La fórmula que se explora en el Senado para destrabar la paridad de género

Senado

El 22 de enero la sala del Senado rechazó las fórmulas de paridad de género. Foto. Agenciauno

Senadores de Chile Vamos se abrieron a la posibilidad de un mecanismo con listas abiertas y han estado en conversaciones con sus pares de la oposición y la Red de Politólogas.




Fue el lunes 3 de febrero cuando los senadores Felipe Kast (Evópoli) y Rodrigo Galilea (RN) se reunieron en el Congreso, en Valparaíso, con representantes de la Red de Politólogas.

En esa cita, los legisladores oficialistas dieron las primeras señales sobre una nueva fórmula que el sector ha comenzado a explorar -incluso con figuras de la oposición- para destrabar las negociaciones por un mecanismo que asegure paridad de género en el órgano constituyente, en caso de que en el plebiscito de abril se imponga la opción "apruebo".

Las conversaciones se dan luego de que la Cámara de Diputados rechazara las enmiendas realizadas por el Senado al mecanismo impulsado en esa primera corporación por diputadas opositoras y de RN, la que fue trabajada, precisamente, por la Red de Politólogas y que está a la espera de ser revisada en marzo por una comisión mixta.

"Lo que queremos es llegar a la mixta con una fórmula consensuada, que asegure la paridad y que mejore lo de la Cámara sin meterle la mano a la urna", explica el senador Kast a La Tercera.

En concreto, la nueva fórmula que exploran en el Senado y que está impulsando principalmente Chile Vamos apunta a dejar atrás la idea de listas cerradas de candidatos que defendió a principios de enero ese sector y que fue uno de los principales nudos con la oposición.

En ese sentido, la propuesta mantiene -en el caso de que gane la convención constitucional- el número de 155 cupos y establece que, en caso de que no se logre la paridad, se agregue una cantidad de escaños (por definir) para "corregir la menor representación de uno de los géneros".

Es decir, la fórmula no toca la elegibilidad de los convencionales, sino que subsana la menor representación de mujeres u hombres, otorgándole al género que corresponda cupos adicionales, los que serán llenados con aquellas candidatas o candidatos que hubieran obtenido la mayor proporcionalidad de votos. Sobre esto último, en el oficialismo precisan que la intención de no entregar cupos por cantidad de votos, sino por porcentaje, busca evitar que los escaños adicionales queden exclusivamente en manos de los distritos más grandes.

"Esta propuesta no tiene dueño. Nace de la fórmula que venía de la Cámara de Diputados y, a partir de múltiples conversaciones, de opiniones de distintas personas, se ha ido construyendo algo entre todos", puntualiza Galilea, quien lidera las conversaciones junto a Kast y a la senadora Ena von Baer (UDI).

En paralelo, desde la oposición dicen que la senadora Yasna Provoste (DC) -quien formará parte de la comisión mixta- también está trabajando en una propuesta alternativa a la aprobada por la Cámara, aunque apuntaría a un mecanismo de corrección y no de asignación paritaria.

Por su parte, el lunes pasado las diputadas de la oposición emitieron un comunicado público asegurando que insistirán en la fórmula impulsada desde la Cámara, mecanismo que establece que las listas conformadas por un solo partido, independientes y pactos electorales "deberán estar encabezadas por una candidata mujer y se ordenarán sucesivamente de forma alternada con las candidaturas de hombres", fijando reglas de corrección posterior a la elección.

Las diputadas advirtieron que esa es la "única" forma que asegura la paridad efectiva, y emplazaron a la comisión mixta que revisará el proyecto a despacharlo antes del 8 de marzo, jornada en la que se conmemora el Día Internacional de la Mujer.

Comenta