Covid-19: RM marca su semana con más contagios nuevos en más de tres meses y casos activos en Chile superan los 7 mil

Foto: Reuters/Pablo Sanhueza

La capital marcó 5.187 casos en los últimos siete días, una cifra que no se superaba desde el 11 de julio. A nivel nacional, entre viernes, sábado y domingo los contagios nuevos fueron más de 5 mil, algo que no ocurría desde el 24, 25 y 26 de julio. El ministro de Salud reconoció que de empeorar los índices se evaluará "retrotraer" medidas, como el modelo de trazabilidad.




Hace cinco domingos, el escenario era uno de los más optimistas en cifras de toda la pandemia del Covid-19 en Chile. A nivel nacional, al 12 de sepiembre los siete días previos registraban 3.037 casos nuevos, y en la Región Metropolitana la cifra era de 1.477 contagios. Eran los mejores números desde abril de 2020, en momentos en que aún los brotes no alcanzaban la magnitud que tendrían después. Y además, el escenario de amplia vacunación se sumaba a los análisis.

Pero 35 días después la preocupación vuelve de la mano del factor de los nuevos contagios. Con los 1.562 casos a nivel nacional informados este domingo por el Ministerio de Salud, la semana se cerró con 8.658, la mayor cantidad desde la semana del 25 de julio, con 9.276 casos. Y el alza es empujada con fuerza por las cifras de la Región Metropolitana, que registró en este mismo período 5.187 contagios. No sólo es más de tres veces lo que marcaba hace cinco semanas atrás -lo que da cuenta de la velocidad con la que ha avanzado el brote-, sino que, en este caso, es el peor número desde la semana del 11 de julio, es decir, en más de tres meses.

Con una positividad que superó el 2% en el país en los últimos seis días, una cantidad de casos activos confirmados que alcanzó los 7.504 -el mayor número desde el 1 de agosto pasado- y más de cinco mil nuevos casos en los últimos tres días, algo que no ocurría desde el 24, 25 y 26 de julio pasado, la inquietud sobre un potencial nuevo brote y sus eventuales consecuencias es imposible de evitar.

Así lo reconoció el ministro de Salud, Enrique Paris, quien dejó abierta la puerta a volver a algunas de las medidas y decisiones que se discontinuaron tras la mejora en los índices, en caso de que éstos sigan empeorando.

“No ha habido ningún deterioro en la capacidad de testeo y trazabilidad, tampoco en el aislamiento. Sin embargo, la pregunta obvia es, si vuelven a aumentar los casos o tenemos un aumento muy significativo de casos, ¿vamos a retrotraer nuestras medidas? Por supuesto que sí, si es necesario volveremos a pedir un mayor concurso de la atención primaria, pero recordemos que la atención primaria tiene otras cosas que hacer, tiene que seguir con la vacunación, tiene que volver a retomar los controles”, dijo en una entrevista con CHV y CNN Chile.

Eso sí, Paris defendió que hay otros indicadores que se mantienen más estables o en baja, como el ingreso de casos a la UCI o los fallecimientos: por ejemplo, ayer hubo 382 pacientes registrados en la primera estadística y 12 decesos confirmados vinculados al Covid-19. Y el ministro atribuyó esto directamente al éxito de la estrategia de vacunación.

“Los que están cayendo a la UCI, que son muy pocos afortunadamente, son en un 100% -me atrevo a decir- gente que no se ha vacunado, que no tiene la vacuna puesta en dos dosis o que sólo tiene una. Esa gente corre peligro de morir porque no se ha vacunado. Tienen que tomar conciencia de ello, porque además ponen en peligro a sus familiares: pueden transmitirle el virus a los niños que todavía no están vacunados y, obviamente, enfermarlos”, aseveró.

Incertidumbre en la RM

El problema es la velocidad del brote. La cantidad de casos nuevos a nivel nacional se duplicó al comparar últimas tres semanas, y para la RM la estadística es más compleja, porque esto ocurrió en las últimas dos semanas.

De hecho, hay comunas de la capital que han tenido un fuerte aumento de casos activos en los últimos siete días. De acuerdo a información disponibilizada por el Minsal a través de la plataforma Datos Covid-19 del Ministerio de Ciencias correspondiente al sábado 16 de octubre, cuatro municipios del Gran Santiago duplicaron sus contagios en esta condición en la última semana: La Cisterna (aumento del 154,17%), Pedro Aguirre Cerda (120,69%), Renca (114,29%) y Recoleta (113,46%). En tanto, otros siete subieron más del 50% en casos entre una semana y otra, entre ellos San Ramón (90%), Vitacura (84%), Las Condes (72,50%) y Quilicura (71,21%).

Si se analiza, en cambio, la tasa de incidencia de casos activos por cada 100 mil habitantes, 24 de las 52 comunas aparecen por sobre la tasa 50, uno de los valores que a nivel global se considera como estándar para medir una baja cantidad de contagios: es, por ejemplo, la cifra que se declara como objetivo en España para mantener la expansión del virus bajo control.

Los cinco municipios con mayores tasas de incidencia en la RM son Alhué (148,55), Quinta Normal (96,06), María Pinto (87,10), San Joaquín (77,31) y Renca (74,61). Y a continuación, los que siguen para completar los diez primeros son Cerro Navia (70,19), El Monte (69,98), San Miguel (69,89), Pudahuel (66,76) y Padre Hurtado (66,05). El bloque, por lo general, apunta a tres zonas: la norponiente del Gran Santiago, comunas rurales y dos municipios que son la puerta de entrada geográfica a la zona sur de la capital.

Con dichas cifras, tanto globales como de la RM, la pregunta inicial es se comportará la expansión del virus en los próximos días. El escenario en este minuto se asemeja a una “tierra incógnita”, dado que en los momentos anteriores donde el Covid-19 tuvo alzas rápidas en zonas, esto se buscó controlar con medidas de restricción de desplazamientos que hoy no existen, como el toque de queda y las cuarentenas, ya fuera en su versión total o de fin de semana.

De hecho, cuando la capital tenía en julio pasado una cifra similar de casos nuevos en los siete días previos, el estado de todas las comunas de la RM era de Transición, lo que en ese minuto equivalía a limitar masivamente los desplazamientos durante los fines de semana, más un toque de queda que comenzaba a las 22 horas y terminaba a las 5 de la mañana todos los días.

Con estas medidas ya sin aplicar tras el cese del Estado de Excepción el 30 de septiembre pasado, la duda es qué tipo de señales dará el Ejecutivo. En su mano tiene, igualmente, la posibilidad de hacer retrocesos en el marco del reformado plan Paso a Paso, pero estarán vinculados mayoritariamente con aforos y no con restricciones de movilidad que -de acuerdo a la experiencia internacional y local-, si bien son invasivos en términos de libertades personales y criticados desde el comercio, permiten apoyar que se ralenticen los crecimientos de casos y luego impulsar su disminución.

Pero si se necesitará o no volver a alguna medida de este tipo -algo que no está por ahora en el horizonte del gobierno- estará determinado por una segunda pregunta: el comportamiento de los índices más críticos, como la capacidad de contagio, las hospitalizaciones y decesos, los que por ahora se mantienen en un promedio más bien bajo respecto de los peores momentos de la pandemia.

O por un escenario que esbozó Paris: que surja una nueva variante del virus con un comportamiento distinto a las principales ya conocidas, como ocurrió este año con Delta, lo que a su vez podría provocar una reacción en consecuencia. “La otra gran duda es que aparezca una cepa nueva. Y si aparece una cepa nueva también tendremos que tomar otras medidas”, expresó el titular de Salud,

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.