CobranzaOnline.com: La fintech que habla el idioma de las pymes

Alejandro Pérez y Luis Briones se conocieron en una startup para babysitter y luego formaron otra para terapeutas. Finalmente llegaron a una fintech que comenzó con una inversión de $ 10 millones. Se llama CobranzaOnline.com y hoy proyectan cerrar 2021 con ventas por US$ 1 millón.




La encuesta “Impacto Pandemia”, realizada por la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech), detectó que el 36,8% de las pymes se ha visto afectada en sus ventas en más de un 50% durante la crisis sanitaria y un 77,8% considera que el mayor factor de riesgo para este año es la falta de liquidez por la baja de las ventas.

Las cifras son clave para entender por qué la startup CobranzaOnline.com está creciendo un 100% anual, logrando el 2020 -y en plena pandemia- más de 2.000 clientes nuevos, casi un 50% del total que tiene actualmente. Que no se malentienda. Justamente, esta fintech busca solucionar un gran dolor a las pequeñas y medianas empresas: el cobro de sus facturas impagas. Y en un idioma pyme. Esta plataforma entrega el servicio gratis y efectúa un cobro sólo en el caso que se recupere el dinero en forma efectiva, lo que la convierte en una alternativa más accesible que los sistemas de cobranza tradicionales.

Pero una idea simple no es sinónimo de un camino sencillo. Alejandro Pérez, uno de sus fundadores, siempre ha tenido el bichito del emprendimiento en sus venas. De hecho, fue fundador de Broota el 2013, uno de los primeros sistemas de crowdfunding chilenos, el cual dejó dos años después para explorar otros mares. Luego creó Cuida.me, una especie de Uber de babysitter, donde conoció a Luis Briones, que es el actual Chief Technology Officer de CobranzaOnline.com. Pero el 2016 sus caminos se separaron. Pérez vendió su parte de Cuida.me y Briones se fue a trabajar a Groupon.

A principios de 2017, Pérez recibió un llamado de Briones. Tenía una idea en la cabeza y necesitaba una especie de mentoría. Pero fue más que eso. Ambos se entusiasmaron y lanzaron Softmeds, una plataforma online para administrar el trabajo de terapeutas y profesionales de ese rubro. Un software que les permitiera organizarse con los horarios de consultas, agenda, fichas médicas digitales y, sobre todo, con el pago de honorarios. “No funcionó mucho. A los terapeutas les gustaba, pero seguían acostumbrados al lápiz y al papel. Sin embargo, les encantó la funcionalidad para cobrarles a sus clientes, ya que les solucionaba un tremendo problema”, recuerda Pérez. Ahí estaba la clave. “Había que hacer algo con las boletas de honorarios”, cuenta.

Luego crearon Cobrahonorarios.com. “Pero tampoco fue lo ideal. Había una serie de normativas muy complejas. Además, estos documentos no son un título ejecutivo. O sea, no son reportables. Y en marzo de 2018 lanzamos Cobranzasonline.com”, dice Pérez. El foco fueron las facturas para las pymes.

Comenzaron con una inversión de unos $ 10 millones y en julio de 2018 recibieron cerca de $ 12 millones más de mano de Start-Up Chile. Empezaron con estrategias de marketing digital para posicionarse en los buscadores y en Facebook.

“Fue cuando entendimos que había una necesidad gigante en las pymes. Todo el sistema de reportes de facturas impagas está muy orientado a las empresas de tamaño mediano y a las grandes. Por ejemplo, si una pyme llega al sistema de Equifax por una factura impaga de $ 3 millones, la cual quiere comunicar al sistema, debe suscribirse a un plan mensual que le da derecho a reportar unas 10 facturas al mes, entre otras cosas. ¡Pero las pymes a veces solo tienen dos facturas en el mes y, solo quieren reportar una!”, comenta Pérez.

Ese fue el caldo de cultivo perfecto para esta startup. “Cuando las pymes llegan a nosotros por una factura impaga se notan muy afectadas. Entonces, nosotros asumimos el riesgo. Les entregamos un servicio gratuito y solo les cobramos si recuperamos la plata. O sea, democratizamos el acceso a que las pymes puedan tener servicios de cobranza”, explica. Incluso, crearon un eslogan: “Si no recuperas, ¡no pagas!”.

Cobran en promedio un 10% de la deuda, con una fluctuación entre un 2% y un 25%, dependiendo del caso. Además, ofrecen a los deudores opciones flexibles, como pago con crédito, con cuotas, la renegociación de la deuda, e incluso una plataforma de reparos y repactaciones. Según esta fintech, “todo ello redunda en una tasa de recuperabilidad del 30% superior a la del mercado, con un 96% de contactabilidad exitosa, y 14 días promedio de recuperación”.

En marzo de 2021 -y luego de tres años de trabajo-, lograron una alianza con el Boletín Comercial para poder reportar facturas impagas al 100% de los burós de crédito, que son quienes se dedican a vender datos para el denominado credit scoring. En Chile están Equifax, Sinacofi y TransUnion. “Al principio no nos recibían ni para tomar un café. Se entiende. Necesitan tener certeza de que la data que reciben viene bien filtrada”, cuenta riendo Pérez, y agrega: “En cambio, la Cámara de Comercio de Santiago, que maneja el Boletín Comercial, nos atendió de inmediato”.

Al crecimiento acelerado del año pasado (donde tuvieron ventas por $ 300 millones), se suma lo que va de 2021, donde ya llevan registrados más de $ 4.000 millones en documentos por cobrar, que van desde $ 10.000 hasta $ 50.000.000 por factura. Su proyección es alcanzar el millón de dólares de ventas este año.

“Una gran ventaja de nuestro sistema es la sencillez en el uso. Una pyme solo sube su factura impaga a un sistema en la nube y la tecnología de CobranzaOnline.com hace el resto. Algo fundamental en este periodo de pandemia”, indica el CEO de esta fintech. Y agrega: “Tratamos además de ser el nexo entre deudores y acreedores, siendo -en algunos casos- moderadores si es que, por ejemplo, un cliente de una pyme siente que no recibió un buen servicio. Eso nos da la libertad de hacer justicia de verdad”, indica Pérez.

En mayo del año pasado se instalaron en Colombia y acaban de lanzar un prototipo en Perú y México. Y aunque la decisión desde un principio fue crecer de forma orgánica y sin levantamiento de capital (el punto de equilibrio lo lograron el 2019), están evaluando una posible ronda de inversión de unos US$ 500 mil, básicamente para un escalamiento acelerado en Perú y México.

“Han pasado tantas cosas desde el estallido social a la fecha. Es difícil saber cuánto ha impactado eso en nuestro negocio, pero siempre hemos sido una fintech en crecimiento”, concluye Alejandro Pérez.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.