Recuperar las confianzas para la recuperación económica

Patients lay on their beds at at the Civil Hospitals of Brescia, amid the Coronavirus outbreak.

El gobierno debe priorizar las inversiones en infraestructura para contribuir a la reactivación económica y, por ende, a la generación de empleo. Así lo estimó el 90% de los encuestados por el Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI) en un sondeo que buscó conocer la percepción de la industria respecto al momento que vive el país.




El gobierno debe priorizar las inversiones en infraestructura para contribuir a la reactivación económica y, por ende, a la generación de empleo. Así lo estimó el 90% de los encuestados por el Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI) en un sondeo que buscó conocer la percepción de la industria respecto al momento que vive el país.

Los resultados se dieron a conocer en el marco de la primera reunión del año del Consejo de la entidad, encabezada por el ex presidente de la República y presidente del CPI, Eduardo Frei, y a la que asistió como orador invitado el presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Juan Sutil.

En dicho encuentro se propuso trabajar en base a un Plan para la Recuperación Económica (agenda corta) con una profunda orientación social, que debiera comenzar a implementarse en cuanto la pandemia que nos afecta comience a retroceder.

En la medición, los más de 160 actores de la industria encuestados apuntaron al tipo de obras que se deben privilegiar, destacando los hospitales (46%); conectividad digital (38,7%); trenes de cercanía (30,7%) y obras viales (28,2%). Estas iniciativas destacan por su capacidad generadora de empleo, problema que se estima será el más importante que enfrentaremos como país en los próximos meses.

Para la industria de la infraestructura esto será de mayor relevancia dado el ajuste presupuestario que afectará al Minvu (US$600 millones aprox.) y al MOP (US$400 millones menos), con un impacto estimado de 200 mil empleos mes; es decir, unos 17 mil puestos de trabajo estables en 12 meses.

En estas condiciones, la única alternativa posible es buscar nuevas fuentes de financiamiento de proyectos. El 74% de los encuestados indicó que esta es una oportunidad para profundizar la asociación público-privada como el mejor mecanismo, seguido por la posibilidad de revertir las reasignaciones presupuestarias y los créditos con organismos multilaterales.

Al discutir estas cifras en la reunión del Consejo CPI se coincidió en la urgente necesidad de recomponer las confianzas entre los sectores público y privado, si se aspira a que este sea el mecanismo principal de financiamiento del Plan de Recuperación Económica.

En efecto, cualquier esquema de asociación no solo se fundamenta en normas, decretos y leyes; es necesario que exista un juicio favorable de las partes respecto de la buena disposición del eventual socio a convenir soluciones cuando surgen imprevistos que alteran la relación contractual original. Esto es especialmente válido para las relaciones de colaboración que se proyectan a plazos cada vez más inciertos. Si esta apreciación se ha dañado, es obligación intentar repararla para encontrar formas de trabajar en conjunto con esos nuevos horizontes.

- El autor es Director ejecutivo del Consejo de Políticas de Infraestructura

Comenta