Diputados DC piden a Ascencio y Rincón tomar las riendas del partido post 21 de noviembre

Su preocupación por el distanciamiento de la directiva con los parlamentarios y por una posible fractura del partido si Yasna Provoste no pasa a la segunda vuelta en la elección presidencial expresaron los diputados a la presidenta del Senado, Ximena Rincón.




Una cena de dos horas y media que terminó con torta de maracuyá. Ese fue el escenario para que los diputados DC conversaran sin tapujos con la presidenta del Senado, Ximena Rincón, el martes en la noche, justo cuando la candidata del partido, Yasna Provoste, encabezaba en Valparaíso un acto para conmemorar el triunfo del No.

Aunque el tema obvio era la actuación de los senadores frente al cuarto retiro, se habló de mucho más. Incluso de las elecciones internas de la DC, que en enero renovará la directiva hoy en manos de Carmen Frei. De hecho, en la mesa había dos futuros candidatos: la misma Rincón y el jefe de bancada, Gabriel Ascencio.

A la cita, que partió a las 20.00 en el comedor de la presidencia del Congreso en Valparaíso, asistieron ocho de los 12 diputados: Daniel Verdessi, Iván Flores, Miguel Ángel Calisto, Joanna Pérez, Jorge Sabag, Matías Walker, Gabriel Silber y Ascencio. Se excusaron Víctor Torres, José Miguel Ortiz, y Mario Venegas, porque tenían otros compromisos, y Manuel Antonio Matta, que aún no asiste en forma presencial a las sesiones. Advierten desde la bancada que las excusas no eran por desaire, pues todos estaban interesados en asistir.

La conversación fue extremadamente franca. Los diputados se quejaron porque consideran que el partido no los ha acompañado en el proceso electoral que enfrentan siete de los ocho asistentes -Ascencio no repostula-, incluso acusaron que no les ha llegado financiamiento. En ese momento les informaron que el crédito solicitado por el partido ya fue aprobado y que el lunes tendrían fondos para la campaña.

El otro reclamo fue la soledad que dijeron sentir porque el comando de Yasna Provoste -afirmaron- no los ha tomado en cuenta y no han sido acompañados por una figura más jerárquica y visible nacionalmente de la DC. Joanna Pérez relató que la presidenta del Senado la había acompañado a su campaña en la Región del Biobío, lo que motivó a Calisto a solicitarle que fuera a su zona en Coyhaique, “donde la quieren tanto”. Entonces, Ascencio le pidió a Rincón que viera su agenda y las posibilidades de acompañar y respaldar a los candidatos, a lo que ella accedió.

Este gesto de ir a terreno junto con los diputados que compiten por su reelección, comentan los asistentes, no es baladí si se le toma como punto de partida para el interés de Rincón de encabezar al partido a partir de enero. Sembraría apoyos luego de que su partido declinara su precandidatura presidencial a petición de sus socios PS y PPD, para que luego asumiera Provoste.

Y ese es el otro temor que expresaron los diputados: ¿Qué sucederá la noche del 21 de noviembre y quién tomará las riendas de la DC? El diagnóstico común fue que la dirigencia de Carmen Frei está aislada y lejos de ser una conducción con capacidad política para un eventual escenario adverso tras las elecciones parlamentarias y presidenciales de ese día.

Un escenario óptimo para la tienda -advirtieron esa noche- sería si la DC logra obtener 10 diputados y uno o dos senadores. Y más si Provoste pasa a segunda vuelta. Pero si como anticipan las encuestas la senadora por Atacama no pasa al balotaje, los parlamentarios alertaron que hay un riesgo grande de que la DC se termine fracturando: una facción por el candidato de Apruebo Dignidad, diputado Gabriel Boric, y otra por el de Chile Podemos Más, Sebastián Sichel.

Fue así como los diputados Verdessi y Flores demandaron a Rincón y Ascencio, de darse ese escenario, a “tomar las riendas del partido” después del 21 de noviembre, con tal de dirigir el desafío de mantenerlo unido, articular las bases y los apoyos para evitar un quiebre mayor o más prolongado. Argumentaron que la petición a ambos, que representan corrientes distintas dentro de la Falange, les permitiría concentrar los esfuerzos conjuntos hasta la segunda vuelta presidencial. Y recién ahí pensar en competir en la interna indican algunos.

“No podemos estar pensando en enero, eso es pasarse de revoluciones, porque está todo muy en verde. Hay que enfocarse en el 21 de noviembre y ver si vamos a terminar con depresión o eufóricos”, afirma una fuente parlamentaria.

Cuarto retiro

Sobre el tema en boga, los diputados salieron con una sensación optimista respecto de que finalmente los senadores DC terminarían apoyando el proyecto de cuarto retiro, al igual como lo hizo su candidata presidencial.

“Ellos han ido entendiendo y alineándose”, acota uno de los asistentes.

Fue el diputado Silber quien le dijo abiertamente a la senadora Rincón -tal como ya lo había expresado públicamente- que los cuatros senadores tenían que cuadrarse tras Provoste, abriéndose a la posibilidad de que el texto sufriera modificaciones. Es más, está medianamente aceptado que un retiro de rentas vitalicias no estará dentro del articulado.

Implícitamente también algunos diputados le hicieron ver a Rincón que si estaba interesada en ser la próxima presidenta del partido debía entregar señales, y entre ellas estaba apoyar a Provoste con el cuarto retiro, porque las bases no entenderían que el proyecto se perdiera por los votos de los mismos DC. Especialmente cuando el PS ya alineó a sus senadores tras la decisión de la abanderada del bloque.

Más allá del intercambio político, la conclusión concreta del encuentro fue que se debían restablecer las reuniones entre diputados y senadores para evitar problemas o descoordinaciones por falta de diálogo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.