Atentados contra forestales suman 24 máquinas destruidas en tres semanas

Imagen-faacc7ec-b498-4d1e-bc3a-0fcd4d74a295

El miércoles desconocidos quemaron maquinarias.

Tras una condena al comunero Daniel Canío, los atentados se intensificaron. Vocero de la CAM Héctor Llaitul llamó a que las forestales se retiren de la zona. Contratistas forestales dicen que en seis años, 166 máquinas han sido afectadas.




El 8 de enero el Tribunal Oral en lo Penal de Temuco declaró culpable a Daniel Canío Tralcal de haber participado en un ataque ocurrido el 1 de octubre de 2018, en un fundo forestal ubicado en Lautaro. Los delitos imputados fueron incendio reiterado, robo con intimidación y porte ilegal de arma de fuego y municiones.

Tras la resolución contra el comunero, quien es sindicado como miembro de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), los atentados se han intensificado en La Araucanía. La primera advertencia pública en esta línea provino del vocero de la CAM, Héctor Llaitul, quien tras el fallo afirmó que las comunidades estarían activas contra "las empresas forestales que estuvieron detrás de este juicio".

"La respuesta se viene. Las acciones directas están claramente identificadas, determinadas, las comunidades así las han asumido", dijo el líder de la CAM en el tribunal. Esa misma jornada, en un discurso difundido en redes sociales, llamó a un "levantamiento político y militar del pueblo nación mapuche en contra de las forestales".

Por estos dichos, el gobierno denunció a Llaitul por Ley de Seguridad del Estado, por "incitar y promover la violencia".

Lo concreto es que entre el 8 de enero y el 24 del mismo mes, en la zona de La Araucanía se han registrado cuatro atentados incendiarios a contratistas que prestaban servicios a forestales. En todos estos ataques fueron destruidas 24 máquinas.

A estos casos se suma un quinto caso -registrado el 7 de enero, un día antes del veredicto contra Canío-, en que se destruyeron 13 maquinarias.

En cuatro de estos cinco atentados se encontraron panfletos exigiendo la liberación del comunero y fueron firmados por diferentes ORT (Órgano de Resistencia Territorial), las que según las investigaciones estarían vinculadas a la CAM.

A estos hechos, las autoridades de la zona suman otros dos atentados: los ocurridos los días 24 de noviembre y 23 de diciembre, en que se destruyeron con fuego 11 máquinas y dos bodegas, también pertenecientes a predios ligados a las forestales. En estos dos atentados también fueron hallados panfletos relacionados con el juicio que se desarrollaba en ese entonces contra el comunero.

Respecto a estos hechos, Llaitul indicó que "si las forestales no se retiran de nuestros territorios, las ORT van a funcionar, si insisten en explotar y depredar nuestros territorios sagrados, las ORT van a actuar".

Añadió que "hay que entender que si los forestales atropellan al pueblo nación mapuche, como lo han hecho históricamente, la reacción será de resistencia y las acciones van a continuar".

Por su parte, el gerente de la Asociación de Contratista Forestales, René Muñoz Cox, dijo que "creemos que esto no se va a detener, porque definitivamente los terroristas ya corrieron el cerco. Hoy día el desgobierno hace que el Estado de derecho no funcione. Lamentablemente los contratistas forestales estamos sufriendo esa condición".

De acuerdo con información proporcionada por esta organización, en los últimos seis años los contratistas forestales suman 166 equipos destruidos por ataques incendiarios, cuyo avalúo, aseguran, bordea los US$ 100 por máquina destruida.

Comenta