WhatsApp busca mantener vigencia con reacciones y emojis

Foto: Reuters.

En una actualización enfocada en refrescar las posibilidades de la app lanzada en 2009, Mark Zuckerberg anunció la incorporación de las reacciones a los mensajes en WhatsApp. Esta característica, que ya está disponible para los usuarios, se adiciona a otras como diferentes posibilidades de grupos y envíos, además de nuevos emojis que podrían hacerle el peso a la reciente popularidad de otras plataformas de mensajería instantánea.


No era una sorpresa en el mundo de la mensajería online. Varias aplicaciones, como Telegram, Facebook Messenger y hasta los mensajes de Google Chat ya habían incorporado a su sistema la opción de reaccionar a un mensaje determinado. Siguiendo esa línea, WhatsApp agregó también esa herramienta, con la que sus usuarios pueden usar emojis para contestar mensajes sin la necesidad de escribir.

Con las reacciones de pulgar hacia arriba, risa, corazón, sorpresa, tristeza y agradecimiento, WhatsApp hizo su primera aparición en esta categoría de herramientas, informando en el reciente foro de la compañía Meta que ya estaban trabajando en otras actualizaciones para incorporar aún más reacciones.

La forma de operar es muy sencilla. Solo se debe seleccionar un mensaje presionando sobre él de forma contínua para desplegar una grilla de diferentes emojis con los que se puede reaccionar. Al igual que pasa con el resto de aplicaciones bajo el dominio de Meta, ese emoji se refleja debajo del mensaje.

Este anuncio venía acompañado de otras novedades para WhatsApp. El fundador y CEO de Meta, Mark Zuckerberg, anunció que en la compañía llevaban meses trabajando en la implementación de esta característica, a parte de incorporar 107 emojis nuevos, los que estuvieron disponibles primero en iOS y luego en Android desde su versión 2.22.8.3.

Según Ricardo Sierralta, publicista, académico de la Escuela de Comunicaciones de UCEN y experto en marketing, estas innovaciones responden a una muy bien pensada estrategia que está aplicando WhatsApp. “Normalmente las marcas realizan estrategias de crecimiento, con enfoque de expansión. Sabemos que las capacidades de las aplicaciones se van limitando con el tiempo, y se van quedando al debe de las necesidades de los usuarios”, explica. Es por esto que Meta decidió aplicar diferentes criterios para otorgar una mayor valor a su servicio, justo en la repentina expansión de los usuarios de Telegram, aplicación de mensajería instantánea que se ha vuelto muy popular por sus herramientas de seguridad y dedicada encriptación.

La incorporación de nuevos beneficios, atributos y funcionalidades para no quedar obsoletos en el tiempo no se detiene en el uso de emojis para reaccionar, sino que también pasan por los apartados de capacidad y privacidad. “En Telegram hace mucho tiempo que se permitían no solo las reacciones, sino que las descargas y envíos de grandes archivos, cosa que WhatsApp no tenía. Con esto están intentando emparejar el campo”, explica Sierralta.

Esas funcionalidades también fueron anunciadas por Meta a principio de año. Los archivos compartidos en la app ahora pueden llegar a los 2 gigas, en comparación con el límite de 100 megas que tenía anteriormente. Además, se incorporó la opción de que el administrador de un grupo pueda eliminar un mensaje en particular, como también se agregó la opción de llamadas de grupo de hasta 32 personas.

La nueva actualización de WhatsApp incluye, además de las reacciones y diferentes emojis, opciones de control de mensajes como la posibilidad de borrado por parte del administrador del grupo.

La idea de seguir atractiva como aplicación cuando su funcionalidad de mensajería es tan específica ha sido una tarea de años para Meta, que está evitando la migración de usuarios a Telegram a través de robustecer varios campos a la vez. “Las decisiones se toman a partir de cosas que han funcionado en otras apps o redes sociales, ya que tienen que complacer a un gran segmento de mercado, y esa es una forma segura”, dice Sierralta. En este caso tiene que ver con la experiencia de usuario con los emojis y reacciones, y con facilitar accesos, permisos e interacciones en el caso de los nuevos atributos de envío de archivos, recibimiento de llamadas y control de mensajes.

Adaptarse al consumidor

El ecosistema digital en que está WhatsApp lo hace estar dentro de una campaña mucho más grande de adaptación del usuario, que tiene que ver con todo el mundo de Meta. La marca pretende desarrollar un espacio conjunto donde todas sus aplicaciones puedan conversar y funcionar como un todo, y en ese sentido, buscan una misma línea de desarrollo, que es poder estar lo más presentes en la vida de los usuarios, como apunta el proyecto de metaverso. “Este trabajo de actualización de WhatsApp está bajo la sombra de Facebook e Instagram, y cómo esas redes sociales funcionan. Es también el resultado de un monitoreo que recoge la empresa donde se dan cuenta cómo están interactuando online los usuarios”, explica Sierralta.

Isidora Ocares, Social Media Manager de Clever IT y experta en redes sociales, explica que estas actualizaciones responden a un proceso de adaptación. “Todas las redes sociales están tan metidas en la vida diaria que estamos llevando nuestro comportamiento de la vida real al ámbito digital. Las reacciones son parte de ello”, dice.

Parte de esa adaptación al consumidor es hacerle la vida más fácil, creando una aplicación ágil y con múltiples capacidades de interacción más allá del mensaje y respuesta. Además de poder enviar archivos más pesados, otro anuncio de actualización que pasó desapercibida fue que próximamente se podrá salir silenciosamente de los grupos. “Aquí llevamos lo social al plano tecnológico. Uno quiere reaccionar sonriendo a un mensaje en vez de escribir, uno también quiere salirse de un grupo y que no te pregunten por qué te fuiste, como cuando vas a una fiesta”, comenta Ocares.

Apuntando a facilitar cada vez más la comunicación, esta nueva herramienta reduce la cantidad de clicks y tiempo que uno pasa en las redes, agilizando procesos ya que, responder que algo te emociona o te divierte toma más trabajo que solo presionar un botón.

Si bien las reacciones de WhatsApp se caracterizan por funcionar de manera sencilla, hay algunos datos que son útiles al momento de incorporarlas a la interacción diaria de la mensajería virtual. Por ejemplo, que esta herramienta no puede controlar quién reacciona a qué en un mensaje, dejando la posibilidad a todos los usuarios de un grupo a reaccionar a un mensaje, incluso si es propio.

También es importante recalcar que la app deja cambiar e incluso eliminar la reacción a un mensaje, como también pasa en Facebook o en Instagram, al mismo tiempo que se puede activar o desactivar la notificación de una reacción en la barra de ajustes de WhatsApp.

El futuro de la mensajería

Tanto reacciones como nuevos emojis fueron las primeras actualizaciones de esta app, y según la compañía, estas serán adquiridas por todos los usuarios en el transcurso de un mes, según la rapidez de actualización de sistema de los diferentes dispositivos. Los otros grupos de actualización se irán implementando lentamente.

Pero estos no son todos los proyectos que planea Meta con la marca de mensajería. Durante el evento en vivo “Conversaciones”, un foro en el que Mark Zuckerberg comentó sobre el futuro de la aplicación, se anunció la disponibilidad global de una plataforma con la herramienta de nube, llamada WhatsApp Cloud API.

Su proyecto se basa en la gran tracción que tienen las personas que interactúan directamente con las empresas usando la ya conocida aplicación Whatsapp Business, donde muchos archivos, datos y elementos audiovisuales son compartidos con fines corporativos.”Mil millones de personas envían mensajes a una empresa cada semana en WhatsApp, Messenger e Instagram Direct, enviando mensajes directos a marcas, explorando catálogos de productos y solicitando asistencia”, comentó Zuckerberg en esa ocasión.

En su página oficial, WhatsApp también anunciaba que están trabajando en la herramienta de conversaciones privadas, basado en su propio monitoreo de cómo los usuarios están usando la mensajería, algo que coincide con el uso de las herramientas de Telegram, por ejemplo. Allí se especifica que “las comunidades en WhatsApp permitirán que las personas reúnan grupos separados bajo un mismo paraguas para organizar mejor las conversaciones”.

Con ese plan en mente, WhatsApp pretende hacer funcionar su apartado de WhatsApp Comunidades, pensado para escuelas, clubes y organizaciones sin fines de lucro, donde ahora podrían administrar conversaciones importantes entre más de un grupo a la vez para mayor coordinación. “La pandemia nos obligó a todos a encontrar formas creativas de trabajar juntos mientras estamos separados. Dada la gran cantidad de comentarios que hemos recibido, creemos que podemos hacer más cosas para que sea más fácil ayudar a las personas”, decía el comunicado oficial.

Hoy aún hay regiones que no reciben la última actualización de WhatsApp, pero la compañía asegura que estos cambios eventualmente llegarán a todos los teléfonos, solo para dar comienzo a esta serie de novedades que, si tienen buen recibimiento, podrían mantener a la popular aplicación de mensajería instantánea como la más usada a nivel global a pesar de la creciente competencia.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El periodista Alejandro Alaluf estuvo junto a cuatro invitados en el nuevo ciclo de "Conversaciones Piensa Digital", sobre los desafíos de estas plataformas de venta que han sido un apoyo fundamental para el mundo del emprendimiento, más tecnologizado que nunca: Lina Contreras, Gerente de Restaurantes para el Caribe, Cono Sur y Centro América; Manuel Labra, Cofundador y Director Ejecutivo de “Creado en Chile; Camila Cembrano, Gerente de Ventas de Mercado Libre; y Domingo Lama, Gerente Regional Sell-In de Falabella.com. Revive en este video la charla.