“A un millón la granada”: la escucha que reveló la presencia de municiones de grueso calibre en La Araucanía

araucania

El fiscal regional de La Araucanía, Roberto Garrido, sostuvo que “el Ministerio Público logró determinar que uno de los elementos que se quería entregar a grupos radicalizados era una granada. Dada la gravedad de estos hechos, el peligro que supone el empleo de este elemento, hemos decidido tener una reacción rigurosa imputando el delito de asociación ilícita para la persecución de este hecho.” Durante los últimos meses 15 personas han sido condenadas por tráfico de armas en la región.




El grupo funcionaba en dos secciones: Guillermo Lucero Jofré y Sebastián Valenzuela Sánchez -domiciliados en Rancagua- eran los encargados de obtener armas y municiones. Ellos estaban a cargo del negocio -así se los imputará la Fiscalía Regional de La Araucanía en su formalización-, en tanto, Alejandro Campos, era el más operativo. Él era hombre en terreno de la asociación y quien, desde Mulchén, en la Región de La Araucanía, hacia los contactos con los compradores.

Ese es el dibujo que tiene pensado el Ministerio Público respecto del funcionamiento de estos tres imputados, a quien se les formalizará por asociación ilícito y tráfico de armas, y a quienes mantienen en estricta vigilancia, desde al menos septiembre de este año. El ente persecutor, al momento de la detención, allanó sus domicilios y oficinas, donde la sorpresa no fueron las armas y municiones encontradas, sino otro elemento, hasta ahora, sin precedente en la región: una granada.

Alejandro Campos, según el ente persecutor, ofrecía vía telefónica y aplicaciones de mensajería tanto las armas como municiones que eran proporcionadas por los líderes de la agrupación, Lucero Jofré y Valenzuela Sánchez. Además, una vez se acordaba realizar las transacciones con quienes adquirirían dichas especies ilícitas materializaban las ventas.

Así quedó de manifiesto en una escucha telefónica intervenida por los investigadores del caso. Allí se escucha a un miembro de la organización ofrecer municiones y la famosa, pero cara, granada a uno de sus compradores.

Vendedor: “Debe estar a un millón, hermano. Un millón la grada”.

Comprador: “Está buena, pero está cara, choro”.

Vendedor: “Esa explota una vez, pero dejan el ruido”.

Comprador: “Esa no la vamos a querer nada, porque está muy cara, pero lo otro...”

Vendedor: “Ya, vale, vale. Llegando a la casa me comunico”.

Según la investigación que encabezó el fiscal de Alta Complejidad de La Araucanía, Enrique Vásquez, Alejandro Campos mantenía un acopio de armas y municiones en Mulchén, lugar desde donde se materializaban los negocios antes acordados por mensajería de texto o llamadas telefónicas.

Por ejemplo, se detalla en el desarrollo de la causa, los imputados “hicieron entrega de una pistola 9 MM, marca LORCIN, modelo L053268, un cargador y 7 cartuchos calibre 9mm” a un comprador, quien “guardó entre sus vestimentas durante el periodo de tiempo en que tanto Betancourt Labra y los 3 imputados ya referidos se movilizaban en el mismo vehículo placa patente única JKHZ-19 con destino hasta la comuna de Ercilla, lugar en que finalmente estos se reunirían con dos sujetos, individualizados como Iván Luis Huentecol Huenchullán y Carlos Fierro Huenumán, con quienes habrían convenido la venta del arma de fuego y las municiones, así como su entrega en la comuna de Ercilla”.

Huenchullán, también fue otro de los imputados, quien también tenía un rol en el negocio, pero no en el eslabón más alto de la compra y venta de armas. Este, según la Fiscalía, “se dedicada a ofrecer las armas y municiones suministradas por esta agrupación, para lo cual contacta vía telefónica a diferentes compradores, logrando convenir con ellos el precio, objeto de la transacción, fecha y lugar de entrega de los mismos, lo que luego era informado y coordinado con la agrupación delictiva”. Carlos Fierro era otro de los vendedores.

Ayer, Carabineros allanó las casas y centros de acopio de los imputados, detectando: más de 850 cartuchos calibre 38, armas a fogueo, revolver, pasta base y la granada de mano de marca Fame.

El fiscal regional de La Araucanía, Roberto Garrido, sostuvo que “el Ministerio Público logró determinar que uno de los elementos que se quería entregar a grupos radicalizados era una granada. Dada la gravedad de estos hechos, el peligro que supone el empleo de este elemento, hemos decidido tener una reacción rigurosa imputando el delito de asociación ilícita para la persecución de este hecho.”

Garrido detalló que durante los últimos meses el Ministerio Público ha logrado la condena en tribunales de 15 personas por el delito de tráfico de armas en la región.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.