Alex Godoy: “Muchas empresas no tienen idea de cuáles son las amenazas climáticas en sus operaciones”

El director del Centro de Investigación en Sustentabilidad y Gestión Estratégica de Recursos de la UDD, que participó en la elaboración del informe del IPCC, explica que aún hay tiempo para que las compañías y el Estado hagan ajustes para enfrentar la amenaza del calentamiento global a nivel local.




Son siete los chilenos que trabajaron en la primera parte del sexto informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), dado a conocer esta semana, el cual impactó al mundo sobre las consecuencias del calentamiento global.

Uno de ellos es Alex Godoy, director del Centro de Investigación en Sustentabilidad y Gestión Estratégica de Recursos de la Universidad del Desarrollo (UDD). Biólogo de profesión (PUC) y PhD de la Universidad de Wisconsin Green-Bay, el trabajo de Godoy tendrá más énfasis en la tercera parte de este informe que se entregará en marzo del 2022, cuyo grupo de trabajo contempla 17 capítulos y entregará medidas de mitigación, como la reducción de gases de efecto invernadero (GEI) y analizará los costos y el financiamiento para llevar a cabo estas propuestas.

Paralelamente a la información del documento global, en Chile vivimos uno de los inviernos más secos del que se tiene registro y una crisis hídrica que ya lleva más de una década. Entonces, ¿cuál debería ser la primera reacción de las empresas chilenas al ver el estudio del IPCC?: “Empezar a preocuparse de sus vulnerabilidades e inversiones en materia climática en sus diferentes procesos”, responde de forma categórica Godoy.

¿Cuáles son las áreas que más deberían reforzar dentro de su cadena de producción?

- En términos energéticos, analizar las inversiones de instalaciones relacionadas al sistema eléctrico y las amenazas climáticas que estas poseen. Si hubiésemos tenido una visión de largo plazo, no tendríamos que estar echándoles mano ahora a centrales de combustibles fósiles, porque hubiésemos puesto el pie en el acelerador en el reemplazo de centrales hidroeléctricas por centrales de energía renovable. Eso incluye haber previsto la necesidad de haber incluido sistemas de almacenamiento, y que hoy ya debieran estar planificándose e instalándose.

¿Qué otras cosas no se previeron?

- Las vulnerabilidades a través de las cadenas de abastecimiento. Por ejemplo, en el sector agrícola, esto es un problema que se extiende desde la planta a través de sus cadenas logísticas. Hoy hay productos que tienen más amenazas que otros y eso se debe precisamente a las particularidades de sus cadenas. La reducción de vulnerabilidades se logra con diagnósticos específicos, con una comisión de riego enfocada a reducir aquellas vulnerabilidades frente a las amenazas, pero en un contexto de planes de adaptación al cambio climático. No a diestra y siniestra.

¿Se puedan realizar esos cambios en el actual gobierno?

- Creo que este gobierno ya no tiene espacio para hacer eso.

¿Y qué debería hacer la próxima administración para enfrentar esto en forma inmediata?

- Un levantamiento de información de las principales vulnerabilidades de los distintos sectores económicos, acorde a las amenazas climáticas, ya que habrá ciertos territorios que no tendrán tantas amenazas. Sin ese diagnóstico, solo se darán palos de ciego.

¿En qué sectores?

- Por ejemplo, en los puertos. Hoy no sabemos cuál es la vulnerabilidad que tienen los mineroductos que transportan concentrado de cobre, por posibles deslizamientos de tierras en lugares que podría llover. No tenemos información del borde costero, sobre caletas de pescadores o lugares que estén afectos a altos oleajes y que quizás, no podrán salir pescar o mariscar. Solo tenemos información por cubitos. Es verdad que hay mapas de riesgo para la adaptación de la agricultura, pero no se han utilizado para determinar en qué lugares se van a permitir o no ciertos tipos de cultivo y cómo la política nacional de riego va a estar asociada a esa vulnerabilidad. En resumen, las amenazas climáticas ya se conocen. Ahora hay que trabajar en los planes de adaptación.

¿Los planes de adaptación son un tema importante en la planificación anual de las empresas?

- Hay mucho desconocimiento, por no decir analfabetismo, en quienes toman las decisiones. Están conscientes, solo que desconocen la profundidad del problema, por lo que siguen tomando decisiones con respecto al costo/beneficio o las inversiones. Y muchas veces ponen incluso sus propias inversiones en riesgo debido al cambio climático.

Pero hay muchas empresas con reportes de sustentabilidad y políticas de ESG.

- Sí, pero muchas empresas no tienen idea de cuáles son las amenazas climáticas en sus operaciones. Menos aún de cómo su cadena de suministro está expuesta al cambio climático o si es vulnerable o no. Ven números y planillas de proveedores, lo que hace que cualquier cambio climático genere costos y que luego se transfiere a precio o simplemente, a pérdida. Si muchas empresas hicieran el ejercicio de calcular cuánto han perdido por el cambio climático, se darían cuenta que son hartos millones de pesos y dólares. ¿Cuánto se perdió con 18 puertos parados por no relacionar el efecto de las marejadas? En el retail, ¿cuántos cultivos se han perdido porque algunos proveedores son vulnerables a las cadenas de frío? Y todo esto se traspasa a la banca, por lo que las inversiones y fondos mutuos están poniendo dinero, desconociendo los riesgos y las amenazas climáticas en sus inversiones. Es toda una cadena.

Pero se habla de inversiones verdes…

- No conozco banco en Chile que tenga expertos trabajando en esto. No pueden ser ingenieros comerciales o economistas, sino ingenieros agrónomos o bien , grupos interdisciplinarios.

¿Cómo rompemos esa cadena entonces?

- Se rompe cuando las empresas ponen el riesgo climático dentro de su planificación estratégica. Que reconozcan las brechas en términos de información y conocimiento que tienen. Que sean humildes en decir “no tenemos idea”, para luego buscar a los socios correctos para responder las preguntas.

¿Y no necesitaremos más estudios científicos como el del IPCC, pero a nivel local?

- No. Lo que se requiere es ir a buscar a las personas que sepan. Si yo quiero conocer las amenazas climáticas en un punto del territorio, hay que buscar la bajada climática, para ver qué se puede hacer. Los investigadores lo hacemos, pero las consultoras no. Por decirlo de alguna forma, son análisis que no están siempre en sus góndolas, pero que existen. Por eso, tienen que ir a buscar a los tipos que tienen el conocimiento específico. No basta con desplegar un mapa. Tiene que ser algo caso a caso.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.