La nueva tecnología del VAR que llegará al Mundial de Qatar

A través de 12 cámaras especializadas se puede rastrear hasta 29 puntos del cuerpo de los jugadores, para identificar de forma más precisa un eventual fuera de juego. En el balón está integrado un sensor que envía 500 datos por segundo e identifica el momento exacto en el que un jugador lo golpea. Foto: FIFA.

Desde 2020 la FIFA ha trabajado en el Sistema de Tecnología Semiautomatizada de Fuera de Juego (SAOT, por sus siglas en inglés), herramienta que funciona con inteligencia artificial para rastrear hasta 29 puntos corporales de cada jugador y determinar con rapidez si está en fuera de juego o no. “Podremos decidir más rápido y eso me encanta, porque es uno de los aspectos a mejorar y que siempre se nos ha criticado”, valora Julio Bascuñán, árbitro que estará en la Copa del Mundo.


La FIFA no ha perdido oportunidad para aprovechar la tecnología y mejorar el desarrollo del fútbol moderno, sobre todo en la toma de decisiones. De hecho, el presidente del ente, Gianni Infantino, ha reforzado esa intención en los últimos años y lo ha plasmado en su plan de acción “The Visión 20/23″: “La FIFA está decidida a aprovechar los avances tecnológicos para mejorar el fútbol en todos los niveles”. Por lo mismo, una de las innovaciones más grandes ha sido la del VAR (árbitro asistente de video), que se creó con el objetivo de evitar errores humanos que alteren el resultado de un partido.

Sin embargo, esta herramienta no ha estado exenta de críticas y reproches de parte de directores técnicos, jugadores e hinchas. Por eso, desde 2020, el organismo que rige al fútbol ha estado trabajando en una mejora significativa y que marcará el Mundial de Qatar 2022: el Sistema de Tecnología Semiautomatizada de Fuera de Juego (SAOT, por sus siglas en inglés).

En el formato actual, son los jueces que están en la cabina VOR (Video Operation Room) quienes identifican los puntos del cuerpo que se consideran para sancionar fuera de juego y trazan computacionalmente la línea de offside, lo que ha generado debate respecto de su precisión, ya que depende del pulso de quien esté a cargo, algo que el sistema semiautomatizado pretende erradicar. Además de los posibles errores, los tiempos de espera en promedio superan los 70 segundos.

¿De qué trata esta tecnología? El SAOT es una nueva función del VAR que permite determinar con rapidez si un jugador está en posición correcta o no y se sustenta en tres tecnologías que se complementan entre sí.

Al identificar distintos puntos de los jugadores, se pueden recrear sus esqueletos y así los cuerpos técnicos y médicos pueden ver el partido, con unos segundos de retraso, a través de una animación digital que permite cambiar las cámaras y los puntos de vista. Foto: FIFA

Por un lado, hay un sistema de doce cámaras especializadas que se ubican bajo el techo de cada estadio y tienen la capacidad de identificar y rastrear hasta 29 puntos específicos del cuerpo que se consideran para el fuera de juego. Este sistema envía hasta 50 tomas por segundo de cada futbolista, lo que permite analizar de forma más precisa la posición del jugador involucrado en la cancha y resolver en no más de 25 segundos la decisión final.

Además, esta tecnología, bautizada como limb-tracker o tecnología de detección de extremidades, permite crear en tiempo real representaciones tridimensionales del esqueleto de cada futbolista durante el transcurso del partido. Una de sus ventajas, es que los réferis pueden revisar estas animaciones y analizar distintos ángulos de la acción. Esto, por cierto, también es una herramienta útil para que los cuerpos técnicos y médicos de los equipos puedan examinar de otra forma las jugadas, ya sea desde una perspectiva de primera persona o desde arriba del terreno de juego, porque se puede revisar el partido entero a través de una animación virtual.

Algo que, por cierto, también es un condimento especial para los hinchas en el estadio y telespectadoresm pues esta animación también se mostrará para informas de las decisiones de una forma transparente.

Otra tecnología que se utiliza es la Unidad de Medición Inercial. Esto es un sensor que está en el centro de la pelota y envía 500 datos por segunda a la cabina VOR, permitiendo detectar con precisión el momento exacto en que un jugador golpea el balón.

Finalmente, todo se procesa a través de la inteligencia artificial. Con las posiciones de los jugadores y del balón, los datos son procesados por una IA que al detectar una situación de fuera de juego envía alertas automáticas al VAR para que la jugada se revise.

Julio Bascuñán, árbitro chileno que estará en las cabinas del VAR durante el Mundial de Qatar, valora el avance que ha tenido la tecnología en el deporte. “Siempre y cuando sean en bien de lo que es el fútbol y la justicia deportiva. Esto va encaminado a lo que es la rapidez, porque podremos decidir mucho más rápido y eso me encanta, porque es uno de los aspectos a mejorar y que siempre se nos ha criticado; que nos demoramos bastante en las reanudaciones, específicamente en el tema del fuera del juego. Esto va a ayudar mucho”, analiza.

Aun cuando estas herramientas podrían determinar automáticamente un offside, seguirán siendo los árbitros quienes lo determinen, por eso se le llamó semiautomático. Bascuñán argumenta que “el árbitro central y los asistentes son fundamentales, son los que toman la última decisión en el campo y eso tiene que seguir así, la tecnología está ayudando a hacer justicia y es bienvenida. Con esta innovación la emoción va a ser mucho más rápida para los futbolistas”.

Los entretelones de su desarrollo

Este nuevo sistema se ha estado trabajando desde hace al menos dos años. En octubre de 2021, Arsene Wenger, otrora técnico de Arsenal y actual director de Desarrollo del Fútbol Mundial de la FIFA, comenzó a esbozar la innovación sobre el VAR la regla del fuera de juego, aunque sin muchos detalles. “Hay muchas posibilidades de que el fuera de juego se automatice en 2022. Estoy obligado a mantener el secreto, pero eso será la próxima gran evolución en el arbitraje. Sin embargo, es una idea en la que se estaba trabajando desde 2020 y fue aplazada producto de la pandemia.

A través de inteligencia artificial, las herramientas dan una alerta automática al VAR tras detectar una presunta posición fuera de juego. Foto: FIFA

Hasta la fecha se ha probado en más 180 partidos de forma no oficial, entre ellos partidos de la Champions League masculina y femenina de la temporada pasada, en el Mundial de Clubes y la Copa Árabe de Naciones de 2021, instancia en la que la FIFA subrayó que sería “el ensayo más importante hasta la fecha”. Pero no fue hasta el 10 de octubre de este año que se utilizó de forma oficial en el partido de la Supercopa de Europa entre Real Madrid y Eintracht Frankfurt.

Julio Bascuñán detalla que esta herramienta también se probó también en el Mundial de Clubes de 2020. “Fueron algunas pruebas, nada oficial, en donde pudimos conocer el funcionamiento. Fue bastante grato, porque efectivamente el sistema te da de forma inmediata si el jugador está fuera de juego o no, mostrando el punto de contacto. Con esa velocidad que se tiene se pueden descartar las situaciones de fuera de juego de forma bastante efectiva. Nuestra primera impresión fue muy positiva, porque es algo que realmente va a mejorar lo que se ha venido desarrollando”, señala el juez que participó de la competencia.

Además, Bascuñán –el único chileno que estará en el torneo planetario– ha estado en todos los seminarios y ensayos que se han hecho para adoptar de una forma óptima la herramienta. “Ha sido practicar, practicar y practicar. Trabajar con los operadores que estarán en el Mundial, porque así nos familiarizamos mejor con el sistema, además de los mismos seminarios y trabajos”, agrega el réferi.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Barbara Espejo y Simón Espinoza –creadores de Había una voz– junto con Trinidad Jove –diseñadora y fundadora de Magia y Cartón– compartieron las inspiraciones detrás de sus emprendimientos, el camino que han recorrido y cómo lo han hecho para darse a conocer.