Ricardo Rincón: "Han tratado de presentarme como un animal"

A 15 años de una denuncia por violencia intrafamiliar, el diputado Ricardo Rincón (DC) continúa negando que haya agredido a su ex pareja Carolina Hidalgo. Ello, a pesar de que un tribunal civil lo sentenció a realizar una terapia sicológica en 2003 y que el Tribunal Supremo de su partido lo amonestara esta semana.

A principios de semana, un fallo del Tribunal Supremo de la DC desató una vorágine en el partido: la instancia amonestó por escrito -y rechazó la solicitud de expulsión- al diputado Ricardo Rincón por un caso de violencia intrafamiliar ocurrido en 2002. En ese entonces, Carolina Hidalgo, su entonces pareja, lo acusó ante la justicia por agresión física. Su caso fue sobreseído temporalmente y un juzgado civil lo sentenció a realizar una terapia sicológica, aunque Rincón niegue hasta hoy su participación en el episodio.

En 2005, el entonces timonel DC Adolfo Zaldívar vetó la candidatura de Rincón por esta causa y hoy Hidalgo declinó entregar su testimonio a Reportajes, mientras el diputado -a más de 15 años del quiebre con ésta- continúa negando la golpiza.

¿No le parece razonable que se exija a autoridades públicas ciertos estándares respecto de su vida privada?
Basado en la verdad, no en mentiras. Yo no soy Superman. El año 2002, 2003, 2004, 2005, 2006, cuando se vio este caso, yo no era parlamentario de este país, no tenía influencia… Nada. ¿Tenía que pasar por un procedimiento de desafuero previo? No, no había nada. Era un ser humano normal. Hay muchas facilidades en Chile para apuntar con el dedo, para volcar en algunos que estamos expuestos públicamente rabias, frustraciones, incompetencias, faltas de realizaciones personales en la vida, pero en los hechos uno ve que a veces muchas cosas no están acreditadas o incluso se han terminado los procesos. Cuando a ustedes les pase, van a querer ser respetados en su derecho de defensa y en que la verdad se esclarezca.

¿A qué cree que este caso que ocurrió en 2002 haya vuelto a ser presentado ante el Tribunal Supremo de su partido para solicitar su expulsión?
La verdad de las cosas se irá sabiendo con el tiempo, pero es evidente que hay una finalidad política. Cuando hay ciertas personas con autoridad gubernamental que empiezan a hacer posteos de fotos falsas, hay clara intencionalidad política. Aquí hay un levantamiento de un caso de hace 15 años, y después hay una intención de perpetuación de éste cuando estamos en año electoral. Entonces, hay dos elementos: el levantar y después el tratar de mantener. El mantener se vincula con posteos de fotos truchas o falsas o trucadas, póngale la palabra que quieran, entre otras cosas… Este es un caso que fue zanjado en la justicia de este país hace casi 15 años, o hace más de 10 años según las distintas resoluciones, donde no se exigió siquiera una certificación de incumplimiento del tratamiento sicológico. ¿Porqué no muestran una certificación de incumplimiento? Porque no hay. ¿Por qué no muestran un requerimiento de cumplimento de una sentencia? Porque no hay. ¿Por qué no muestran una acción penal por desacato judicial?. Porque no hay.

¿Por qué no hizo la terapia psicológica por seis meses que falló el Juzgado Civil en 2003?
Por lo que le he señalado. Primero, no hay ningún plazo para cumplir ese tratamiento, para que vea lo imprecisa de la sentencia, no hay ningún plazo. Segundo, porque el propio tribunal está diciendo que no está acreditado que yo haya agredido a la denunciante. ¡Fíjese que ni siquiera habla de víctima, habla de denunciante! Y en paralelo, había una querella criminal por los mismos hechos entre las mismas partes que significaba la posibilidad de una pérdida de libertad incluso porque las lesiones son un delito. Y en ese contexto, obviamente uno está asesorado por abogados, no toma una decisión… Y eso era el reconocimiento de algo que jamás he cometido, jamás he agredido a una mujer, a nadie. Yo no tomo, no fumo, no bebo, no tengo ningún antecedente en mi vida, ni siquiera en el colegio, ni en la universidad de alguna riña o algo.

Independiente de que sus abogados se lo hayan aconsejado y que usted niegue que la haya violentado, es una sentencia de un juzgado, ¿por qué no la acata?
Le repito: había una querella criminal y no podíamos bajo ningún aspecto hacer un reconocimiento tácito cuando se me imputaba un delito de lesiones. Y en este país si usted quiere cumplir la sentencia tiene acciones legales para hacerlo. ¿Por qué ellos no lo hicieron? Ninguna persona, aunque vaya al Tribunal Supremo que quiera o que vaya a la comisión que sea, me va a mí o cualquier chileno poder exigir el cumplimiento de algo que no exigen los Tribunales de Justicia. Solo los tribunales ven estos temas y solo éstos son los que pueden imponer el cumplimiento de la sentencia.

Ante la polarización que genera su caso, ¿ha reflexionado sobre su repostulación?
Para nada. Y por una razón muy sencilla. En el minuto en que se empiecen a alterar las normas que rigen en Chile para poder ser candidato a cualquier cosa y se pretendan instalar estándares éticos, ni siquiera acreditados, usted comprende que se rompe el estado de derecho. Yo ya he sido candidato y usted sabe los resultados y el desempeño electorales que he tenido.

El lunes 17, cuando se dio a conocer el fallo, su hermana Ximena Rincón reveló una supuesta extorsión por parte de su ex parea. Pero usted no lo mencionó cuando declaró ante el Tribunal Supremo…
No he dicho lo que dije en el Tribunal Supremo. Y no creo que usted haya tenido acceso al expediente… He tratado, por un mínimo cuidado de una relación que terminó hace más de 15 años, y donde he sido categórico en señalar que yo no me quise casar, contar públicamente los trasfondos de esto. Si le he dado más detalles respecto de la supuesta lesión es porque estoy siendo objeto de declaraciones injuriosas. Y no precisamente por la ofendida, sino por todos esos personajes que están libremente hablando. Creo que en esto debo mantener lo que ha sido mi conducta en términos de no contar las temáticas más de detalle del término de esa relación. Si usted quiere averiguar por ella, están las causas judiciales, donde usted podrá darse cuenta qué es lo que hay de eso o no. Mi hermana, obviamente que conoce del tema. No me quise casar, ahí está la base de esto, incluso he dicho que si yo de algo soy responsable es de haber generado una expectativa de matrimonio.

¿Cómo recibe el fallo del Tribunal Supremo de la DC ?
Bien, muy bien, porque establece con total claridad que no están acreditados ante los tribunales competentes los hechos que se me han imputado y ni siquiera debió haber dicho al diputado Ricardo Rincón, porque en ese tiempo yo no era diputado, pero bueno ahora lo soy.

Sin embargo, una mayoría contundente, lejos de absolverlo, estuvo por amonestar su conducta…
Se me acusó de haber agredido en la forma que usted ya sabe, tratando de presentarme como un animal, a una persona hace 15 años. De un juicio decidido y zanjado hace 15 años. No está acreditado que haya agredido a la denunciante y eso es no tener participación, va mucho más allá el Tribunal del Crimen, que dice que no hay lesiones. No existe delito, eso dice el tribunal que me sobresee, porque no hay delito.

Sin embargo, un tribunal civil, en un fallo paralelo sostiene que sí existieron esas lesiones y le demandan realizar un tratamiento de terapia sicológica por seis meses…
Pero eso pregúnteselo al Juzgado Civil. Si los tribunales no te sobreseen por nada. Yo acredité que la lesión era de un año antes. Ella no llevó ningún testigo al Juzgado del Crimen, porque en sede criminal era perjurio, se podía quedar preso ahí mismo. En este caso hubo tres sobreseimientos, dos en 2003 y uno en 2006.

Ya en 2005, el consejo nacional de la DC le impidió postular a la Cámara por este caso. ¿Qué recuerda de ese episodio?
Sí, claro, pero no fue el consejo nacional, fue básicamente Adolfo Zaldívar, presidente del partido en esa época. El sostenía que todavía no estaban cerradas las causas en el Juzgado del Crimen, aunque en lo que respectaba a la causa civil estaba cerrada. Una causa en el Juzgado del Crimen puede terminar con una inhabilidad para el ejercicio del cargo u oficios públicos temporal o perpetua, entonces, en eso tenía razón Adolfo cuando dice, chuta, hay un sobreseimiento temporal, pero ya claro, el otro sobreseimiento con el expediente civil, con la sentencia civil es recién del 2006. Y eso fue.

¿Usted siente que ya pagó, entonces, políticamente por este caso cuando no le dejaron repostular el 2005?
Cuando usted coloca la palabra, políticamente, claro. Obvio. Evidentemente. Si usted coloca la palabra políticamente es evidente, porque a esa fecha no tenía yo cerrado el expediente criminal. En ninguna parte del mundo se te juzga cuatro, cinco o seis veces, existen principios del derecho que son fundamentales sobre no existencia de doble juzgamiento.

La presidenta de su partido, Carolina Goic, sostuvo que si de ella dependiera lo hubiera expulsado del partido…
Lamento las palabras de Carolina, creo que se ha equivocado profundamente. Si hay una institucionalidad partidaria, esa institucionalidad debe ser respetada. Si hay algo que no corresponde es la violencia de la que estoy siendo objeto, yo he estado en los tribunales del crimen, en el tribunal civil, he estado en muchos tribunales de la República, 15 años después estaba en el Tribunal Supremo del partido, entonces la pregunta es: ‘¿Y cuántas veces este tema va a seguir?’. Yo comparto eso de rechazar todo tipo de violencia contra la mujer y contra todo ser humano.

¿Ha hablado con Carolina Goic por este tema?
Ella no quiere hablar conmigo, así que es imposible. Le he mandado mensajes para ponerme a disposición de ella y de su campaña y ella no los ha contestado. Uno entiende claramente los códigos de la política y usted comprende que con esta cuasi campaña que ella está haciendo, bueno, a mí, yo lo lamento, o sea, si algo uno debe lamentar, es que además no separe los roles. En este tema está actuando como candidata que quiere remontar en las encuestas.

Hace poco se dio a conocer que RD vetó la postulación al Parlamento de Javiera Parada por haber manejado en estado de ebriedad. Hay un tema transversal con los estándares para candidatos…
A mí me da una pena profunda que ella no pueda ser candidata. Si me hubieras dicho que ella mató a alguien o que a consecuencia de su estado de ebriedad lesionó gravísimamente a alguien que se debate entre la vida y la muerte; que esto es una conducta reiterada y que cada tres días o todos los fines de semana… Primero, a mí no me constan los hechos, así que mal podría opinar. Pero si lo que se le imputa es manejar en estado de ebriedad, pero nadie le imputa todo esto que estoy señalando, creo que es un despropósito que se tenga con ella ese estándar cuando, además, entiendo que no existe ninguna sentencia judicial.

Seguir leyendo