El resurgir de Angela Merkel

Merkel elecciones



Por Ian Bremmer, presidente de Eurasia Group y GZERO Media.

Los líderes fuertes surgen en tiempos de crisis. Para los estados autoritarios del mundo, eso ha significado más poderes de emergencia para los hombres fuertes que gobiernan. Para Europa, eso ha significado el resurgimiento político de Angela Merkel.

La decisión de Merkel en 2015 de abrir las fronteras de Alemania a un millón de refugiados sirios durante la crisis de refugiados del continente fue tan valiente políticamente (y para la fortuna política de Angela, imprudente) como impopular. Luego de la medida, la popularidad de Merkel se vio afectada tanto en Europa como en Alemania, y su partido político, la CDU, pagó el precio en las urnas. La CDU y su partido hermano lograron reunir la mayor cantidad de votos en todo el país en las elecciones de 2017, pero fue su peor desempeño en la era de la posguerra, ganando Merkel su cuarto mandato como canciller. La CDU continuó con un desempeño inferior en las elecciones locales, lo que llevó a Merkel a anunciar que no buscaría un quinto mandato.

La canciller alemana entró a la pandemia en la peor forma de su carrera política; en febrero, su sucesora y protegida, la ministra de Defensa alemana, Annegret Kramp-Karrenbauer, se vio obligada a renunciar al liderazgo del partido de la CDU después de no lograr que los miembros del partido se alinearan detrás de ella. Merkel encontró su legado político colgando de un hilo.

Qué diferencia pueden hacer unos pocos meses y una pandemia global. Ante la mayor crisis, Merkel hizo lo que mejor sabe hacer, dejar de lado las consideraciones políticas y tomar las decisiones difíciles que se requieren en el tiempo. En lugar de jugar a la política con la pandemia, como lo han hecho muchos otros líderes mundiales, Merkel optó por un enfoque basado en la ciencia para la respuesta del país al Covid-19, un movimiento facilitado por sus antecedentes y su propia formación científica. En abril, el 72% de los alemanes aprobó la gestión de la crisis por parte de su gobierno, un cambio masivo en comparación con el mes anterior cuando aproximadamente el 70% del país “desaprobó el historial del gobierno”.

Habría sido fácil para Merkel cuidar de Alemania, tomar el crédito por la admirable respuesta del país y dejar una nota alta. En cambio, usó sus resurgentes números en las encuestas para unirse con el francés Emmanuel Macron (un eurófilo comprometido, pero cuya propia respuesta pandémica en casa ha dejado mucho que desear) y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, para proponer e impulsar un fondo común para la recuperación, pagado principalmente por los estados más ricos de la UE para ayudar a los más pobres.

Este es un cambio radical en la política europea. Muchos de los estados del norte, incluida Alemania, siguen recelosos de vincular sus destinos financieros con los miembros más débiles de la UE. En cambio, la respuesta sanitaria y financiera de Europa superará a la de EE.UU. para fines de año (particularmente sorprendente en el frente financiero dadas las fuertes medidas económicas adoptadas desde el principio por Washington). Igual de importante para Europa, este nuevo fondo de recuperación proporciona un modelo potencial de cómo la UE puede abordar las otras crisis que inevitablemente surgirán en los próximos años y décadas.

Eso no significa que la crisis pandémica de Europa haya terminado. Lejos de eso. Como lo ha demostrado recientemente Estados Unidos, los casos pueden cambiar drásticamente en cuestión de semanas. Pero no le resta valor al hecho de que cuando Merkel tenía ante sí la salida fácil, dejando que fueran los alemanes y sólo los alemanes los que juzgaran su respuesta frente al Covid, la canciller eligió una vez más usar su fuerza política para entrar en la refriega y guiar al continente europeo hacia adelante.

Obviamente, es demasiado pronto para decir cuán exitosa será Europa en general en la lucha contra la pandemia, o si los movimientos defendidos por Merkel durarán más que su mandato como canciller de Alemania. Pero no cabe duda de que Merkel le proporcionó a Europa lo que necesitaba desesperadamente en este momento: un liderazgo estable y una voluntad de hacer lo que sea necesario para el bien continental mayor.

Dicen que nunca hay que quedarse demasiado tiempo para convertirse en el villano. Merkel demuestra que, a veces, si te quedas el tiempo suficiente y te mantienes fiel a ti mismo, puedes volver a ser el héroe.

Comenta

Imperdibles