Piñera traza los meses finales de su gobierno: pide perdón por retraso en ayuda y anuncia fondo extra para combatir el Covid

Yasna Provoste (i), Sebastian Piñera (c) y Diego Paulsen (d), durante la Cuenta Pública 2021. Foto: Agencia Uno.

La urgencia legislativa al proyecto de matrimonio igualitario, la pandemia del coronavirus, la crisis social, las ayudas a las familias y la nueva Constitución. Esos fueron algunos de los principales tópicos abordados por el Mandatario en su última cuenta pública frente al Congreso Pleno.




Ayer, el Presidente Sebastián Piñera entregó su última Cuenta Pública a la nación. Lo hizo frente a una escasa audiencia y en un ambiente enrarecido producto de la pandemia, que a algunos les recordó cuando en 2010 asumió su primera presidencia en la sede del Congreso en Valparaíso en medio de un aviso de tsunami posterremoto.

El recorrido del Mandatario desde Cerro Castillo a la sede del Poder Legislativo fue en solitario y sin adherentes, producto de las medidas sanitarias. Y en el Salón de Honor del Congreso sólo hubo 46 invitados.

Flanqueado por su esposa, Cecilia Morel, y 11 de sus ministros, el Mandatario partió a las 15 horas con su discurso y se despidió una horas y 40 minutos después.

“Queridos compatriotas, ser Presidente ha sido el mayor honor de mi vida y también una gran responsabilidad, que ha traído alegrías y satisfacciones, y también, sacrificios y frustraciones. La mayoría de estas decisiones son muy difíciles… Muchas de estas decisiones son muy solitarias, porque se toman en la más profunda y silenciosa soledad de la propia conciencia”, dijo el Presidente.

En el hemiciclo, siete senadores y 12 diputados, más seis invitados de otros poderes del Estado escuchaban atentos, aunque algunos se distraían en el teléfono o con las cuatro pantallas gigantes instaladas en el lugar.

En medio de su discurso, el Mandatario solicitó un minuto de silencio por las víctimas de Covid, junto con anunciar un Fondo de Salud Extraordinario por US$ 2 mil millones, “para financiar la lucha contra el Covid y sus secuelas, fortalecer los servicios y cobertura del Hospital Digital, y reducir las listas de espera, especialmente en atenciones de salud mental, especialistas y cirugías”.

También mostró recogimiento cuando se refirió a aquellos que han esperado en vano alguna solución para enfrentar la pandemia. “Sin duda, nos hemos equivocado. Muchas personas han sentido rabia y frustración porque no siempre recibieron las ayudas que necesitaban en el momento oportuno. A ellos les pedimos perdón, pero nos hemos desvelado y hemos hecho todo lo que está a nuestro alcance para buscar y encontrar soluciones justas y eficaces”, dijo.

Hubo dos momentos polémicos. El primero fue cuando anunció urgencia para el proyecto de matrimonio igualitario. Ahí recibió más aplausos de la oposición de que de su propio sector. La incomodidad del senador UDI Juan Antonio Coloma y su homónimo hijo diputado daban cuenta de la polémica que provocaría el discurso en su sector. El segundo fue cuando se refirió a las causas que se ventilan en tribunales por el estallido social y rechazó la iniciativa de la oposición de avanzar en una ley de indulto por esos casos.

“En Chile no hay presos políticos, porque en Chile no hay ninguna persona que esté privada de libertad por sus ideas. Hay personas privadas de libertad por decisión de tribunales independientes, por delitos graves como homicidio frustrado, lanzamiento de bombas molotov, incendio con resultado de muerte y otros. En consecuencia, nos oponemos a una ley de indulto o amnistía”, planteó el Mandatario entre aplausos del oficialismo. Mientras que en las pantallas se veía a las diputadas PC Camila Vallejo y Marisela Santibáñez alzando carteles en que se leían frases como “Libertad a los presos políticos”.

Vista general de la Cuenta Publica 2021, que se realiza en el Salón Plenario del Congreso Nacional. Foto: Agencia Uno.

Seguridad y La Araucanía

La seguridad nunca ha sido un tema ausente en los discursos de Piñera, y esta vez no fue diferente. Tuvo palabras para la complicada situación de la Novena Región, donde, al inicio del gobierno, intentó avanzar en un Acuerdo por el Desarrollo y la Paz en La Araucanía. “No hemos logrado avanzar como debíamos en el diálogo y en el control de la violencia, narcotráfico y terrorismo en esa región (...); significan una deuda y un fracaso del Estado en su conjunto”, reconoció, al tiempo que mencionaba la necesidad de resolver la situación de tierras.

En ese sentido, refrendó la necesidad de reafirmar el respeto al Estado de Derecho, con un claro mensaje de defensa a las fuerzas de orden: “Carabineros y la Policía de Investigaciones no son de gobierno ni de oposición, no son de izquierda ni de derecha, protegen a todos los chilenos, y todos debemos apoyarlos y respaldarlos en el cumplimiento de su difícil misión”. Por ello, solicitó al Congreso acelerar la aprobación del Estatuto de Protección de Carabineros y la PDI, y anunció el envío de tres proyectos de ley para crear un nuevo Ministerio de Seguridad Pública, separado del Ministerio del Interior, y una Agencia Nacional de Ciberseguridad, para prevenir y combatir los delitos informáticos; y otro que establecerá una nueva carrera funcionaria de Carabineros.

En contrapartida, se refirió a un fortalecimiento de los programas de atención médica a las víctimas de trauma ocular y lesiones graves, y la creación de una Fiscalía Especializada en delitos contra los Derechos Humanos.

Constitución: “Se deben garantizar las libertades esenciales”

El Mandatario también destacó que su gobierno promovió el Acuerdo por la Paz, la Justicia Social y una Nueva Constitución que llevaría a la realización del plebiscito del 25 de octubre y la posterior elección de los convencionales constituyentes.

“Una Constitución nunca debe partir de cero. Una Constitución siempre recoge los aportes de las generaciones pasadas, la voluntad de las generaciones presentes y las esperanzas de las generaciones futuras. Una Constitución debe recoger las tradiciones republicanas de la nación y los valores y principios de la ciudadanía”, expresó el Presidente, recordando que en los próximos días convocará a la Convención Constituyente para que comience su trabajo de redacción de una nueva Carta Magna.

El Mandatario recalcó que la nueva instancia, cuyos integrantes fueron elegidos en las elecciones del 15 y 16 de mayo, es un llamado a “dialogar y escucharnos entre todos y a abandonar la política de las trincheras”. Y si bien resaltó que esta convención es autónoma e independiente, subrayó que como ciudadano cree que los derechos fundamentales deben ser garantizados en este proceso.

Pienso que se deben garantizar libertades esenciales, como la libertad de opinión y expresión, la libertad de culto y religión, la libertad de asociación, la libertad de innovar y emprender, y la libertad de elegir en áreas tan fundamentales como la salud de nuestras familias y la educación de nuestros hijos”, dijo entre varios otros que mencionó.

“Carta de navegación” para sus últimos nueve meses

Piñera también hizo alusión a cuáles serán sus principales ejes en los nueve meses que restan de gobierno.

“Como gobierno nos quedan más de nueve meses de mandato. Tenemos una carta de navegación que recoge las necesidades y prioridades de la gente, y las prioridades y compromisos de nuestro gobierno”, dijo.

Luego enumeró las cinco prioridades centrales de su gobierno para el último periodo. “Primero, enfrentar y superar la pandemia del coronavirus. Segundo, fortalecer la Red de Protección Social y de apoyo a las familias y las pymes, que mantendremos durante todo el tiempo que sea necesario. Tercero, promover la recuperación de los empleos y oportunidades y la reactivación de la economía. Cuarto, fortalecer el orden público y la seguridad ciudadana. Quinto, asegurar un proceso constituyente y electoral democrático, participativo y seguro”, señaló.

En la oposición, como era de esperarse, consideraron que el discurso tuvo gusto a poco. “Más allá de pedir perdón a las familias por el mal manejo de la pandemia y ayudas sociales, no dijo y no hizo ningún aporte respecto a cómo se mejoran las ayudas a la ciudadanía”, indicó la presidenta del Senado, Yasna Provoste (DC), quien al terminar la ceremonia mantuvo una breve conversación con el Mandatario sobre sus apuntes.

El diputado y candidato a la presidencia del Frente Amplio, Gabriel Boric, tuvo críticas para el Presidente. “La verdad es que no esperábamos mucho. Nos hubiese gustado escuchar un poquito más de humildad por parte de este gobierno… Nos alegramos de tener la certeza de que es la última cuenta pública de Piñera”, aseguró.

Asimismo, la abanderada del PS, Paula Narváez, comentaba: “Vemos pocos avances y un intento de reescribir la historia más que una autocrítica, esta cuenta da cierre al peor gobierno desde el retorno a la democracia”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.