Fin al toque de queda: sectores gastronómico y comercio evalúan modificar horarios frente a cambio en hábitos de consumidores y falta de trabajadores

FOTO: PATRICIO FUENTES Y./ LA TERCERA CORONAVIRUS - COVID 19 - PANDEMIA - EMERGENCIA SANITARIA - PLAN PASO A PASO - DESCONFINAMIENTO - ESPACIOS PUBLICOS - GENTE - PUBLICO - TERRAZAS

El anuncio del fin al toque de queda en todo el país a partir de este viernes 1 de octubre ha llevado a muchos a imaginar el regreso a los horarios nocturnos prepandemia. Sin embargo, desde los sectores gastronómico y comercio, señalan que no todos están de acuerdo con una mayor extensión en la atención, e incluso varios no cuentan con las condiciones de hacerlo.




Para muchos, el fin al toque de queda significa regresar a horarios nocturnos previos a la pandemia. Es decir, salir a comer y bailar hasta pasada las 3 o 4 de la madrugada. Sin embargo, gran parte de los sectores dedicados al comercio, la gastronomía y entretención creen que el levantamiento de esta medida no es suficiente para volver a un escenario “normal”, por lo que, pese a las expectativas que se han generado en torno al tema, no todos comparten la idea de extender sus horarios de atención.

La picada “El Chancho con Chaleco” ubicado en Avenida Pajaritos operó por más de 100 años bajo un formato restaurante-bailable durante los fines de semana. Eso, hasta la llegada de la crisis social de 2019 y la pandemia. Las restricciones y la imposición del toque los obligó suspender la atención en el local, por lo que se volcaron de lleno al servicio de delivery. Sin embargo, pese a las mayores libertades, hace unas semanas hicieron público su cierre definitivo en Maipú, y anunciaron su eventual traslado a la comuna de Providencia.

Pese al panorama sanitario actual, aseguran que no atenderán más allá de la medianoche. Alejandro Quense, encargado del área de marketing y comunicaciones del local, señala que “el delivery finalmente abrió un nicho para personas que empezaron un montón de negocios enfocados en esto”, de la misma manera que “la gente también se acostumbró a que todo sea más cómodo, todo tiene que llegar a la casa, y que todo te llega preparado”.

Y aunque reconoce que con el fin a las restricciones el sector gastronómico tendrá una posibilidad de extender el horario, no lo ve viable, al menos en su nuevo local, debido a la escasez de trabajadores en general. “Falta gente, no hay. Y la culpa no la tienen las personas, sino las condiciones sociales y laborales. Llegaron los retiros de las AFP, los bonos y lamentablemente hay mucho emprendimiento donde quizá uno no va a llegar a una remuneración promedio que tiene un ejecutivo de un banco”, explica. Y agrega que “si tú miras de forma fría, la gente a través de los bonos prefiere quedarse en su casa y buscar trabajo más adelante”.

Hábitos de consumo y escasez de trabajadores

Un panorama similar es lo que hoy por hoy experimentan la emblemática fuente de soda Las Lanzas, ubicado en la comuna Ñuñoa. Su dueño, Manuel Vidal, cuenta que pese a las mayores libertades de horario que puede significar el fin al toque de queda, “lo que la gente no calcula es que con o sin restricciones, las condiciones para poder atender son las mismas, no se han modificado”.

“Se mantiene la restricción en cuanto a la distancia entre mesas y comensales, por lo tanto los espacios que se pueden ocupar vienen siendo las mismas de antes. Los locales estamos funcionando con una capacidad al 50% de la capacidad normal previo a la pandemia”, cuenta. Y explica que los flujos de caja no alcanzan a solventar un segundo turno en caso de extender el horario de atención, por lo que descarta recibir a consumidores más allá de las 21:00 hrs.

“Uno al Estado ya no le pide que le dé plata, bonos o subsidios. No. Uno lo que pide es que se programen las deudas y poder pagarlas con posterioridad cuando estemos normal. No sirve de nada que quiten el toque de queda si no podemos funcionar con cierta normalidad que permitan costear un segundo turno”.

Pero este no es el único factor determinante. Según Vidal, el hábito de los consumidores ha cambiado y hoy “la gente se ha acostumbrado a almorzar y salir un poco más temprano”. Un elemento clave al momento de evaluar la conveniencia de la extensión de los horarios de funcionamiento.

Rodolfo Guzmán es dueño de Boragó, considerado por el prestigioso ranking “The World’s 50 Best” como uno de los mejores restaurantes del mundo ubicado aquí en Chile, en la comuna de Vitacura. Según cuenta el destacado chef, en el restaurante venían “desde hace mucho tiempo con esto de abrir bien tempranito y la verdad es que ha funcionado muy bien”.

El horario de atención es de 17 horas a cerca de las 21 horas, y en Boragó pretenden mantenerlo. “Me parece fantástico que la gente y que los chilenos nos acostumbremos a comer mucho más temprano. Es súper saludable para los restaurantes y para los comensales”, dice Guzmán.

Sin embargo, pese a valorar el hecho de que “la industria de la gastronomía pueda trabajar libremente, que sepan que va a haber locomoción para irse a sus casas, no estresarse”, sostiene que “es fundamental que la industria del turismo no solo pueda operar, sino que también planificar y organizar”.

“Siento que no solo deberíamos abrir las fronteras, Chile debería empezar a trabajar en un plan de organización y planificación para el futuro para que toda la industria se sienta protegida y contenida. Esto (fin al toque de queda) llega un poco tarde. Debiéramos ponerle un acelerador al tema para promover e incentivar convivir con esta libertad”, comenta. Y agrega que “al final, la libertad del ser humano es lo más importante”.

Comercio y Supermercados

Hasta el momento, los locales comerciales asociados a firmas como Cencosud y Walmart no han anunciado modificaciones a sus horarios de atención, de manera que, al menos por estos días, mantendrán los horarios habituales.

Es decir, las tiendas ubicadas al interior del Mall Costanera Center operarán de lunes a domingo hasta las 20 horas, y los supermercados Jumbo lo harán hasta las 21 horas. Esto, mientras los supermercados Lider recibirán clientes hasta las 20.30 según lo indicado en su sitio web.

Por su parte, desde Mall Plaza aseguraron que de lunes a domingo las tiendas menores, módulos y departamentales atenderán público hasta las 20 horas. Y desde este viernes 1 de octubre las terrazas extenderán sus funciones hasta las 2 AM, mientras que los cines lo harán hasta la 1 AM. Los sectores del patio de comida operarán hasta las 22 horas y los servicios de delivery hasta la medianoche.

Y si se observan los locales de entretenimientos, la discoteque Blondie ya anunció la extensión de su horario hasta las 5 AM, mientras que Club Amanda atenderá hasta las 4 AM y Terraza Bar de Providencia lo hará hasta las 4.30 horas.

De esta manera, gran parte del Comercio, Retail y el entretenimiento se verán beneficiados con el levantamiento del toque de queda. Sin embargo, desde el sector señalan que esta medida no es suficiente, y pese a valorar las mayores libertades horarias, piden a las autoridades evaluar modificaciones en los aforos.

Katia Trusich, presidenta de la Cámara de Centros Comerciales, sostiene que “las mejoras económicas van muy de la mano con el aumento de las libertades de las personas para salir y consumir, y obviamente de las mejoras sanitarias, pero también revisando aforos de manera de recuperar empleos”. Y apunta a los más de 30 mil puestos laborales perdidos a causa del Covid-19.

“En la medida en que se levante el toque de queda y se liberalicen un poco las restricciones a las personas, cada operador ha ido evaluando su formato, ubicación, etcétera, y en función de eso regulando los horarios”, dice.

De esta manera, llama a dejar de lado ciertas restricciones en medio de un escenario de recuperación que empeoran la situación económica del sector, tal como el proyecto de ley que busca limitar el horario de funcionamiento de ciertos locales hasta las 19 horas.

“Se ha instalado el mito de que un trabajador de un centro comercial trabaja más que un trabajador de otro ámbito como un oficinista, faena o construcción, y eso no es así. Los centros comerciales son la primera entrada al empleo formal con leyes sociales, con beneficios y horarios que se cumplen de acuerdo a la legislación. Lo que ocurre es que hay muchos turnos”, cuenta.

Y agrega que “cuando tú pones un horario fijo dices ‘ok, yo quiero solo un turno’, sin pensar que hay personas a las que les puede convenir trabajar en horarios muy temprano o en la noche dependiendo de la vida familiar o académica”.

En esta línea, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Ricardo Mewes, afirma que “lo que a nosotros más nos interesa es que primero exista la libertad entre los empleadores y trabajadores de ir acordando cuáles son los horarios en que más les conviene trabajar”.

“Estamos contentos de aprovechar esta bonanza que nos está entregando la situación económica de hoy día”, dice. Sin embargo y al igual que Trusich, sostiene que “se pueden aumentar los aforos como se han ido aumentando en los estadios”.

“Lo que pasa en la RM no es lo mismo que en otras regiones. En Castro, debido a la lluvia, la gente usa el mall como centro de dispersión, y el cierre anticipado afecta negativamente a este sector”, comenta.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.