Alumnos le pidieron firmar códigos civiles: el retorno de Boric a las aulas de Derecho de la Universidad de Chile

Fue una visita breve y espontánea, aseguran desde La Moneda, donde el Presidente se reunió con la decana (s), Renée Rivero, conversó con estudiantes y se encontró por coincidencia con el exconvencional, Fernando Atria.



Una breve visita a la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, en Providencia, concretó esta tarde el Presidente Gabriel Boric.

A eso de las 16.00, según precisaron desde La Moneda, el Mandatario llegó hasta las instalaciones de la Casa de Bello, institución donde realizó sus estudios universitarios, pero de la que hoy -al ostentar el máximo cargo a nivel nacional- ejerce como Patrono, según el artículo 9 del estatuto de la casa de estudios.

Fue recibido por la decana (s), Renée Rivero, el vicedecano (s), Álvaro Fuentealba, el director de la Escuela de Pregrado, Miguel González y la subdirectora de escuela, Paula Ahumada, con quienes además sostuvo una distendida conversación.

Tras el encuentro, mientras caminaba por las instalaciones, el Presidente se topó con algunos estudiantes de la facultad, quienes se acercaron a saludarlo y a pedirle que les firmara códigos civiles.

— ¿Con quién estás en Civil? — preguntó el Mandatario en uno de sus intercambios.

— Con Mauricio Tapia.

— Ah, Mauricio Tapia, mándale saludos.

A la salida, además, el Jefe de Estado se encontró por coincidencia con el exconstituyente Fernando Atria. El abogado imparte clases en dicha casa de estudios y culminó el martes 4 de julio su participación en la Convención Constitucional, luego de que esta se disolviera tras un año de trabajo.

Desde La Moneda aseguran que fue una visita espontánea y que no estaba prevista en las actividades programadas del Mandatario.

Lee más sobre Política

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Imperdibles




El animal habría nadado más de 160 kilómetros alejándose de su hábitat en el mar Ártico. Por el momento, las autoridades estudian si deberían devolverla al mar o mantenerla en un tanque de agua hasta que se recupere.