Jackson dice que gobierno maneja datos que asocian alza del Rechazo a confusión sobre propuesta de la Convención

Reconociendo que “es cierto que ha algunos nudos que no se resuelven y hay un tema de armonización y de artículos transitorios”, el titular de la Segpres dijo confiar en que la fórmula de dos tercios en el órgano constituyente garantiza que las normas aprobadas sean “cuestiones positivas para el país”.


El ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Giorgio Jackson, se refirió este viernes al alza constatada por encuestas como Cadem y Criteria para la opción de rechazo en el plebiscito de salida de la propuesta de Constitución de la Convención Constitucional.

A principios de abril, Feedback, Pulso Ciudadano y Cadem en sus estudios arrojaron un aumento en la desconfianza y desaprobación del trabajo del órgano redactor. En la medición Plaza Pública de Cadem por ejemplo, la opción Rechazo alcanzó entonces el 46% de la intención de voto, versus un 40% de quienes manifestaron que aprobarían la nueva Carta Magna. Los datos instalaron la alerta en la Convención e inquietaron al oficialismo.

Consultado al respecto en radio Pauta, el ministro Jackson recordó que en el debate constituyente solo aquellos temas que logran los dos tercios de apoyo en la Sala son los que se vana incorporar al borrador.

“Nuestra evaluación hasta ahora -estamos haciéndole un seguimiento siempre desde la División de Estudios de la Segpres para ver cómo va a ser la implementación posterior- es que las cosas aprobadas en el borrador hasta ahora son muy buenas noticias, son cosas buenas que la ciudadanía ha venido demandando”, explicó.

En esa línea, la autoridad de gobierno reconoció que “es cierto que ha algunos nudos que no se resuelven y hay un tema de armonización y de artículos transitorios”, pero dijo confiar, al igual que el Presidente Gabriel Boric, en que la fórmula de dos tercios garantiza que las normas aprobadas sean “cuestiones positivas para el país”.

El titular de la Segpres planteó que en caso que el Rechazo se imponga en el plebiscito de septiembre “constitucionalmente y en términos formales se estaría optando a mantener la actual Constitución”.

“Eso nos traería la pregunta de si es que tenemos resuelto o no el problema constitucional, porque no hay algo así como una segunda opción o vía de escape”, dijo.

Jackson expresó su confianza en que una vez que esté el texto final armonizado ello baje el nivel de “desinformaciones que han generado temor por aspectos que no están en el borrador y que se han difundido como si fuesen verdades”.

El ministro sostuvo que el Ejecutivo maneja datos de focus groups y encuestas que asocian el alza del Rechazo a “incertidumbre” y confusión sobre la propuesta final.

“Hoy día el énfasis debiese estar en que la ciudadanía esté lo más informada posible respecto a cuál es el texto real que va a emanar de la Convención Constitucional como borrador de nueva Constitución frente a los temores que las personas manifiestan cuando dicen que quieren rechazar por temas que no están en el borrador y que por desinformación esgrimen como razón para rechazar”, señaló.

El ministro agregó que “hay focus groups y encuestas” en esa línea, que constatan, por ejemplo, que existe temor a la idea de la expropiación de los fondos de pensiones, algo que motivó al Ejecutivo a ingresar una reforma al Congreso para explicitar su postura al respecto.

Giorgio Jackson comentó que en la Convención entendía que no era necesario una norma sobre algo que se asocia al derecho a la propiedad, “pero ya se han dado cuenta que está siendo la principal herramienta de quienes quieren rechazar la Constitución”.

“Me imagino que algo van a hacer al respecto”, aseguró.

“Están avisando que les parece sensato o razonable dado esta desinformación el poder incluir una norma que asegure esa propiedad”, dijo, descartando que desde el gobierno se haya solicitado que se incorpore una indicación sobre ello en el borrador de la Carta Magna.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Se trata de un estudio del Instituto de Investigación del Cáncer de Londres, que demostró que el virus del herpes es muy efectivo para tratar cánceres avanzados. La investigación descubrió que RP2, una versión modificada del virus, eliminó las células cancerosas en una cuarta parte de los pacientes que se sometieron al tratamiento.