SpaceX y T-Mobile conectarán satélites con celulares en zonas remotas

T-Mobile’s Mike Sievert and SpaceX’s Elon Musk said at an event Thursday in Texas that they plan to start with a test of text-messaging services in select markets.

Mike Sievert, de T-Mobile, y Elon Musk, de SpaceX, dijeron en un evento el jueves en Texas que planean comenzar con una prueba de servicios de mensajes de texto en mercados selectos. FOTO: ADREES LATIF/ REUTERS

Elon Musk da a conocer un plan para ofrecer servicios de voz y datos en cualquier lugar, permitiendo que zonas a las que aún no llegan las redes inalámbricas tengan servicio. Las empresas dijeron que el nuevo servicio utilizaría los satélites Starlink que SpaceX tiene previsto lanzar y proporcionaría conexiones a los consumidores estadounidenses utilizando el espectro inalámbrico controlado por T-Mobile. Planean comenzar con una prueba de servicios de mensajes de texto en mercados seleccionados antes de finales de 2023.


SpaceX y T-Mobile US Inc. dijeron que planean trabajar juntos para utilizar los satélites de la compañía de cohetes para proporcionar conexiones a los teléfonos móviles de T-Mobile en todo Estados Unidos, incluso en áreas remotas sin servicio inalámbrico actual.

Las empresas dijeron el jueves que el nuevo servicio utilizaría los satélites Starlink que SpaceX tiene previsto lanzar y proporcionaría conexiones a los consumidores estadounidenses utilizando el espectro inalámbrico controlado por T-Mobile. Las compañías señalaron que planean comenzar con una prueba de servicios de mensajes de texto en mercados seleccionados antes de finales de 2023.

El objetivo de la asociación es ofrecer servicios de voz y datos en cualquier lugar, independientemente de las torres de telefonía móvil, lo que permitiría dar servicio a zonas a las que aún no llegan las redes inalámbricas. Eso incluiría lugares donde las señales celulares no pueden llegar, como el centro de un parque nacional o una gran masa de agua.

“Significa que no habrá zonas muertas en ningún lugar del mundo para sus celulares”, aseguró el fundador de SpaceX, Elon Musk, en un evento en las instalaciones de SpaceX en Texas. Sostuvo que la señal del satélite llegaría a los teléfonos en los bolsillos de la gente o dentro de un coche y podría proporcionar conexiones de mensajería básica en lugares afectados por un desastre natural.

Musk declaró que la banda ancha sería limitada y que el nuevo servicio por satélite no sustituiría a los servicios celulares terrestres existentes. “Se trata de proporcionar una cobertura básica a zonas que están completamente muertas”, explicó.

Por su parte, el director ejecutivo de T-Mobile, Mike Sievert, comentó que la compañía espera que la mayoría de los smartphones actuales funcionen con el nuevo servicio y que espera que el servicio por satélite se incluya gratuitamente en sus planes mensuales más populares.

T-Mobile’s Mike Sievert and SpaceX’s Elon Musk said at an event Thursday in Texas that they plan to start with a test of text-messaging services in select markets.
Mike Sievert, de T-Mobile, y Elon Musk, de SpaceX, dijeron en un evento el jueves en Texas que planean comenzar con una prueba de servicios de mensajes de texto en mercados selectos. FOTO: ADREES LATIF/ REUTERS

Las zonas remotas pueden ser caras de alcanzar con redes inalámbricas terrestres y tienen pocos suscriptores que justifiquen el costo. Los actuales servicios de telefonía por satélite suelen requerir terminales con grandes antenas y planes mensuales que cobran por mensaje o minuto.

Ahora bien, el nuevo servicio utilizaría los satélites Starlink como torres celulares y transmitiría directamente a los dispositivos en tierra. T-Mobile tiene previsto reservar una porción de su espectro de banda media para estas conexiones. Utilizaría las frecuencias de las ondas aéreas de forma que también puedan utilizarse en su red terrestre.

El proyecto se enfrenta a obstáculos normativos. La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) tendría que aprobar el uso del espectro de T-Mobile por parte de SpaceX, aseguró una representante de la compañía. Añadió que SpaceX tendría que obtener un permiso adicional de la agencia.

“Estamos deseando exponer nuestro caso y escuchar su reacción”, dijo la fuente de T-Mobile. No fue posible contactar con representantes de la FCC.

Musk detalló luego que el servicio utilizaría satélites Starlink de segunda generación que estarían equipados con grandes antenas que cubrirían franjas de terreno que no tienen servicio. SpaceX tiene una solicitud pendiente ante la FCC para lanzar unos 30.000 satélites de segunda generación a lo largo del tiempo.

Algunos operadores de satélites de la competencia han expresado su preocupación por el tamaño de esa flota o han dicho que se oponen a ella. A su vez, la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, cliente de SpaceX, ha hecho ver su preocupación porque los satélites puedan causar más colisiones en órbita.

En una reciente presentación ante la FCC, SpaceX pidió a la comisión que aprobara la solicitud para la flota de segunda generación. El representante de SpaceX no hizo comentarios al respecto.

El jueves, Musk indicó que cada satélite Starlink cubriría una amplia zona en tierra y podría proporcionar entre 2 y 4 megabits por segundo de banda ancha para compartir en dicha zona. Calculó que ese espacio podría soportar entre 1.000 y 2.000 llamadas de voz al mismo tiempo dentro de esa zona.

T-Mobile y SpaceX afirmaron que quieren ampliar su alianza tecnológica para incluir a empresas inalámbricas de otros países. Sievert dijo que T-Mobile estaba dispuesta a ofrecer acuerdos de itinerancia recíprocos. “Queremos trabajar con otros socios en otras partes del mundo”, añadió Musk.

El plan es ambicioso, en parte porque utilizará los teléfonos existentes en lugar de requerir un nuevo hardware y, aunque de gran alcance, comenzará con las aplicaciones de mensajes de texto y de mensajería. Los mensajes de texto son menos gravosos para una red que las llamadas o la transmisión de datos.

Llegar a los rincones más alejados es desde hace tiempo un objetivo de las comunicaciones inalámbricas, en las que el clima, la geografía y la economía pueden crear retos de ingeniería y altos costos. Los celulares se conectan a las redes de forma inalámbrica, pero las propias torres de telefonía suelen estar conectadas a cables de fibra óptica que pueden mover grandes cantidades de datos de forma más eficiente que las señales inalámbricas.

El año pasado, la empresa matriz de Google, Alphabet Inc., cerró un proyecto que utilizaba globos aerostáticos para proporcionar acceso a Internet en regiones del mundo de difícil acceso. Después de una década, el esfuerzo no fue capaz de reducir los costos lo suficiente como para hacer viable el negocio, reconoció Alphabet.

Empresas como Lynk Global Inc. y AST SpaceMobile Inc. han estado trabajando en el desarrollo de negocios que utilizan satélites para proporcionar conexiones para teléfonos móviles.

El director ejecutivo de Lynk, Charles Miller, aseguró que el acuerdo entre SpaceX y T-Mobile valida el modelo de negocio de Lynk. Lynk tiene previsto lanzar un servicio comercial fuera de Estados Unidos este año.

Space Exploration Technologies Corp., como se conoce formalmente a SpaceX, ha estado presionando para ampliar el alcance de Starlink. La empresa utiliza regularmente sus cohetes para lanzar lotes de satélites Starlink a órbitas relativamente cercanas a la Tierra, e informó de más de 400.000 suscriptores del servicio de Internet en todo el mundo en una presentación realizada en junio ante la FCC.

Además de dirigirse a los clientes que necesitan el servicio de Internet en sus hogares, SpaceX ha buscado acuerdos con aerolíneas y recientemente ha conseguido el derecho a conectar barcos, transportes de ocio y otros vehículos en movimiento.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Una manzana sin pelar contiene más vitamina C, vitamina K, calcio, potasio y fibra que una pelada.