Prevencionista de Sanatorio Alemán culpa a empresa de gas por origen de tragedia

Imagen aérea del Sanatorio Alemán luego de la explosión ocurrida el 21 de abril pasado. Foto: AgenciaUno/Archivo

El extrabajador Patricio Canales declaró que tras un reporte de Gas Sur ordenó el reingreso de los funcionarios. Querellante aseguró que al menos tres personas tienen calidad de imputados producto de la explosión.


El pasado 21 de abril, a eso de las 19.00 en dependencias de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones de Concepción, Patricio Canales Espinoza, el prevencionista de riesgos de la Clínica Sanatorio Alemán, entregó su declaración voluntaria a los funcionarios de la PDI.

El profesional se hizo conocido por un video que circuló en redes sociales donde, minutos antes de la tragedia, aseguraba que la fuga de gas estaba controlada, al tiempo que instaba a los funcionarios a regresar a sus trabajos.

Hasta esa fatídica fecha, Canales era el jefe del departamento de Prevención de Riesgos del recinto, ubicado en el sector Pedro de Valdivia, en Concepción, donde trabajaba desde el 17 de agosto de 2015.

Sobre el accidente del 21 de abril, donde murieron tres personas, declaró que “todos los días viernes envío un correo electrónico a la subgerencia de Operaciones de la clínica, con la finalidad de que me informen los trabajos que se realizarán el fin de semana, a objeto de concurrir y supervisar que estos sean desarrollados por funcionarios propios del sanatorio como por contratistas, puesto que los realizados en la semana los veo día a día”.

Según el prevencionista, un día antes de la tragedia envió un correo al subgerente de Operaciones, Bruno Boero, con el detalle de las cinco empresas externas que trabajaban en el lugar, entre ellas Ricardo Araneda, a cargo de la construcción de una rampa de acceso al centro de diagnóstico.

Canales detalló que en el mail se adjuntaba un documento interno, llamado AST, que confeccionan las empresas que realizan los trabajos y donde registran las medidas preventivas de cada trabajo.

“Una vez que este documento se confecciona, es firmado por el personal de operaciones con quien realizo el contrato y es firmado finalmente por el departamento de Prevención de Riesgos, que puedo ser yo o un colega. En específico de este caso no recuerdo si fui yo, ya que firmo alrededor de 30 AST a la semana”.

“En relación a las características físicas del lugar donde se realiza este trabajo, estas son dadas a conocer por (la sección de) operaciones, que es el mandante con la empresa contratista, por lo que ignoro qué tipo de construcción especifica existía ahí y si por ella pasaban cañerías de gas”, relató.

Canales declaró ante la PDI que tenía pensado ir a supervisar los trabajos cerca de las 10.00 horas. Sin embargo, a las 9.36 recibió el llamado de Héctor Barría, el monitor de la central de vigilancia, quien lo alertó sobre la rotura de una cañería, “ignorando si se trataba de gas o aire” y que ya había evacuado a las personas a la zona de seguridad.

Al llegar al lugar, el prevencionista relató que se dirigió a verificar el tipo de fuga que se había producido, tras conversación con el monitor Héctor Barría, quien aún desconocía el tipo de fuga:

“Luego me dirigí al lugar y la verdad es que me costó poder detectar el olor a gas, era casi imperceptible. Al ver el lugar donde estaba la fuga observo que se trata de un orificio en la tierra donde se estaban ejecutando los trabajos y el silbido que provenía de él era muy fuerte”, aseguró.

El llamado

Canales dijo, además, que solicitó al encargado del centro de vigilancia llamar a la empresa Gas Sur, quienes se demoraron cerca de cinco minutos en llegar. “Una vez ahí le informo al trabajador de Gas Sur dónde se encuentra la válvula de paso, por lo que se dirige inmediatamente y realiza el corte”.

Una vez ocurrido esto, y por vía radial, según su versión, avisó a los monitores de evacuación que la empresa había detenido la fuga: “Una vez acontecido esto, le pregunté al funcionario de Gas Sur si había riesgos y si podíamos reingresar a la gente. Este me responde: ‘estamos ok’, por lo que me dirijo a la zona de seguridad a informar a los funcionarios y otros que estaban ahí, que Gas Sur nos informa que estábamos con la fuga contenida y que vamos a reingresar a las instalaciones. Ellos me dicen que había mucho olor a gas, entonces le digo que iríamos a ventilar”.

Agregó que sobre el lugar de la explosión “debo indicar que nunca vi un letrero que indicara que había cañerías de gas subterráneas. Agregando que este edificio lleva alrededor de 15 años construido y no han realizado trabajos en ese pasillo por lo menos del tiempo que llevo trabajando en el lugar”.

Finalmente, el profesional explicó que no le pidió al funcionario de Gas Sur que hiciera una medición de gas. “Luego de haberle consultado si había riesgo para las personas y este al contestarme que ‘estábamos ok’, no le pedí que hiciera medición del chequeador de gas antes de comunicar a los funcionarios que haríamos el reingreso, considerando que el lugar de la fuga era al aire libre”.

Tras la explosión ocurrida en el Sanatorio Alemán, familiares de víctimas se querellaron por cuasidelito de homicidio. La fiscalía busca determinar eventuales responsabilidades en la muerte de tres personas y las lesiones ocasionadas a otros 46 trabajadores y pacientes.

Querellante

El abogado Rafael Poblete, representante de la familia de Víctor Salazar Rebolledo, una de las víctimas, solicitará a un especialista de emergencia del Cuerpo de Bomberos de Santiago que realice nuevas pericias.

“Tenemos claramente establecido que tendrían calidad de imputado al menos tres o cuatro personas. Al revisar el expediente, se puede concluir un cúmulo de errores, algo similar a lo del terremoto y tsunami del 2010, donde fallaron una serie de organismos que debieron actuar en colaboración. Es realmente increíble que habiendo una fuga de gas por 48 minutos, nadie haya actuado”, dijo.

Consultada por La Tercera, la empresa Gas Sur explicó que está colaborando con la investigación. “La compañía ha señalado que, una vez notificada de la emergencia, concurrió oportunamente con su personal de emergencia, procediendo a cortar el suministro de gas, y cuando su personal se equipaba para entrar al lugar para medir presencia de gas ocurrió la explosión”.

Seguir leyendo