Presentan una sola oferta en la licitación para administrar el seguro de cesantía por los próximos diez años

afc-cesantia.jpg

Este lunes se realizó la apertura del primer sobre, y lo cierto es que llegó una sola oferta. Se trata del mismo consorcio que actualmente administra el seguro de cesantía (compuesto actualmente por las AFP Provida, Capital, Cuprum y Planvital), aunque fuentes al tanto señalan que cambiaría la participación que tiene cada uno de los propietarios.




A inicios de septiembre la Superintendencia de Pensiones informó que comenzó el proceso de licitación pública para la contratación del servicio de administración del seguro de cesantía por un próximo período de 10 años.

Y finalmente este lunes 29 de noviembre se realizó la apertura del primer sobre, que contiene la información sobre la situación patrimonial, antecedentes financieros, económicos y antecedentes intachable de los potenciales oferentes.

Pero solo llegó una oferta, y se trataría del mismo consorcio que actualmente administra el seguro de cesantía, aunque fuentes al tanto señalan que habría cambios en la participación que tiene cada uno de los propietarios.

Hoy el fondo de cesantía es administrado por la Sociedad Administradora de Fondos de Cesantía de Chile II S.A, de propiedad de las AFP Provida (48,6%), Capital (29,4%), Cuprum (16,7%), y Planvital (5,3%). Para este nuevo proceso también podrían cambiar algunas de las administradoras que actualmente se registran como accionistas, por una entidad del mismo grupo.

Durante 2020 la sociedad perdió $40 millones. Pero al cierre de septiembre de este año, registraba ganancias por $1.881 millones.

Tras consultar a la Superintendencia de Pensiones sobre el proceso, señaló que “el próximo 13 de diciembre se va a informar sobre el registro de oferentes que pueden ser catalogados como idóneos en aspectos técnicos, económicos y financieros”.

Asimismo, el regulador comentó que “el cronograma se está cumpliendo según está establecido en las bases de licitación”.

El actual contrato de administración del seguro de cesantía fue adjudicado mediante licitación pública hace casi una década, suscribiéndose el 1 de octubre de 2012 por un plazo de 10 años contados desde esa fecha. Es por este motivo que está próximo a finalizar.

Hasta antes de 2012, la comisión porcentual anual que se cobraba sobre el saldo de los fondos de cesantía era de 0,6%. Pero cuando ofertó este consorcio en la anterior licitación, se la adjudicó por una comisión de 0,49%.

Ahora, las bases de licitación en este nuevo llamado tienen especial atención en que el valor base de comisión de la oferta económica no podrá ser superior a ese 0,49% anual sobre los fondos de cesantía acumulados, según advirtió el regulador cuando informó sobre la nueva licitación.

Además del valor de la comisión, las bases de licitación también ponen atención en otros dos aspectos: la calidad del servicio prestado a los afiliados y la administración de fondos.

Sobre el primero, el regulador informó hace unos meses que “las bases contemplan mejores estándares de servicio que deberán ser cumplidos por el nuevo administrador durante la vigencia de su contrato. Entre ellos, se destaca el enfoque de atención no presencial para las y los usuarios, el aumento en la frecuencia del proceso de pagos de los beneficios mensuales y el envío de la cartola de la Cuenta Individual por Cesantía principalmente a través de medios electrónicos a las y los trabajadores afiliados al seguro. A abril de este año, se registraban 10.656.614 trabajadoras y trabajadores afiliados al seguro de cesantía y 4.910.008 de cotizantes al mismo”.

Sobre la administración de fondos, en esa oportunidad la Superintendencia detalló que “el adjudicatario debe contar con las competencias y cumplir con los requisitos para administrar carteras de inversiones que, en conjunto, (CIC y FCS) superan los US$ 11.142 millones, al 30 de junio de 2021”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.