Universidad Gabriela Mistral cambia de mano: Universidad San Sebastián será su controladora tras salida del Sodalicio de Vida Cristiana

Imagen-TEMATICA-UNIVERSITARIOS-925

La sociedad apostólica estuvo siete años al mando del plantel. Con el traspaso, la UGM espera mejorar su situación económica, obtener su acreditación y que sus alumnos tengan más oportunidades de especialización.




"Queremos informarles que la Universidad Gabriela Mistral (UGM) inicia una nueva etapa, consistente en el cambio de sostenedor, en virtud del cual, durante el mes de enero 2020, se iniciará un proceso en el que la Universidad San Sebastián (USS) asumirá el desafío de dar continuidad al proyecto educativo y proyectarlo a futuro. Este proceso esperamos que culmine a fines de mes".

Eso señala el comunicado que el rector de la UGM, Hipólito Zañartu, envió anoche a su comunidad académica, informando que la USS ingresará al directorio a tomar el control total de esta casa de estudios, poniendo fin a siete años en que estuvo en manos de la sociedad apostólica Sodalicio de Vida Cristiana.

"Con esta transición, también se inicia un período de mucho trabajo en distintos ámbitos, entre ellos, el de la acreditación institucional, una tarea prioritaria a la que nos abocaremos intensamente con el objeto de obtener el mejor resultado", agrega el comunicado.

El rector Zañartu explica a La Tercera que la USS no compró la UGM, sino que solo fue un traspaso de controlador: el plantel seguirá existiendo con su nombre, pero con una espalda financiera mucho mayor.

"El Sodalicio tiene varias obras apostólicas y la universidad le significó un desgaste importante, entonces priorizaron", explica.

Zañartu agrega que con los cambios de la Ley de Educación Superior, "para cualquier proceso de acreditación, la situación económica va a ser la tarjeta de presentación, porque se han visto otras universidades que sencillamente se han desplomado. Uno tiene que tratar de equilibrar los números, el Sodalicio intentó hacerlo, se logró, pero hay que seguir invirtiendo y la USS tiene experiencia en esto".

Además, según el rector, quien también es egresado de la primera generación de la UGM, este cambio "le abre una puerta grande a los alumnos de nuestra universidad para tomar cursos de especialización o de posgrado en la USS".

La situación financiera de la UGM, que tiene cerca de mil alumnos, es delicada. Cerró el 2018 con $2.997 millones en pérdidas, siendo la quinta institución con más números rojos. El proceso de traspaso de control ha sido monitoreado por la Superintendencia de Educación Superior en los últimos cuatro meses.

Situación financiera

Al respecto, la Superintendencia de Educación Superior señaló que desde julio ha monitoreado la situación de la UGM, luego que detectara un delicado escenario financiero.

Producto de ello, abrió un proceso de investigación formal para determinar la real situación del plantel y para que se tomen las medidas que garanticen su sostenibilidad y sustentabilidad.

"El cambio de controlador de una universidad es una facultad que poseen estas en el ejercicio de su autonomía. En este caso, según lo planteado por las autoridades de la UGM, se busca resguardar la prestación del servicio académico asumidos con sus estudiantes", dicen en la superintendencia.

Además, dice que velará porque el traspaso se realice de buena forma e informa que pondrá a disposición "de cualquier persona que pueda sentirse afectada por la actual situación de la UGM, su sistema de recepción de reclamos y denuncias".

Comenta