Huella de carbono, agua y oportunidades: Sofofa y el regulador financiero debaten sobre la norma pro sustentabilidad

Mauricio Larrain, comisionado de la CMF, destacó que quieren promover mercados más transparentes.

Mauricio Larrain, comisionado de la CMF, destacó que quieren promover mercados más transparentes.

Mientras la CMF afirma que busca promover mercados más transparentes al actualizar la norma 386, en el gremio empresarial llaman a generar un instrumento único que esté pensado en el largo plazo.




A nivel mundial, desde hace varios años que las variables de medio ambiente, sociedad y gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés) vienen siendo un factor determinante en las decisiones de inversión de actores relevantes. Ello, a su vez, ha generado que tanto las empresas como los gestores de activos estén incorporando cada vez con mayor fuerza estas métricas.

En ese contexto, la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) viene impulsando un cambio normativo para promover que el mercado local avance en esa dirección. Por ello, a principios de diciembre pasado el regulador puso en consulta una normativa que establece nuevas exigencias de información económica, social y medioambiental que los emisores de valores deben incluir en sus memorias anuales.

En medio de este proceso consultivo, que finaliza el próximo 31 de enero, este lunes se desarrolló el seminario "Consulta Pública: Nuevas exigencias de información económica social y medioambiental", organizado por la CMF, la Sofofa y el Centro de Gobierno Corporativo UC.

Por el lado del regulador financiero, expuso el comisionado Mauricio Larraín, quien destacó que la norma propuesta recoge las mejores prácticas internacionales, donde la dimensión económica busca que "las empresas le expliquen al mercado y a los inversionistas qué están haciendo para prevenir prácticas poco sanas, como la colusión, lavado de activos, financiamiento del terrorismo y prácticas anticompetitivas".

En el plano ambiental, en tanto, Larraín sostuvo que buscan que los emisores de valores informen cuál es la huella de carbono, cómo es su gestión de residuos y reciclaje, cómo es su uso de agua y de energía.

"Lo que está tratando de buscar la CMF es promover mercados financieros que sean transparentes, que haya harta información en el mercado para que los inversionistas puedan evaluar adecuadamente sus decisiones de inversión", enfatizó el comisionado.

Agregó que "existe una oportunidad importante acá para que Chile tome liderazgo a nivel de la región en la temática de ESG. Yo creo que también existe una posibilidad de que inversionistas internacionales compren más activos chilenos cuando las empresas empiecen a divulgar más información ESG".

El instrumento

Por el lado de la Sofofa, expuso su presidente, Bernardo Larraín Matte, quien reconoció que cuando la Superintendencia de Valores y Seguros (hoy CMF) propuso avanzar en esta materia hace algunos años hubo resistencia por parte del mundo privado.

Si bien hubo un intento por hacer un trabajo en conjunto, finalmente no derivó en algo concreto. "Creo que es importante que esta vez surja como una cosa conjunta. Yo creo que está bien el proceso consultivo que la CMF propone y luego el sector privado comenta, pero en algún minuto que hay que sentarse en una mesa de trabajo larga, extensa, profunda, para realmente sacar un instrumento único para las empresas reguladas", afirmó.

En ese sentido, dijo que existen diversos documentos sobre el tema, entre los que se encuentran los que ha elaborado la Sofofa. En esa línea, resaltó que dicho instrumento debe estar pensado en el largo plazo.

El dirigente empresarial también llamó a alejarse de la lógica del check list, donde las empresas sientan que solo es un informe que tiene que ser respondido una vez al año. En cambio, remarcó, debe ser parte de un cambio cultural donde las empresas sientan la convicción de informar sobre este tema.

También llamó a tener coherencia y manejar las expectativas que tiene la sociedad sobre la empresa. "Si la empresa se debe a toda la sociedad, finalmente no le rinde cuentas a nadie", indicó.

Además, se refirió a las contradicciones regulatorias que existen en materia tributaria y de responsabilidad del directorio y de la administración.

"Por ejemplo, se nos pide reportar un montón de inversiones y sociedades, muchas de las cuales tributariamente son calificadas como gasto rechazada. Por un lado, la CMF nos dice esto es parte de su esencia, lo que compartimos, y, por otro lado, el Servicio de Impuestos de Internos dice que esto es un gasto rechazada porque no es parte del giro", aseguró.

En ese sentido, pidió al regulador que se puedan dejar claros esos puntos para que no exista ni confusión ni contradicción.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.