Los distintos escenarios para el uso del Seguro de Cesantía, la idea que analiza el gobierno

Es una propuesta que el Ejecutivo comenzó a estudiar en serio y respecto de la cual se espera que pueda haber novedades. Un informe de Hermann Consultores simuló el impacto fiscal si el Ejecutivo permite retirar $500 mil, $400 mil o un equivalente al salario mínimo de $326 mil por persona.




El gobierno se abrió a analizar la propuesta del alcalde de Las Condes y precandidato presidencial de la UDI, Joaquín Lavín, de que las personas puedan utilizar los recursos del seguro de cesantía para hacer frente a la crisis y con ello evitar también que avance en el tercer retiro del 10% de los ahorros previsionales.

La propuesta original de Lavín consiste en retirar un mínimo de $ 400 mil con un tope de $ 1 millón, sin embargo, lo que estaría analizando el Ejecutivo es permitir el retiro por un monto máximo de $ 400 mil y sólo a personas con una renta de hasta $ 1,5 millones mensuales. Hoy, de acuerdo a fuentes conocedoras de las tratativas sobre la materia, podría haber novedades con respecto a qué fórmula definitiva impulsaría la autoridad.

¿Pero qué implica utilizar los recursos del Seguro de Cesantía y qué impacto tiene en las cuentas fiscales? Un informe de Jorge Hermann, académico de la Universidad de Chile y director de Hermann Consultores simuló tres escenarios factibles de ser aplicados.

Actualmente hay 5.604.608 afiliados sin cotizaciones (86% tiene más de 7 meses sin cotización) y 4.962.264 con fondos a diciembre 2020. De ese total, un 48% tiene saldos menores a $200.000 y el 33% posee saldos superiores a los $200.000. El universo de beneficiario llegaría a poco más de 10 millones de personas.

El Seguro de Cesantía se creó en 2001 y comenzó a funcionar en 2002 y cuenta con casi US$12.000 millones. El financiamiento es tripartido. El trabajador aporta 0,6% de su remuneración imponible, mientras que la empresa lo hace en un 2,4%. De ese total, 1,6% va a cuenta individual y el resto al Fondo Solidario. El Estado, en tanto, aporta 225.792 UTM depositadas en 12 cuotas en el Fondo Solidario, a través de la Tesorería General de la República.

Al momento de utilizar el este seguro, el trabajador primero utiliza su cuenta individual y luego los recurso del Fondo Solidario. Puede obtener entre 1 y hasta 13 giros mensuales siempre que el saldo de su Cuenta Individual lo permita.

En la capital los casos han crecido un 10% en los últimos días. Foto: Mario Téllez

Para Hermann, frente a la inminente aprobación del tercer retiro previsional, es válida la opción de permitir el uso de fondos del seguro de cesantía.

A modo de ejemplo, señala que “si se permitiera un retiro similar al salario mínimo ($326.00), utilizando primero la cuenta individual y luego el fondo solidario, implicaría un costo de US$2.830 millones de ese fondo, lo que equivale al 83% de éste”.

Por lo tanto, explica que para solventar este fondo se requeriría que el gobierno utilice en torno a US$890 millones, dentro de los US$2.000 millones comprometidos como financiamiento al seguro de cesantía cuando se estableció la Ley de Protección al Empleo.

De acuerdo a Hermann, “a la vista de los antecedentes de la evolución de los fondos del seguro de cesantía, nunca sería utilizado dicho monto”, por lo tanto, se puede ocupar para este medida.

Ahora, si se diera el escenario que podría proponer el gobierno, de permitir retirar $400 mil, se utilizaría un 105% del fondo solidario, y ante ello el gobierno debería desembolsar US$1.652 millones para reponer esos recursos.

Un tercer escenario es que el monto permitido sea igual al bono clase media, es decir, $500 mil. En ese caso, se utilizaría un 138% del fondo solidario y el costo fiscal sería de $3.549 millones.

Para Hermann, la mejor opción es que el gobierno opte por un monto similar al salario mínimo y de esa manera guardar recursos para nuevas ayudas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.