Boric y partidos acuerdan radicar diálogo constitucional en el Congreso desde este miércoles y Uriarte asume rol clave

El Mandatario se reunió este martes en La Moneda con la mayoría de las colectividades del espectro político y fijaron fecha de inicio de las negociaciones para un nuevo proceso, cita que tendrá lugar este miércoles en el Congreso. La nueva titular de la Segpres, Ana Lya Uriarte, será la representante del gobierno en los diálogos, mientras el Jefe de Estado asumirá un rol de "facilitador" y no de protagonista.


A las 15.00 de este miércoles está citado, en el Congreso Nacional, el primer encuentro transversal -de todo el arco político- para arribar a un acuerdo que encamine un nuevo proceso constituyente. Así lo acordaron este martes en una cita en La Moneda, liderada por el Presidente Gabriel Boric, los partidos con representación parlamentaria.

Pasadas las las 16.00 comenzaron a llegar a Palacio los principales dirigentes de Chile Vamos, el Partido de la Gente, la Democracia Cristiana, Apruebo Dignidad y el Socialismo Democrático, quienes fueron convocados a una reunión con el Mandatario, luego de que este domingo el Rechazo al texto constitucional propuesto por la Convención triunfara por un amplio margen en el plebiscito (61,8%).

La cita inédita, que reunió a todo el espectro político -a excepción del Partido Republicano, que decidió restarse-, había sido organizada por la Presidencia para este lunes, pero la invitación anticipada de La Moneda, que se extendió previamente a que se conociera el holgado resultado final en desmedro del Apruebo, dio margen a la derecha y otros sectores del centro político para hacerse esperar hasta la jornada del martes. Y se dio a horas de que el Jefe de Estado anunciara un profundo cambio en el corazón de su gobierno, marcado por una reestructuración de su comité político.

El fallido nombramiento del comunista Nicolás Cataldo como subsecretario del Interior dio más razones a esos sectores -en la antesala de la cita- para poner en duda su participación. Y pese a que estuvo en vilo la convocatoria, Chile Vamos definió acudir a la invitación de Boric, pero con la condición de que pudieran tener un espacio privado con él luego del encuentro general, lo que les fue concedido.

En el encuentro -en que participaron, además, las nuevas ministras del Interior y la Segpres, Carolina Tohá y Ana Lya Uriarte, respectivamente, y Camila Vallejo (Segegob)-, Boric agradeció a todas las fuerzas políticas por su disposición a concurrir al diálogo para iniciar las negociaciones que permitan la conformación de un nuevo órgano. El Mandatario, según presentes, reiteró el mensaje que dio al país el domingo, asegurando que él facilitará el proceso, pero que no será protagonista, radicando este debate en el Congreso Nacional. De hecho, por lo mismo, a la cita también fueron convocados los titulares de ambas cámaras, Álvaro Elizalde (Senado) y Raúl Soto (Cámara de Diputados).

Asimismo, el Jefe de Estado comunicó a las colectividades que sería Uriarte, su nueva jefa de la Segpres y quien reemplazó a Giorgio Jackson (Mideso) en el cargo, la contraparte del Ejecutivo en las conversaciones que se inaugurarán hoy. Según presentes, los representantes de la derecha ratificaron su compromiso de continuar con un proceso constituyente cuyas características ya han comenzado a delinearse en algunos documentos internos en los distintos sectores políticos.

De hecho, ayer senadores del Socialismo Democrático elaboraron un documento en que proponen una nueva Convención 100% electa con voto obligatorio, fijación de quórums y plazo de seis meses, además de que los comicios se realicen en “listas de partidos o pacto de partidos actualmente vigentes”, que incluyan independientes, y que se trabaje “sobre la base de la deliberación de los procesos impulsados por la Presidenta Bachelet en 2016, la recepción de propuestas de la Convención y el texto de la propuesta de la Convención”.

En términos de plazos, si bien a la salida de la reunión se evitó comprometer alguno, la idea inicial en el oficialismo era que esto se logre antes del 11 de septiembre, fecha que seduce al Presidente Boric. “El 11 de septiembre es un hito en el calendario que polariza a Chile y el Presidente ha planteado que tenemos que tener un camino ya iniciado antes de eso. Yo comparto eso”, dijo el domingo el presidente de la UDI, Javier Macaya, quien participó en el encuentro y ayer solo se limitó a afirmar que el acuerdo debía darse “lo antes posible”. Sobre la tramitación de reformas que encaucen el proceso, se ha mencionado máximo el 18 de septiembre.

“Hemos resuelto ponerle fecha a la convocatoria al diálogo inclusivo, incluyente, con todos los actores, para que en el Congreso Nacional se establezca un itinerario y un camino para avanzar en el anhelo de una Constitución nacida en democracia”, dijo a la salida Elizalde, aunque advirtió que “hay que darse todo el tiempo necesario para que sea un buen acuerdo”.

Su par de la Cámara aseguró, en tanto, que “hemos asumido todos la responsabilidad política del momento histórico que nos toca conducir para dar certidumbre al país y hacer un buen proceso, para no farrearnos esta segunda oportunidad, que probablemente va a ser la última”.

El encuentro, en todo caso, también tuvo momentos tensos y dio para discusiones anexas. Fue el último en intervenir, pero todos le pusieron atención. El presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, interpeló a la derecha y se mostró preocupado por lo que -acusó- habrían leído en su sector como un “anticomunismo” en contra del nombramiento de Cataldo como reemplazo de Manuel Monsalve en la Subsecretaría del Interior, quien de todas formas se mantendrá en la Subsecretaría de Educación. Fue Chile Vamos, principalmente, quienes ejercieron una fuerte presión para que el Mandatario diera un pie atrás en su decisión, que incluso fue comunicada de manera oficial.

La cita privada con Chile Vamos

Por cerca de 15 minutos estuvieron reunidos a solas los dirigentes de Chile Vamos junto a Boric. Allí, los presidentes de la derecha plantearon una serie de temas al Mandatario. Uno de los primeros asuntos que pusieron sobre la mesa fue la preocupación de que el gobierno debe tramitar en paralelo al proceso constituyente las reformas sociales que sienten urgentes, como las de pensiones, seguridad y salud. “Acá hay problemas muy urgentes que requieren la atención inmediata del Presidente. Lamentablemente, no han estado tan atendidas en los últimos meses”, dijo Macaya sobre el punto.

Sobre ello, los dirigentes hicieron ver que hay temas -como la reforma previsional y tributaria- donde no apoyarán al gobierno, y que por ello esa discusión debe ir en vías paralelas, sin contaminar el proceso constituyente, para que este pueda llegar a buen puerto. “Él tiene que entender que tiene minoría en el Senado y en la Cámara y, por tanto, tiene dos alternativas. O nos atrincheramos, o somos capaces de dialogar”, dijo Chahuán tras la cita.

Las declaraciones de los líderes de los partidos de Chile Vamos, en todo caso, contrastan con la postura previa que habían manifestado dirigentes del bloque, que pidieron que las reformas tributaria, previsional y también proyectos en materia de seguridad se incluyeran dentro de un pacto constitucional. Según explican en privado, el cambio de posición se fundamenta para no dilatar el proceso y evitar que los cuestionen.

En otros términos, los dirigentes valoraron especialmente que el Congreso sea el lugar para buscar acuerdos -con un menor protagonismo de Boric- y todos reconocieron experiencia y validaron a la ministra Uriarte como interlocutora. Según los participantes, no se habló ni de plazos ni detalles, pero manifestaron estar abiertos a todos los mecanismos y a avanzar lo más pronto posible.

En tanto, Chile Vamos también le planteó a Boric la necesidad de que pueda hacer una reflexión sobre los resultados incluyendo una autocrítica y le recalcaron su disposición a colaborar siempre. “Todos queremos avanzar en una nueva y buena Constitución”, dijo la presidenta de Evópoli, Luz Poblete.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.