Familia de Carlos Macera analiza acciones contra fundación que administra residencia del Sename en la que carabineros balearon a adolescentes

La sucesión, que donó el terreno en que se ubica el hogar en Talcahuano, señaló que los hechos del miércoles "son el corolario de una serie de incumplimientos y negligencias de la Fundación Ciudad del Niño Ricardo Espinosa dependiente del Arzobispado de Concepción".




La sucesión familiar de Carlos Macera Dellarossa, que donó el terreno en que se ubica el hogar de menores de Talcahuano en el que dos adolescentes fueron baleados durante un procedimiento de Carabineros, dio a conocer una declaración en la que afirman que esos hechos “son el corolario de una serie de incumplimientos y negligencias” de la Fundación Ciudad del Niño Ricardo Espinosa, entidad dependiente del Arzobispado de Concepción que administra la residencia que recibe recursos del Servicio Nacional de Menores.

Además informaron que se contactó al estudio RCZ Abogados, de Ignacio Rivadeneira, Ciro Colombara y Rodrigo Zegers, para analizar acciones “en contra de la fundación y de sus directivos”.

“Los lamentables hechos ocurridos ayer en el Centro de Menores Carlos Macera, de los cuales fueron víctimas dos jóvenes con los cuales solidarizamos y apoyamos, son el corolario de una serie de incumplimientos y negligencias de la Fundación Ciudad del Niño Ricardo Espinosa dependiente del Arzobispado de Concepción, a cargo del referido centro”, expresaron.

Asimismo explican que la residencia funciona en un terreno que fue donado por la sucesión con el objetivo de honrar la memoria de Carlos Macera Dellarossa “y de contribuir a la comuna de Talcahuano, específicamente para acoger a niños de escasos recursos y sacerdotes ancianos”.

“La gravedad de lo ocurrido ayer con estos dos jóvenes, unido a negligencias e incumplimientos de la fundación, no sólo atenta contra estos objetivos, sino además mancilla el nombre y la memoria de nuestro padre y abuelo, lo que nos ha llevado a encargar al Estudio RCZ el análisis de la situación y el ejercicio de las acciones que correspondan en contra de la fundación y de sus directivos”, informaron.

En septiembre de este año se denunció un caso de abuso sexual en contra de un menor de la residencia por parte de una de sus cuidadoras. La Defensoría de la Niñez presentó una querella por estupro y el Sename hizo una presentación por presunto abuso sexual en contra de la educadora. A fines de agosto, los menores residentes realizaron diversas protestas por las condiciones del recinto.

Tras el operativo en que fueron baleados los dos adolescentes, el Juzgado de Familia de Talcahuano activó sus protocolos para obtener antecedentes de la situación y resguardar los derechos de los lesionados, así como de otros menores de edad que habrían sido detenidos en la institución.

El juez presidente del tribunal del puerto, Roberto Parra, se constituyó en el recinto, logrando conversar con su directora para recabar información sobre el episodio. En paralelo, la magistrada del mismo juzgado, Ximena Vega, concurrió al Hospital Las Higueras para interiorizarse sobre la salud de los menores de edad heridos de bala.

“El tribunal ha estado muy preocupado por la situación de salud de los niños y esperamos resolver a la brevedad las medidas cautelares solicitadas por los curadores ad litem (abogados representantes) de los niños, como algunas otras que el tribunal puede adoptar de oficio en caso que se requiera”, expresó la jueza Nicole D’Alencon, vocera del tribunal.

Los antecedentes fueron recibidos por la Corte de Apelaciones de Concepción, y su presidenta, la ministra Vivian Toloza, manifestó su preocupación por lo ocurrido y detalló que lo acaecido debe seguir su curso normal, con una investigación en curso.

Actualmente el asunto está en conocimiento de la justicia y de los jueces de Familia que les corresponde hacerse cargo de los residentes del Hogar Carlos Macera”, aseveró.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.