“Presiones”, llamados y hasta un “desmayo”: las 24 horas de los diputados de Chile Vamos que votaron a favor del proyecto de retiro de pensiones

Hubo telefonazos del gobierno, y también gestiones en vivo del Ejecutivo buscando que la oposición no obtuviera los 10 votos que necesitaba del oficialismo para aprobar la idea de legislar la iniciativa. Finalmente, 13 parlamentarios de Chile Vamos dieron su voto a favor, asentando un golpe a La Moneda. De ellos, siete estuvieron presentes en el Congreso en Valparaíso y solo tres expusieron su posición durante la sesión.




El miércoles fue una jornada extensa y maratónica en el Congreso. Tras casi 11 horas de discusión, la Cámara de Diputados aprobó -con 13 votos a favor de Chile Vamos- la idea de legislar el proyecto que busca que los afiliados puedan retirar parte de sus fondos de pensiones.

Un resultado que fue considerado una derrota para el gobierno, porque a pesar de las intensas gestiones y negociaciones que mantuvieron desde el martes en la tarde con parlamentarios oficialistas para evitar que el proyecto avanzara en el Congreso, no lograron alinear a su sector y esto quedó plasmado en la votación dividida que registró Chile Vamos.

Así, finalmente los diputados de RN, Erika Olivera, Hugo Rey, Eduardo Duran, Miguel Mellado, Andrés Celis, Pablo Prieto, Aracely Leuquen, Ramón Galleguillos y Leonidas Romero; además de los UDI Virginia Troncoso, Pedro Pablo Álvarez Salamanca, Celso Morales y Cristian Moreira, optaron por apoyar la iniciativa, sorprendiendo al Ejecutivo.

En línea con la atención ciudadana que despertó el proyecto -que se vio plasmada en las altas visitas que tuvo la transmisión en vivo-, hubo también interés de los parlamentarios por intervenir; lo que quedó plasmado en que 80 legisladores pidieron hacer uso de la palabra para dar a conocer sus posturas y argumentos. Pero de los 13 diputados oficialistas que dieron el visto bueno, solo 3 decidieron hablar en la sala previamente, lo que hizo más difícil prever lo que serían sus votaciones.

Uno de ellos fue el RN Andrés Celis, quien argumentó ayer en su exposición que “probablemente ninguno de nosotros opte por retirar sus fondos, porque no lo requerimos, pero es nuestra obligación mirar el bien común. ¿Qué otra alternativa tiene aquella persona que no puede abrir su negocio hace más de tres meses? ¿Qué alternativa tiene la persona que fue despedida o al funcionario que le disminuyeron sus ingresos?”

A él se sumó Erika Olivera (RN) quien justificó su posición a favor del proyecto señalando que “debo votar hoy en conciencia, por empatía, por compromiso, por las personas de mi distrito, por consecuencia con mi historia de vida”. Para agregar que “espero que si este proyecto avance seamos todos capaces de mirarnos a la cara y tomar las mejores decisiones por y para el pueblo chileno”.

Briones: “Si la clase media ve disminuidos sus ingresos lo que corresponde es que el Estado se meta las manos al bolsillo”

El último legislador de oficialismo que votó a favor e hizo uso de la palabra ese día fue el también RN, Miguel Mellado, quien señaló: “yo soy un hombre de derecha, siempre lo he dicho aquí, pero hoy voy a votar en conciencia por la Región de La Araucanía, somos las regiones más pobre del país y con esta pandemia seremos más pobres todavía”.

Llamados del Presidente y ministros

Justamente para evitar que parlamentarios oficialistas votaran con la oposición es que pasado el mediodía se trasladaron a Valparaíso los ministros de Hacienda, Ignacio Briones; de la Segpres, Claudio Alvarado; y el titular de Desarrollo Social, Cristian Monckeberg. El jefe del gabinete, Gonzalo Blumel (Interior), permaneció en La Moneda con el Presidente Sebastián Piñera.

Los tres ministro que llegaron a la sede del Parlamento sostuvieron conversaciones en privado con parte de la bancada de RN, instancia que debió ser fiscalizada por miembros de la corporación debido a las denuncias de la oposición de que no se estaban cumpliendo las normas sanitarias de distanciamiento social debido al número de personas reunidas.

Alvarado por ejemplo, también estuvo muy activo ayer en el Parlamento, donde se le vio conversando con varios diputados de oposición como Pamela Jiles y René Alinco. En tanto, a los otros ministros se les veía ocupados, con celular en mano a cada rato y dialogando con diversos parlamentarios.

De los 13 legisladores que votaron a favor, siete estaban de forma presencial en el Congreso -Olivera, Rey, Durán, Mellado, Celis, Morales y Moreira,- lo que permitió a los secretarios de Estado intensificar las negociaciones y diálogos. Incluso, uno calificó como “tensa, extensa y muy presionada” la jornada debido a los acercamientos que desde el gobierno tuvieron con ellos.

Hubo llamados telefónicos por parte de ministros a parlamentarios e incluso del Presidente Piñera habló con al menos cinco parlamentarios de la coalición, entre ellos Sergio Gahona (UDI y que se abstuvo) y Mellado, a quien no pudieron hacer cambiar su postura. También el Mandatario intentó contactar al UDI Cristhian Moreira, quien sufrió una descompensación al ingresar a la sala. Según denunció Celis públicamente desde la sala, a su par lo habían presionado tanto desde el gobierno que se “desvaneció”, por lo que tuvo que ser trasladado al policlínico del Congreso.

Piñera -según reveló La Tercera PM- también se comunicó en múltiples ocasiones con el presidente de RN, Mario Desbordes, para monitorear el avance de la situación.

En el caso de Mellado, el gobierno intentó hasta último minuto convencerlo de que modificara su voto. Al momento de la votación el ministro Monckeberg -que durante la jornada tuvo varias conversaciones con él- se sentó a su lado.

Hasta eso de las 18 horas de ayer había cierta confianza en el Ejecutivo por las conversaciones que habían sostenido con el oficialismo buscando evitar que se plegaran a la iniciativa de la oposición. Esto, considerando además que a la hora de almuerzo el gobierno había entregado a Chile Vamos una propuesta para mejorar el plan de apoyo a la clase media que había sido cuestionado desde el sector.

Hasta ese momento en el Ejecutivo creían que la oposición no contaría con los 10 votos que requerían del oficialismo para aprobar la iniciativa. El balde de agua fría llegaría a eso de las 20 horas, cuando se produjo la votación y para sorpresa del Ejecutivo, 13 legisladores de Chile Vamos aprobaron.

De hecho, hoy el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, reconoció en La Moneda que lo ocurrido ayer en el Congreso significó “un traspié importante” y que como coalición deben “aprender a hacer las cosas mejor”.

No fue la única esquirla que dejó la situación. La aprobación del proyecto golpeó fuerte también al interior de RN. Esto ya que -hasta el momento- 8 diputados de la tienda habían comunicado su decisión de dejar de formar parte de la bancada: Diego Paulsen (presidente de la Cámara Baja), Leopoldo Pérez, Diego Schalper, Camila Flores, Catalina del Real, Sofía Cid, Harry Jurgensen y Cristóbal Urruticoechea.

“Lo que pasó ayer es una deslealtad que no tiene nombre (...) Aquí hay un quiebre profundo, se rompieron las confianzas”, indicó el jefe de bancada de diputados RN, Sebastián Torrealba este jueves.

El propio Mandatario abordó la situación, sin referirse expresamente a ella, llamando este medio día a “mejorar la calidad de la política” y a actuar con “responsabilidad” a la hora de buscar soluciones.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.