Quién es Adelita Ravanales, la nueva ministra de la Corte Suprema que fue ratificada de forma unánime por el Senado

En los últimos días la jueza de la Corte de Apelaciones de Santiago ha recalcado la importancia de integrar más mujeres en los escalafones más altos del Poder Judicial y afirmó que el proceso constituyente abre una oportunidad para delimitar las atribuciones de la Corte Suprema y el Tribunal Constitucional.




“Este desafío no viene a ser el final de mi carrera, sino que el principio de una nueva forma de ejercer la judicatura, en la que me comprometo a tratar, con todos mis talentos, a impartir una mejor justicia y tratar de recobrar la confiabilidad de la ciudadanía en el Poder Judicial”.

De esta forma reaccionó la ministra de la Corte de Apelaciones de Santiago, Adelita Ravanales, luego de ser ratificada de forma unánime por el Senado para integrar la Corte Suprema en el cupo dejado por el ex magistrado Hugo Dolmestch.

A diferencia de la fallida postulación del ministro de la Corte de Apelaciones de Valparaíso, Raúl Mera -cuyo nombramiento no fue ratificado por la Cámara Alta debido a los reparos presentados por la oposición-, Ravanales tuvo un amplio respaldo en todos los parlamentarios.

“Queremos valorar este hecho de un nombramiento unánime hecho por el Senado para aprobar a una mujer cuyas credenciales son muy simples, pero también, muy destacables. Es una gran jueza, y eso ayuda que, a través del diálogo, se logre la unanimidad para tener a una gran jueza como ministra de la Corte Suprema”, afirmó el ministro de Justicia, Hernán Larraín, luego de la votación.

La nueva integrante de la Corte Suprema ingresó al Poder Judicial en 1990 como secretaria del Juzgado de Letras de San José de la Mariquina. Posteriormente fue relatora de la Corte de Apelaciones de Valdivia y jueza titular del 19° Juzgado Civil de Santiago. Desde junio de 2007 se desempeña como ministra de la Corte de Apelaciones de Santiago, lugar donde fue designada por la entonces Presidenta Michelle Bachelet. De forma paralela, Ravanales ha desesmpeñado funciones docentes en la Academia Judicial y en la Escuela de Carabineros de Chile.

Género, conflicto en La Araucanía y TC

El primer paso para su ratificación en el Congreso se produjo el pasado lunes, ante la Comisión de Constitución del Senado. Ese día, la totalidad de los miembros de la instancia sugirió a la Cámara Alta que aprobara su nombre, y la propia Ravanales entregó algunas apreciaciones personales relacionadas con la contingencia.

Durante su exposición inicial, la magistrada remarcó la importancia de la participación de mujeres en espacios institucional. Al respecto, sostuvo que “al 30 de junio de este año, del total nacional de integrantes del Poder Judicial, se registra un 15,9% más de mujeres que de hombres. En primera instancia las mujeres superan en número a los hombres en un 20,2%. En las Cortes de Apelaciones, son los hombres quienes nos superan y lo hacen en un 12,9%”.

“Misma situación en la Corte Suprema, donde la brecha es de un 26,3%, con dos cargos vacantes, en términos que de los 19, 12 son ocupados por hombres y siete por mujeres. Cuando me integré a la Corte de Santiago, lo hice como sexta mujer dentro de 31 vacantes de la época. Hoy somos 34 y 16 mujeres", recalcó la jueza.

Posteriormente, tras las consultas de los senadores de la instancia, Ravanales sostuvo, en relación al conflicto en La Araucanía, que “hubo un parlamento indígena al que fueron invitadas autoridades y que se celebró el 9 de septiembre último. Lo celebro porque me llamó la atención que es una invitación que hace el pueblo mapuche a las autoridades, y en ella confluyeron los tres poderes del Estado”.

“Se trata de disensos, y la conversación tiene que ser disintiendo pero sin agraviar. Y, más allá, tener esa mirada que nos permita reconocer una historia pasada común y avanzar hacia el futuro”, sentenció.

También se le preguntó su opinión en relación al eventual conflicto de atribuciones que tendría la Corte Suprema y el Tribunal Constitucional, discusión que se retomó el año pasado a propósito de algunas sentencias de la Tercera Sala del máximo tribunal.

La ministra señaló que “uno no puede desconocer que la experiencia reciente pone de manifiesto un eventual conflicto entre los tribunales que dice relación con la eventual superposición o coincidencia que pudieran tener en algunas materias. Dado el debate constitucional que existe hoy, sería bueno asumirlo y tratar de establecer los límites de uno y otro. La existencia de estos espacios de fricción no ayuda, y este debate constitucional nuevo abre la posibilidad de discutir sobre la distribución de los poderes”.

En relación a las dificultades que ha presentado el servicio judicial a propósito de la pandemia de Covid-19 que afecta al país, Ravanales afirmó que “me parece que es una buena idea la ampliación de plazos, pero también el tema de las salidas alternativas me parece que es prudente en estas condiciones. La ampliación de plazos sin duda va a ser una herramienta importante, pero vamos a encontrar siempre límites en los juzgados”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.