Paris respalda uso de oxímetros para detectar hipoxia silenciosa en pacientes con Covid-19 y dice que “sería una gran ayuda” que isapres repartan dichos aparatos

Foto: Vozpopuli

Según señaló el ministro de Salud, este término se utiliza para describir la falta de oxígeno en la sangre y se relaciona a lugares en altura. Así, una baja concentración de oxígeno en el aire puede agravar de forma brusca e inesperada la condición del paciente, y el oxímetro de pulso o saturómetro puede ayudar a monitorear la saturación de este gas en la sangre.




Más de tres mil nuevos casos de Covid-19 reportó este lunes el Ministerio de Salud, encabezado por Enrique Paris. Dentro de este informe del avance de la pandemia en el país, se le consultó al secretario de Estado sobre la denominada hipoxia silenciosa y cómo abordará la cartera esta situación.

Este es un término que se utiliza para describir la falta de oxígeno -o un nivel inferior a lo normal- en la sangre y “tiene que ver con la altura”, según explicó el titular del Minsal.

“En los lugares de altura, como Calama -donde justamente tenemos una mayor incidencia y tenemos también una cantidad importante de pacientes en este minuto-, hay una menor concentración de oxígeno en el aire, producido en parte por la altura y también tiene que ver con la presión atmosférica. Ambos factores inciden en que el oxígeno del aire que uno respira pueda pasar a la sangre”, continuó.

¿Cómo afecta esto a pacientes con Covid-19? El ministro de Salud detalló: “a nivel mundial se ha detectado que ese cambio, que esa hipoxemia silenciosa, puede ser tan brusca que agrava al paciente de forma inesperada”.

“¿Qué estamos proponiendo? Que los pacientes sean monitoreados por oximetros de pulso, es decir, una máquina pequeña que se pone el dedo que calcula la frecuencia cardíaca y calcula la saturación de oxígeno de la sangre”, dijo.

Estos pequeños aparatos -también denominados “saturómetros”- permiten, sin pinchar la piel, calcular cuánto de este gas circula por la sangre y llega a los órganos y músculos.

“Si logramos implementar eso, se le mide la saturación al paciente y en el momento que esto (el indicador) baja, tiene que hospitalizarse de inmediato”, señaló Paris y añadió que estos instrumentos se van a aplicar en residencias sanitarias y que pueden ser manejados por kinesiólogos e, incluso, la misma persona.

Agregando que ésta “es una idea que hemos estado lanzando hace tiempo. Los saturómetros no son caros y aquí, por ejemplo, las isapres deberían repartir saturómetros a todos sus pacientes que tienen en domicilio. Sería una gran ayuda para evitar que esos pacientes se agraven y lleguen al hospital”.

Comenta