Briones defiende reajuste real nulo del salario mínimo: “Acá no es una mezquindad, o ahorrarse recursos, por el contrario”

Briones defiende reajuste real nulo del salario mínimo: “Acá no es una mezquindad, o ahorrarse recursos, por el contrario”

El ministro de Hacienda, Ignacio Briones, sostuvo que la idea es que el gobierno siga aportando a través del subsidio al ingreso mínimo garantizado y evitar aumentar los costos de contratación.




El ministro de Hacienda, Ignacio Briones, defendió este martes la decisión del gobierno de proponer un reajuste real nulo para el salario mínimo, señalando que es mejor que el Estado se haga cargo a través del subsidio al ingreso mínimo, que elevar los costos de contratación para los empleadores.

“Acá no es una mezquindad, o ahorrarse recursos, por el contrario, lo que queremos es poner esos recursos fiscales, pero evitar traspasarle este costo a la contratación a los emprendedores, a los pymes, en este momento extremadamente difícil que vive el empleo, y vive la economía”, afirmó.

De acuerdo a la propuesta del gobierno el salario mínimo se reajustaría sólo por inflación, con lo que pasaría de los actuales $320.500 a $322.00.

Briones enfatizó que esta es la primera vez que se da el debate del el salario mínimo, con la coexistencia del subsidio al ingreso mínimo garantizado que otorga el Estado. “En la práctica que significa esta idea, es que un trabajor que percibe el salario mínimo de $320.500 brutos, recibe un aporte estatal de aproximadamente $45 mil, que lo deja en una situación de un ingreso bruto de $366 mil aproximadamente”, afirmó.

En este sentido, sostuvo que, si a un trabajador se le sube el salario mínimo en $1.000, en la práctica sólo tendría un mayor ingreso de $100, porque a medida que sube ese el salario minímo va perdiendo parte del subsidio estatal.

Pequeñas empresas

Asimismo indicó que 3 de cada 4 trabajadores que recibe el salario mínimo trabaja en pequeñas empresas que han sido las más golpeadas por la crisis.

“Que es lo que estamos planteando, en estos momentos de gran crisis, en lugar de subirle el costo de contratación al comerciante, al dueño de restaurant, al pyme, que lo asuma el Estado a través de este subsidio al ingreso minímo garantizado”.

Al respecto afirmó que desde el punto de vista del trabajador da lo mismo si la plata la pone el Estado o el empleador, pero si lo hace este último hay menores posibilidades de poder contratar a nuevos trabajadores o mantener a los actuales.

“Desde el punto de vista de la mirada fiscal, de la billetera fiscal, para nosotros como Ministerio de Hacienda no habría nada más cómodo que subir el salario minímo en $10 mil o $20 mil, porque al hacer eso me ahorro todo el subsidio, todo el ingreso minímo garantizado que yo estoy poniendo en ese rango de plata, para mí eso sería una economía fantástica de recursos”, indicó.

Sin embargo resaltó que “aquí no se trata de hacer una economía fantástica de recursos fiscales, precisamente lo que queremos hacer es poner esos recursos fiscales para alivianarle el costo de contratación y retención a esos segmentos que hoy día están muy golpeados”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.