacenarán dosis de la vacuna hasta que comiencen a recibir solicitudes de hospitales y centros de vacunación estatales. Cuando llegan las solicitudes, el personal de la bodega traslada las vacunas de los congeladores a las cámaras frigoríficas (refrigeradores grandes de entrada) donde los viales se descongelan durante tres horas.

Desde allí, camiones refrigerados los llevarán a los hospitales, farmacias, consultorios médicos y pabellones deportivos que conforman el mosaico de los centros de vacunación masiva de Reino Unido.

En la fase inicial, los complejos requisitos de la vacuna significan que se limitará principalmente a los sitios que tienen congeladores para almacenarla. Cincuenta centros hospitalarios en Inglaterra y un pequeño número de otros sitios en Escocia, Gales e Irlanda del Norte han sido los primeros en administrar la vacuna. En las próximas semanas, Reino Unido espera enviar vacunas a más de 1.500 centros de vacunación más pequeños.

Los viales de vacuna descongelados permanecen estables hasta por cinco días si se mantienen a 2-8 grados Celsius. Solo se pueden transportar dos veces y durante un máximo de 12 horas en la carretera, dijo Sawer. Eso significa no solo una carrera para llevar las vacunas a sus destinos previstos, sino también la necesidad de una comunicación clara entre los centros de vacunación y los almacenes para evitar el desperdicio.

“Se trata del flujo. No tiene sentido descongelarlos si no hay suficientes pacientes en el otro extremo”, dijo Sawer.

En una sala lateral de un centro deportivo en Cardiff, Gales, el martes, las vacunas descongeladas, que habían llegado justo el día anterior estaban siendo sacadas de una cámara frigorífica y preparadas para inyectarlas. Un farmacéutico revisaba la temperatura de las vacunas almacenadas mientras el personal seguía un procedimiento cuidadosamente establecido en las pautas del gobierno, que consiste en dar vuelta los viales 10 veces, antes de mezclar su contenido con una solución de cloruro de sodio y, nuevamente, darlo vuelta 10 veces.

El personal médico se prepara para administrar la vacuna Pfizer / BioNTech COVID-19 en un centro de vacunación, el primer día del programa de inmunización más grande de la historia británica, en Cardiff, Gales, Gran Bretaña, el 8 de diciembre de 2020. Justin Tallis / Pool vía REUTERS

En el pasillo, las dosis de vacunas listas para ser administradas se llevaron a cabinas del hospital. Los pacientes esperaban sentados en sillas colocadas en cruces marcadas en el suelo para mantenerlos separados de forma segura. Cada uno fue escoltado por una enfermera a una cabina para recibir su dosis inicial.

Las citas se fijaron en intervalos de 15 minutos, a pesar de que las enfermeras necesitaron solo dos minutos para confirmar los datos personales y administrar la inyección. Eso se debe a que el personal quería tener tiempo ante cualquier “problema inicial que pudieran tener”, dijo Lynne Cronin, una enfermera que administraba inyecciones.

“Es mejor postergar las cosas y ver cómo progresan”, manifestó Cronin. Paul Arnold, un trabajador del hospital de 47 años que recibió la inyección, señaló que fue rápido y fácil. “La parte más difícil fue el tráfico al entrar”, precisó.

Arnold dijo que estaba deseando volver a ver a su anciana madre por primera vez en casi un año. No ha podido trabajar en los roles más expuestos a los pacientes con Covid-19 ya que una condición autoinmune lo hace particularmente vulnerable a la enfermedad.

“Lo peor ha sido un poco de dolor en el brazo y dolor de cabeza”, dijo Darren Cooke, enfermero principal de una unidad de cuidados intensivos en el Hospital Universitario de Gales en Cardiff, mientras esperaba en el pabellón de deportes después de recibir su vacuna.

Cooke, quien fue uno de los primeros en contraer Covid-19 en su lugar de trabajo en marzo, dijo que la moral en su cuadrilla es baja después de meses de lidiar con la pandemia. “Todos están agotados por la incesante carga de trabajo y la obligación de tener que usar EPP (Equipo de protección individual). Pero espero que, tal vez, pronto podamos volver a algún sentido de normalidad”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.