CMF emite norma que regula la contratación de seguros asociados a créditos hipotecarios

CMF

La normativa incluye una serie de recomendaciones realizadas por la FNE, entre las cuales destaca la prohibición a las entidades crediticias de exigir que las ofertas de las aseguradoras incorporen obligatoriamente los servicios de un corredor de seguros, entre otras.


Con la dictación de una norma de carácter general por parte de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), terminó de modificarse la normativa que regula la contratación de seguros asociados a créditos hipotecarios.

La norma, del 8 de abril pasado, regula la contratación individual y colectiva de los créditos hipotecarios y entrará en vigencia 60 días después de su dictación. Con ello, se empezarán a aplicar los ajustes a las nuevas licitaciones que se convoquen.

Esta nueva disposición especifica la forma en que se aplicarán los ajustes legales en este mercado, estableciendo nuevas exigencias de transparencia y reforzando las responsabilidades de los agentes de los mercados.

La mencionada Ley incorporó algunas recomendaciones realizadas por la FNE al cierre de una investigación de oficio que abordó las licitaciones de seguros hipotecarios, cuyo objetivo es incrementar la competencia en el mercado de los seguros asociados a créditos hipotecarios.

Entre las recomendaciones de la FNE destaca la prohibición a las entidades crediticias de exigir que las ofertas de las aseguradoras incluyan obligatoriamente los servicios de un corredor de seguros y la eliminación del derecho unilateral de la entidad licitante de reemplazar al corredor incluido en las ofertas adjudicadas por otro de su elección.

En un comunicado, la CMF señaló que espera que esta norma conlleve un aumento en el número de oferentes que participen en las licitaciones, beneficiando así a los usuarios de créditos hipotecarios con mejores condiciones de precios en este tipo seguros.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Poner en práctica un ritmo pausado a la hora de comer, ayuda al cerebro a asimilar la ingesta de alimento y calmar el apetito.