Cambio climático y pandemia dificultan nuestro comercio exterior

exportaciones



Ricardo Mewes es presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Chile.

Es sabido que una de las consecuencias de la pandemia, ha sido la alteración del flujo del comercio internacional y actualmente nos encontramos ante una crisis global en la cadena de suministros. Asimismo, con el levantamiento de las cuarentenas y de las restricciones se ha producido un fuerte crecimiento de la demanda al mismo tiempo en todo el mundo provocando una gran presión en la logística internacional. El comercio es una industria que importa gran parte de su oferta y el explosivo aumento de los fletes marítimos sumado a la escasez de contenedores ha hecho que trasladar la mercadería sea toda una odisea no sólo por su alto costo, sino también por la larga espera para tener los productos en puertos locales.

Así, nuestro sector está enfrentando fuertes incrementos en los costos de transportes, donde se ha llegado a quintuplicar el precio de los contenedores, mayores tiempos de espera y cierre de puertos, lo que también ha afectado los stocks de algunos productos lo que, sumado a la fuerte demanda interna, ha presionado al alza los precios de los bienes de consumo.

En Chile, además, enfrentamos problemas que empeoran este escenario, como la permanente inseguridad que viven los camioneros, los cuales ya no pueden retirar cargas de noche debido a los constantes asaltos de que son objeto. Se suman los graves atascos logísticos producto del aumento de las marejadas que están provocando que los puertos se cierren frecuentemente y que los barcos deban desviarse resultando en atrasos de entrega, perjudicando gravemente nuestro intercambio internacional.

Este último fenómeno va en aumento, como consigna el estudio “Determinación de los impactos del cambio climático en las costas de Chile”, encargado por el Ministerio de Medio Ambiente a un grupo de científicos, el cual pone en alerta los riesgos del aumento del nivel del mar debido al incremento de la temperatura media de la tierra mencionando que, “los eventos extremos serán más frecuentes e intensos”.

El sector exportador, gran motor de nuestra economía, se ve de esta manera fuertemente afectado al no poder cumplir en tiempo y forma con los compromisos internacionales, haciéndonos menos competitivos frente a otros países de la región

Las trabas a nivel global producto de la pandemia se irán disipando, pero el problema de la seguridad va a persistir, así como también lo harán los efectos del cambio climático. Somos un país que depende enormemente del comercio exterior, donde cerca del 95% de este intercambio se realiza por vía marítima, por lo que, como asociación empresarial representantes del comercio, hacemos un llamado a implementar con urgencia medidas de adaptación y mitigación enfocadas en mejorar la operación e infraestructura portuaria necesarias para hacer frente a este nuevo escenario, en beneficio de un sector de vital relevancia para el país. La cooperación público-privada puede ser, una vez más, una buena fórmula para lograr avances, ya que la experiencia de los actores directamente involucrados es el elemento clave para que las políticas públicas que fomentan el desarrollo del comercio internacional tengan sentido de realidad.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.