Los principales impactos en la economía chilena de un dólar a $800

Dólar extiende su baja y se consolida en su menor nivel del año tras victoria de Biden

Las implicancias apuntan a que los productos importador ingresan al país con un mayor valor, lo que a su vez presiona los precios a los consumidores. Esto se ve reflejado en el índice de Precios al Consumidor (IPC). Combustibles, autos, camiones, bienes de consumo durable y la carne asoman entre los principales afectados.




El dólar ha mostrado una senda alcista en las últimas semanas. En el mes acumula un alza de $31,05 y el peso chileno es la segunda moneda que más se debilita frente al dólar en agosto. En el año acumula $79,81 de incremento. Y si bien durante esta jornada se cotiza en $790 se mantiene presionando y con probabilidades de llegar a los $800 aunque esa posición no es clara todavía.

Pero más allá de eso, ¿qué efectos o implicancias tiene para la economía chilena y para los consumidores un dólar más alto y cercano a los $800?

Francisco Errandonea, socio de SoyFocus explica que “en una economía abierta como Chile hay un efecto más directo en el precio de los bienes importados. Dependiendo del bien puede haber algún retraso del alza, ya que algunos productos importados fueron comprados en el pasado o tienen cobertura de tipo de cambio o a veces el vendedor decide bajar temporalmente sus márgenes para no afectar la demanda, pero si se mantiene el nivel de tipo de cambio eso se va a traducir en mayores precios de esos productos”.

Felipe Alarcón, economista de EuroAmerica, menciona que este aumento del dólar se puede traducir en alza de precios en algunos productos como combustibles o bienes durables importados e incluso alimentos. “Esto aún más si ya estamos en un escenario acelerado de cierre de brechas y las restricciones de oferta producto de la pandemia continúan. Lo que se agudizaría evidentemente con un cuarto retiro de fondos de pensiones”. Y desde BTG Pactual, su economista jefe, Pablo Cruz, sostiene que “nuestras estimaciones sugieren que entre un 10% y un 15% de la depreciación se traspasa a precios”.

Esto tiene directa relación con las mayores presiones inflacionarias que espera el mercado y que estuvieron presente en el IPC de julio de 0,8%. “Ya lo está haciendo, las expectativas de inflación contenidas en precios financieros no han parado de elevarse. Iniciaron una escalada después de publicarse el IPC de julio, se retroalimentó con el ruido proveniente de un cuarto retiro de fondos y ahora se alimentan con la escalada cambiaria”, dice Alarcón. Y Errandonea añade que “debiera haber algo de ajuste en expectativas de inflación, ya que según la encuesta de expectativas económicas el mercado esperaba un tipo de cambio del orden de $750”.

Otra postura tiene el académico de la Universidad Alberto Hurtado, Carlos García, quien afirma que “el traspaso es bastante bajo entre tipo de cambio y precios, en especial si la demanda por diferentes bienes importados se está recuperando, lo más probable en una contracción de márgenes”.

Entre los principales productos que se ven afectados directamente las fluctuaciones del dólar son los bienes importados. Entre ellos destaca combustibles, alimentos como la carne, automóviles y motos y algunos bienes de consumo durable.

Combustibles, el efecto más directo

Fuerte alza en el precio de gasolinas presionó la inflación en julio: IPC subió 0,8% y fue el doble de lo esperado por el mercado
Crédito: David Nogales.

La bencina de 93 octanos se sitúa nuevamente bordeando los $900 promedio. Y si bien el gobierno con las modificaciones que le ha realizado al Mecanismo de Estabilización de los Precios de los Combustibles (Mepco) amortiguó los incrementos, la tendencia sigue siendo al alza. Uno de los factores que incide en el valor de la bencina junto con el petróleo es el dólar y por ello, se espera nuevas subidas en el precio.

Michelle Labbé, economista jefe de Dominus Capital, afirma que “el alza en el tipo de cambio genera efectos directos en el precio de los combustibles y, por tanto, un tipo de cambio llegando a $800 implica nuevas alzas por más de 10 semanas de no realizarse nuevos cambios en los parámetros”. Luis Gonzales, Coordinador Económico de Cambio Climático de Clapes UC matiza un poco el análisis: “El dólar, si bien se situó en torno a los $800, de mantenerse en ese nivel se reduce el número de semanas con alza que llega a finales de agosto”, por lo que espera “al menos dos semanas con las condiciones actuales”.

CNTV - Televisores

Retail : el producto importado es más caro

Uno de los sectores impactados es el retail, principalmente porque los bienes durables son en su mayoría importados, por lo que un dólar más alto influye en el retail, pero sus efectos se ven más por el lado del consumidor. “El producto que se importa es más caro, lo que redunda en un alza en los precios finales, situación que se suma a lo que estamos viviendo a nivel país”, sostiene la presidenta de la Asociación de Marcas del Retail, Paula Valverde. En ese sentido, acota que “todo indica que los niveles de inflación que vamos a ver en los próximos meses serán importantes. El dólar viene a ser un factor más en lo que se refiere al comportamiento de los precios y la presión inflacionaria que se está presentando dada la actual liquidez que tiene el mercado. Al subir los precios en muchos casos baja la demanda, por lo que un dólar cercano a los $800 puede ser complejo.

Autos y camiones

tematicas de Venta de Autos

Otro de los sectores que se ve incidido por las fluctuaciones de la divisa es el automotor. Diego Mendoza, secretario general de Anac explica que para “el mercado, el dólar no es la única moneda adoptada en los países de origen para definir las importaciones. Por lo tanto, se debe hablar de variación del tipo de cambio, ya que a Chile ingresan vehículos desde más de 28 orígenes distintos”.

Además, menciona que para evitar un impacto en los precios por una brusca alza en el dólar “cada marca importadora cuenta con herramientas para protegerse de estas variaciones, como contratos de forward de divisa, contratos de seguro por variabilidad cambiaria, y otras figuras para precaver estas variaciones”. Por ello, dice que “no se puede definir cuánto afectará, ya que es una información propia y específica de cada marca. También depende muchísimo de la relación que mantengan con sus fábricas en cada origen distinto, y cada uno de esos orígenes puede tener un tipo de cambio distinto”.

Mientras que un mayor efecto tiene los comercializadores de camiones. “En este momento no solo estamos impactados por el alza del dólar, sino que hay otros factores que también nos van a afectar de forma muy importante. Tuvimos un primer semestre con un dólar cercano a los $720 hoy está más cerca de $800, un alza de 12% en términos de dólar-peso para los productos que llegan a Chile”, señala Cristian Alonso, gerente de camiones de Andes Motor.

El ejecutivo comenta que “los vehículos han subido por la poca oferta de materias primas y todos sabemos que el acero y el cobre han subido. Por otro lado, tenemos una muy baja oferta de fletes por la pandemia, donde la cantidad de barcos para la llegada ha sido muy restada. El alza de fletes bordea el 80%. Todo esto es una tormenta perfecta en que en algún minuto nos va a impactar a los importadores y vamos a tener que ver hasta dónde podemos hacer los ajustes”. Alonso advierte que “si se mantiene esta situación los ajustes vienen y tenemos que ver cada uno cuánto podemos soportar en términos de no traspasar al mercado esta alza de precios”, dijo.

Carne: precios internacionales y dólar impactan su costo

Ignacio Besoain, presidente de la Federación de Productores de Carne (Fedecarne) explica que el precio de la carne se ve influido por los precios internacionales, factor que repercute directamente en el precio al consumidor. “En el último período hemos tenido alzas permanentes sobre todo en los últimos 4 a 5 meses y eso repercute en el precio al consumidor. Tiene que ver con precios internacionales. El tipo de cambio es una variable más y en la medida que existan nuevas alzas tendrán incidencias adicionales sobre el precio al consumidor”, sostiene Besoain.

El dirigente subraya que “los cierres de compras tienen un desfase entre 15 a 30 días, eso quiere decir que las carnes que están ingresando ahora no están afectadas por el dólar. No obstante, probablemente las importaciones que tengamos a fines de mes y a medianos de septiembre ya vengan con precios nuevos ajustados al alza internacional y al nuevo tipo de cambio”.

En ese sentido, precisa que “el precio podría subir aproximadamente entre un 5% y 10% pero también depende de los cortes, porque no todos suben igual”.

Cabe recordar que actualmente el país Importa entre el 60% y 70% de la carne de vacuno, lo que varia según la estacionalidad y de la producción interna. Los orígenes preferentes son Paraguay y Brasil.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.