Derecho y Veterinaria, las carreras donde más se retrasan los estudiantes

UniversitariosWEB

La fase de titulación es la principal etapa en la que los programas académicos se extienden más de lo debido. Por ello, distintas facultades están buscando mecanismos para reducir el tiempo de exceso.




El próximo miércoles se abre el período de postulación a las 41 universidades del Sistema Único de Admisión, mientras, en paralelo, se desarrolla la fase de matrículas en entidades privadas, institutos profesionales y centros de formación técnica.

Y en ese proceso, uno de los factores que deben considerar los alumnos es la duración real de las carreras, más allá del período formal. Eso, especialmente en el escenario de la gratuidad, pues un estudiante que sobrepasa la duración establecida de un programa pierde el beneficio.

¿En qué carreras ese riesgo es más probable? Según el portal Mi Futuro (Mineduc), las carreras de Derecho, Medicina Veterinaria e Ingeniería en Computación son las que, a nivel universitario, tienen mayor duración, excediéndose el plazo hasta en un 60,6% (ver infografía).

En los institutos profesionales, la Ingeniería en Mecánica Automotriz tiene una mayor sobreduración (37,7%) y en los centros de formación técnica, es el programa de Técnico en Mecánica Automotriz el que más se alarga (63,7%).

Pero también hay carreras que, de por sí, son extensas y que, sumado al retraso de los estudiantes, terminan siendo más largas. A nivel universitario, el caso extremo es el de Ingeniería Civil, que en la práctica dura 17,6 semestres.

En los institutos profesionales, la mayor duración se registra en Kinesiología (13,3 semestres) y en los centros de formación técnica, Técnico en Computación (7,5 semestres).

Períodos de titulación

Hay distintas razones que explican la sobreduración de cada carrera. Por ejemplo, en Derecho el retraso ocurre principalmente en el período de titulación.

El presidente del Colegio de Abogados, Arturo Alessandri, dice que "la preparación del examen de grado tarda entre seis meses y un año, y en ese tiempo en que la persona no recibe su título no puede empezar a trabajar. Además, la carrera de Derecho es la única en Chile en que el título lo entrega un poder del Estado, que es la Corte Suprema, para lo cual hay que estar licenciado, haber hecho la memoria y una práctica de seis meses".

El abogado plantea que ese proceso es necesario para asegurar la calidad de los titulados, pero que se requiere que las universidades "hagan un análisis de fondo al futuro de la profesión y se introduzcan cambios en las mallas", a fin de incorporar el efecto de la tecnología y la oratoria (por los tribunales orales) en la carrera.

Otro cambio que plantea el gremio es ampliar los lugares para hacer la práctica, que hoy están limitados a la Corporación de Asistencia Judicial.

Medicina Veterinaria es otra carrera con gran retraso, pues, en promedio, dura 57,3% más. El presidente del Colegio de Medicina Veterinaria, Felipe Bravo, explica que esto ocurre porque el programa "contiene ramos bastante similares a los de Medicina, solo que adaptados a animales, los que tienen una complejidad no menor", y también porque implica un plazo largo de titulación.

"Lo que están haciendo muchas facultades es tomar medidas para disminuir estos tiempos y una de las estrategias es tener mecanismos alternativos de titulación, que no sean la tesis necesariamente, y que pueden ser la práctica profesional, la publicación de alguna investigación, la realización de una prueba o la incorporación de la tesis dentro del período de la carrera", explica Bravo.

En el caso de las ingenierías, la reducción del tiempo de la carrera es más complejo. Carlos Andreani, miembro de la Comisión de Ejercicio Profesional del Colegio de Ingenieros, cuenta que los primeros cuatro años de la carrera "están destinados a entregar los conocimientos básicos y generales", y que luego viene un período de especialización que culmina en un examen.

Andreani dice que el gremio es consciente de que estas carreras sobrepasan el tiempo presupuestado, pero que eso no será resuelto "con un acortamiento de la duración formal de los programas de estudios. Por el contrario, dicho acortamiento puede producir mayor carga de trabajo en los períodos lectivos que determinen una mayor repetición y, más importante aún, un mayor nivel de deserción o retención de los estudiantes".

El incentivo

La ley establece que cuando un estudiante con gratuidad se retrasa, pierde el beneficio. Los rectores plantean que esta política debiera contemplar un tiempo de gracia (por ejemplo, de un año en las carreras que duran cinco), pero otros expertos ven en esta exigencia de la ley una oportunidad para reducir los tiempos de sobreduración.

Daniel Rodríguez, director ejecutivo de Acción Educar, afirma que ese límite "es un incentivo para que las universidades se hagan cargo de la sobreduración, que no es normal y no es de total responsabilidad del alumno. Puede que haya problemas de selección o de carga académica, que es más alta de la que los estudiantes pueden sobrellevar. Pero la gratuidad tiene un incentivo correcto, porque no puede haber alumnos eternos".

Comenta